cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La desconocida.
Reflexiones |
17.04.08
  • 4
  • 8
  • 1553
Sinopsis

La fastuosa joven anónima del aeropuerto.
Ella frecuentaba el aeropuerto dos viernes al mes. Yo, desde que la vislumbré por primera vez, estoy obcecado por volver a encontrádmela como si de un niño se tratara esperando ese dulce como recompensa a mi vista. El viernes, un día más de la semana, cambio el sentido del mismo para, mi me sentía atrapado por el, ella vendrá y si me alumbra buena estrella la volveré a ver. Ésta extraña Venus se ha convertido en una obsesión incontrolada en mi existencia, con su cabello liso color trigo maduro, prolongado hasta su ceñida cintura, alta y esbelta en su figura; aunque algo delgada; sus movimientos son tan sensuales, suaves, y armoniosos, que me quedo ensimismado al percibirlos.
Un viernes, sin esperármelo, la desconocida se sentó en el café donde yo estaba merendado, pidió un té, y pude escuchar su voz, suave como el susurro del viento.
Su vuelo se retrasaba, así lo comunicaron por megafonía, fue éste el motivo por el cual se decidió a sentarse en el café donde yo estaba, deslizó el abrigo de su cuerpo hasta descolgárselo. Sentí como mi cuerpo empezó a hervir al percibir su figura, un fuego abrasador inundó mi interior, difícil de definir, nunca había sentido nada semejante, al estar ella cerca de mí, pensé que una mujer así vuelve loco a cualquiera que se cruce a su paso. La escuché hablando por el móvil, anunciaba su retraso, ¿quien la estaría esperando?, me muero de celos, y aun no la conozco, en mi pensamiento sólo tenía una idea, tengo que actuar para propiciar un acercamiento. Intenté llamar su atención, la miré fijamente, fue inútil, ella ni se inmutó a mi insinuación; habían pasado unos minutos cuando se acercó una señora mayor que ella, era una amiga de la Venus, la señora que había visto con ella en múltiples ocasiones frecuentar la tienda de enfrente al café. No es que sea curioso, pero en este caso pegué el oído, ¿como esta Elisenda? preguntó mi musa - bien, ya ves, como no haga yo por verte, dejaríamos de tener amistad, la ausencia de tus llamadas brillan por si solas Yulisa,-sabes que estoy muy ocupada le comentó Yulisa,- te recuerdo que vivimos en la misma urbanización,-bueno iré a la fiesta de cumpleaños de tu querido Alcides, el próximo viernes. Sentí cólera en lo más profundo de mis entrañas, se me estremeció el cuerpo al oír esas palabras, el próximo viernes no la vería. Continuaban hablando las dos damas; Yulisa, me llamó Filipp, (le comento la amiga a mi amada) está interesado por ti, y muy ilusionado en volver a verte, me comentó que no le distes tu teléfono, y que no aceptaste comer con él- hazle entender como soy, ya sabes que no quiero hombres en mi vida,-no hay manera de que cambies, eres terca como una mula, cualquier mujer estaría encantada con Filipp, es guapo culto, adinerado, y triunfador en su profesión, ¿ por que no das una oportunidad a nadie?,- Elisenda estoy muy bien, y no voy a cambiar mi vida, la tengo llena de emociones,- es mejor que lo deje dijo la amiga, no hay manera contigo. Al escuchar el comentario de la amiga, me alegré de que no tuviera pareja, pero al mismo tiempo percibía que tenía las cosas muy negras con ella. Al marcharse del café Yulisa, fue a coger las gafas que posaban sobre la mesa, se le cayeron a Yulisa, y como alma que lleva el diablo, me acerqué y se las recogí, fue en ese instante cuando la miré a la cara y debido a la cercanía pude ver esos dos acéanos con mirada melancólica y la profundidad de los mares del norte, tan penetrantes, que me hubiera sumergido eternamente en ellos; me enamoré como un adolescente, me dio las gracias, y no propició seguir hablando, allí me quedé yo disfrutando de lo vivido. Una voz anunciaba la salida de su vuelo.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • muy bueno
    Preciosa historia, que por casualidades en algún momento apareció ante mí, y no pude resistir al leerlo, ya sólo el titulo invitaba a su lectura, y para nada me he sentido defraudada... querido compañero ahora leeré tu "pequeño molino" qué es lo que quería leer. Muchas felicidades.
    Me gustó y cautivó mucho este relato. Está muy bien contado. Hasta chistoso como a veces somos capaces de celar a alguien que ni siquiera conocemos. Muy bueno. Saludos
    Ahhh, fascinante Augur, casualidad que escribas de aeropuertos y vuelos retrasados jajaja, que curioso, de veras. Quizás si no desistes, la damisela en cuestión verá a alguien más de los buitres que la tratan de abordar con cierta regularidad. A ella la comprendo muy bien, pero yo te aconsejo que NO DESISTAS y muestres tu interés mucho más allá de su atractivo, de tu enamoramiento y ya verás que las cosas surgen. Por otro lado es una forma muy "típica" de enamoramiento crónico, existen los factores idóneos: el misterio, los encuentros puntuales e infrecuentes, la espera y el anonimato que incita a toda clase de ensoñaciones. Para comprender tu estado de ánimo, te recomiendo al autor Franchesco Alberoni " El amor y el enamoramiento", te gustará...SUERTE!!
    si es que nos enamoramos de un instante, de un aroma, de una mirada.
    Una tercera mujer que te pide más, yo misma. No te puedes negar. Un beso
    yo te dio lo mismo que ío, quiero mas, un beso
    yo quiero más...........me ha sabido a poco, augur, continúalo, andaaaaaaaaa, saludos
  • Algo sobre lo que pensar.

  • 19
  • 4.24
  • 616

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta