cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La elegante mujer
Varios |
15.09.15
  • 5
  • 1
  • 434
Sinopsis

Para Mayka.

Un nuevo día. Con el gusto dulce de un beso de amor templando aún mis labios sonriendo, entro en el recinto. Mientras camino entre los edificios acristalados alzo la mirada de forma instintiva buscando, como todos los días, la elegante figura de una mujer. Es un gesto que se ha convertido en un ritual, quizá por lo que me transmite incluso en la distancia, cual bandera blanca ondeante en el campo de batalla. Blanca como su alma. Pero hoy no encuentro su elegante figura tras el cristal de la primera planta, a pesar de saber de esta ausencia, no puedo evitar entristecerme.

Bajo la mirada y pienso en Elena y Julio. Ellos también están afectados. Nos hemos quedado solos e impregnados de hedor del desamparo... pero se dibuja en mi cabeza la silueta de la alegría y la esperanza y vuelvo a sonreír gracias a ella. Camina hacia sus sueños. Sus pasos, antes pesados, podrán volar ahora hacia el mañana de la conquista. Casi puedo sentir el peso del que se ha desprendido su alma.

Reucerdo mirarla y ver en ella el brillo de sus ojos mientras me contaba sus proyectos. Recuerdo la sensación de admiración que me envolvía por su valentía y su coraje. Su fuerte determinación de luchar por la felicidad a pesar de la incertidumbre.

Ella es de esas mujeres de las que se encuentran muy pocas; son como pequeñas piedras preciosas de brillos refulgentes que iluminan todo cuanto les rodea haciendo con un tímido rayo de sol, el más luminoso de los días. De apariencia menuda, pero de interior infinito. De sonrisa amable y segura. Mujer hecha a su imagen y semejanza; de sabiduría forjada a base de duros golpes y templada por la superación y el amor hacia aquellos a quienes regaló la vida, haciendo de sus lágrimas el río que riega la tierra yerma y de la energía que desprende las semillas de la felicidad deseada.

Ahora miro su puesto vacío y entiendo la grandeza del hueco irremplazable que ha dejado aquí. Ahora miro mi corazón y siento el gran espacio que ha llenado desde que la conocí. Me siento afortunada de que la vida ponga en mi camino personas tan especiales; de tanta calidad y calidez, con tanta altura moral y aún más anchura espiritual. 

Me despido inclinada ante ella, embargada de gratitud y solemne adminración, y con el regusto dulce de volverla a ver latiendo en el corazón.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta