cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La esperanza de verte mujer
Amor |
12.03.15
  • 5
  • 2
  • 738
Sinopsis

Algún día, al girar la esquina, espero encontrarte. Ver reducidos los kilómetros y poder darme cuenta, de que no sólo has crecido, sino que no has olvidado

Uno entra en la cama y se para a pensar. Se acuerda de que hace la friolera de 4 meses ya que te conozco, que pienso que cambió mi forma de ver a una mujer. Han sido tres meses en los que he conocido mundo, donde he estado en lugares con tan sólo cerrar los ojos y donde he podido teletransportarme, hasta hace no mucho. Hace poco tiempo me entró vértigo. Si, me llegó el pánico. Pánico a la distancia, pánico a la diferencia de edad, pánico a la situación donde estaba y a donde iba una cosa que parecía una simple amistad. Pánico a volar sin alas, y sin saber dónde iba a aterrizar. Creo que no olvidas ningún momento desde aquella Virgen. Recuerdo que estuve a punto de salir y que el vértigo me volvió a entrar. No olvido aquel momento en que no pudiste venir por tan sólo un permiso. Y como bien he dicho, no olvido. Un nombre que ya no olvidaré, y que en un tiempo igual quiero volver a leer, ver esos mensajes y llamadas poder volverte a ver. Pero siento que tiene que pasar el tiempo. Que hay que madurar en la fe y crecer en carácter, sabiduaria y valentía. Se que algún día podrá volver a observar esos ojos cristalinos y que no tendré que quitarles la mirada. Se que algún día ese rubio cegara mis vista. Se que algún día podré volverte a ver. Pero también se que puede que sólo pase en mis sueños. Que los trenes no vuelven atrás y raramente vuelven a pasar. Que grandes hombres intentarán opositar a ser el caballero de la dama. Que puede que sólo te vea en mis sueños. Pase lo que pase, recuerda que no te olvido. Cada frase del día, o cada llamada de teléfono. Cada Buenos días, o cada tonteria. Siempre te siento cuál ángel de la guarda. Porque se que allá donde estés seguirás creciendo. Que allá donde estés seguirás madurando. Que algún bonito día soleado, podré volverte a ver, siendo desde el pelo hasta el talón, una madre, un dama, una espectacular mujer
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta