cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
LA ERA DE LA ESTUPIDEZ
Reflexiones |
10.12.18
  • 4
  • 19
  • 9526
Sinopsis

Una reflexión de la actitud de algunos acerca de un grave problema de la Naturaleza

Hace escasos meses que fui al médico tras haberme hecho una analítica, y resultó que tenía algo de colesterol por lo que la doctora - de la que estoy enamorado- me recetó unas pastillas.

¿Qué le parecería al amigo lector si yo en la consulta llevado por una arrogante ignorancia le hubiese dicho:

- ¿Sabes qué? No voy a tomar ningún medicamento porque yo no creo en tu diagnóstico. Esto del colesterol es una quimera sanitaria.

Con toda la razón del mundo cualquiera que me oyese diría que soy un cretino o un loco.

De un modo más o menos similar a  mi doctora de cabecera, en el año 1969 el científico británico James Lovelock presentó al mundo la teoría GAIA según la cual el planeta Tierra es un complejo organismo vivo en el que todo está interrelacionado; desde el reino vegetal, siguiendo con el reino animal en el que se incluye al ser humano. Y dicho organismo es a su vez creador de su propio habitat, en el que asimismo está implícito la bioesfera atmosférica, sus oceanos, y la tierra.

Lovelock aseguraba que existe un sistema de control de la temperatura del planeta, de la composición atmosférica, y de la salinidad de los mares. Y todo ello estaba en equilibrio. Él decía que si se alteran las zonas donde residen los circuitos primarios del control de nuestro planeta como las selvas tropicales, o las plataformas continentales, pueden producirse grandes desastres ecológicos.

No obstante esta teoría no fue escuchada por la comunidad científica de aquella época ya que predominaba en ella la teoría darwinista.

Recordemos que el darwinismo defiende a la Selección Natural que consiste en que una célula, o un animal se adaptan a un medio por hostil que sea y saca un provecho del mismo para sobrevivir a costa de los más débiles. Es lo que comunmente se denomina la ley de la selva. De este principio llevado a un extremo ha surgido el neoliberalismo que sirve de sostén a muchos capitalistas tan superficiales como egoístas que confunden a la evolución humana en general y en todos los órdenes con el progreso económico y consumista.

Hoy en día todos sabemos por muchas "analíticas" que han hecho los científicos a nuestro planeta que debido a los gases que desprenden muchas industrias se ha producido un serio cambio climático que perjudica a nuestro ecosistema. Por tanto James Lovelock no andaba desencaminado.

En consecuencia es necesario aplicar algunas medidas políticas para retrasar o frenar dentro de lo posible el efecto invernadero en el que estamos inmersos.

Claro que hay que precisar que en la Historia de nuestro planeta han habido alrededor de sententa u ochenta cambios climáticos en los que han desaparecido diversas especies de seres vivos. Mas ahora de lo que se trata es de detener a la estúpida codicia humana en aras de una calidad de vida.

Sin embargo cuando el actual y "espabilado" - que no inteligente- presidente de Norteamérica vino a Europa y se le planteó la gravedad del problema, él respondió frívolamente que "no CREE en estas cosas" refiriéndose al cambio climático. Por lo visto daba más importancia al bolsillo que al sentido de la vida.

Hace aproximadamente unos tres mil años que el filósofo Sócrates dijo a sus discípulos en el Mercado de Atenas que el principal mal del ser humano es la ignorancia. El hombre no andaba errado; pero yo le diría que el problema no es la ignorancia propiamente dicha, puesto que todos somos más o menos ignorantes en muchas materias, sino que es la ESTUPIDEZ que alimenta a la ignorancia.

Mas por lo que he podido ver este necio presidente no es el único que a una constatación empírica de un hecho como es en este caso el cambio climático le da una falsa categoría de CREENCIA, de un punto de vista subjetivo, y no objetivo. Pues yo he conocido a  mucha gente que aunque una persona bien informada le exponga un hecho fundamentado con pruebas palplables, ellos rechazan olímpicamente su juicio de valor; es como si el conocimiento de causa de la persona informada no contara para nada, y se le contesta con una insolente burla que su argumento es una simple OPINIÓN.

Pienso que este superficial tópico popular es un burdo reflejo de los debates políticos que aparecen en los medios de comunicación y que influyen en el inconsciente de la sociedad, la cual toma a cualquier evidente y razonado enunciado por una mera ideología personal, cuando no tiene nada que ver una cosa con la otra. Yo mismo puedo ser un sujeto con una ideología impopular; o ser un tipo antipático, y al mismo tiempo estar en lo cierto sobre un tema determinado, al margen de mi predilección por un color u otro.

Tengo la sensación que esta incapacidad para llegar al fondo real de las cosas, no tan sólo se deba a una inmadura actitud de cierta gente de esconder la cabeza bajo el ala para vivir en una fantasía inconsistente, sino que asimismo porque no les gusta el estilo de vida que tienen en su entorno.

Pero por encima de todo un hecho tangible y comprobado, no es en modo alguno una CREENCIA como se quiere hacer ver; del mismo modo como no se debe confundir el tocino con la velocidad.

De seguir enfatizando a la estupidez que se ha implantado en la cúpula del poder norteamericano, y en muchos colectivos sociales como si de una forma de libertad de expresión se tratara, nos veremos abocados a un desastre de imprevisibles consecuencias.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola Francesc, opino que es muy saludable dudar e investigar de lo que nos dicen, sea un científico o un experto de otro nivel. Las personas tenemos derecho a defender nuestra ideología y calidad de vida, que teóricamente son todas maravillosas pero en la práctica la mayoría sufren de algún mal, simplemente porque los terráqueos no somos perfectos. Saludos
    El efecto Quedate en casa (Argentina) ha hecho que me ponga a releer muchos textos y este me encantó. Coincido con todo lo que dices, y aun le agregaria que esta estupidez humana hace que trabajemos como locos para conseguir todo aquello que sabemos que enrarece el ambiente y lo modifica erroneamente. En esta etapa de la vida donde ya quiero estar lijera de mochila, veo cuantos trastes inutiles he comprado y he cambiado sin necesidad solo porque me tentaba la publicidad porque era mejor. Ah! me encanto la introduccion! muy buen comienzo para que picaramos el anzuelo!
    Por desgracia somo humanos. Y para cometer estupideces, seguros que somos los mejores del universo (o no). A ver dentro de 10.000 años.
    muy bueno. totalmente de acuerdo, ojala logremos reaccionar a tiempo
    No se necesita ser sabio ni muy inteligente para comprender, que la selección natural o ley de la selva, aún persiste entre los animales, racionales o no. Y que su expresión más evidente en el animal racional es el neoliberamismo, que se agrupan en manada para preservar sus intereses personales y grupales.
    Nosotros somos el cáncer de este planeta y los dirigentes de nuestros gobiernos los más dañinos, un saludo
    Hola Francesc. Buena reflexión, como bien dices, el mayor problema está en que vivimos en la sociedad de lo fácil..., Concluimos que esto es bueno y aquello es malo, pero quién profundiza? Nos dejamos llevar por esloganes que sintonizan o justifican nuestra forma de vivir , incluso discutimos como expertos sin reconocer nuestra ignorancia... Ciertamente vivimos una época de estupidez, en la que políticos y corporaciones manipulan nuestro pensamiento, nos adormecen con mentiras en las que queremos creer aunque éstas nos situen al borde del precipicio...un abrazo desde un rincón de Madrid...:)
    Interesantes tus reflexiones. En estos tiempos la especie humana se está jugando la propia sobrevivencia sobre el planeta,
    Buen ensayo reivindicativo. Una vez más, gracias. kf.
    Bien y muy de acuerdo en lo que planteas, lamentablemente pocos se dan cuenta de esto. Un saludo.
  • Un paseo por la Barcelona histórica a tavés de un personaje que existió. Un relato dedicado a mi amiga Serena, a la estupenda Ana Pirela, que aunque no es de esta ciudad, sí que la visitó una vez, y a los buenos autores de esta página.

    Es un relato que ha nacido a raíz del conocimiento que he tenido un padre que ha roto con sus descendientes.

    La mala situación de las mujeres de Afganistán, aunque ahora haya empeorado, no es de ahora sino que viene de lejos.

    Un hombre común se casa con una convencional mujer, pero ésta le hace dar un insospechado vuelco en su vida. Esta es una historia basada en hechos reales; pero aviso para que no hayan confusiones que el protagonista de la misma no soy yo.

    La nostalgia es un sentimiento humano tan válido como cualquier otro.

    Hay quien confunde el pobre fisgonear con la sutil curiosidad.

  • 166
  • 4.53
  • 262

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta