cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La golondrina Gui
Infantiles |
27.10.12
  • 4
  • 10
  • 3331
Sinopsis

Los hermanos, Drina y Golo, encuentran en un barrio vecino un nido hecho de hielo en el que habitan gigantes...

–Drina, te lo prometo. ¡Era mil veces mas grande que tú y yo juntos! –la golondrina Golo gritaba a su hermana y hacía  aspavientos con las alas por todo el tejado, pero ella no le creía.

–Sí, ya. Como aquel día que me prometiste haber encontrado un nido repleto de luciérnagas –le contestó ella de mala gana, dándole la espalda mientras observaba, desde lo alto del edificio, si las personas que cruzaban por la calle dejaban caer algo de comida.

–Esta vez es verdad. ¡He hablado con él!

–¡Mientes! –le espetó Drina, con los ojos muy abiertos.

–Me ha dicho que viene del sur, pero de muy del sur –enfatizó la palabra “muy” y señaló, erróneamente, con la puntita de su ala negra y blanca hacia donde el Sol se iba ocultando en el horizonte.

–¿Qué más te ha dicho? –preguntó ella, muy bajito. Se acercó a su hermano, con interés por escuchar lo que tenía que contar. El pico le temblaba por el miedo.

–¡Que se llama Güi!–respondió él y dio un saltito en el aire, sonriendo divertido ante la mirada patidifusa de su hermana pequeña.

–A lo mejor es francés –dedujo ella, rápido, asintiendo con la cabeza.

–No, no, no. Es del sur, de muy del sur –insistió él y volvió a guiar la mirada de su hermana hacia el sol del atardecer.

–¡Vamos a decirle a papá y mamá que nos lleven a verle! –sugirió ella. Los dos hermanos se lanzaron al vacío y volaron apresurados entre la gente, esquivando los naranjos plantados en la calle, hasta que llegaron a su nido, donde los padres les esperaban para cenar, con la mesa repleta de insectos sabrosos.

–¡Papá, Golo ha conocido a una golondrina que es mil veces más grande que todos nosotros juntos, se llama Güi y viene del sur! –le gritó su hija, exaltada por la emoción.

–¡Pero de muy del sur! –recalcó Golo, desplegando sus alas hacia ambos extremos.

–¿Podemos ir a verle? ¡Por favor! –preguntaron los dos al unísono. Los padres estaban acostumbrados a las historias fantásticas de su hijo, pero un paseo en familia después de comer les vendría bien para bajar la cena, aunque supieran que el tal Güi no existía.

Antes de que el sol se ocultara por completo y diera paso a la oscuridad de la noche, toda la familia fue a buscar a la golondrina Güi. Para el asombro de los padres y Drina, vivía en una urbanización muy lujosa, rodeado de nieve y con otras golondrinas que, como él, eran enormes. Güi vestía traje negro y blanco, como ellos. Su pico y ojos también eran negros, pero a diferencia de Drina, Golo y sus padres, Güi pesaba más de veinte kilos. Las plumitas de la nuca de Drina se erizaron por el frío y el temor de ver a aquellas gigantescas golondrinas. El padre, estupefacto ante aquella imagen, le dijo a sus hijos a modo de reprimenda:

–¿Veis lo que pasa si os coméis todo lo que os echan los humanos?

 

 

Sígueme en twitter: @maykaponce

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • relindoh
    Qué raro se me hace ver por aquí un relato con moraleja. Pero, claro, te ha quedado bien porque este es un cuento infantil y siempre viene bien que nuestros pequeños aprendan lecciones con sus lecturas. Me gusta el diálogo entre los hermanos golondrinas. Es muy refrescante y la visita a los pingüinos me trae el sabor del viaje, de la exploración; quizá en algún momento pudieras desarrollar más esa parte, ponerlos en contacto, que dialoguen y todo, pero vamos, me ha gustado mucho tal y como está.
    Mi estimada no sé si estoy idiota o soy un ignorante pero no encuentro las faltas que vos mencionas en mi relato. Por otra parte hay demasiados "Argentinismos" en ese texto que dudo vos entiendas; ya que somos de diferentes culturas. Muy diferentes. no obstante quería que sepas que a mi no me molesta ver faltas ortográficas en mis texto; siempre y cuando no cambien el sentido de este. El cual dudo que allás apenas vislumbrado su sentido. muchas gracias por leerlo y más aún te agradeceria si me mandaras un mail detallando cuales son esas faltas. nunca es tarde para amprender. saludos
    Escribe tus comentarios...
    Escribe tus comentarios...
    me gusto. saludos!!!!
    Mmmmmmmmmm... ¡Super monada! Sabes, al poner imagen a tu cuento, reia con los hermanos... Es dificil el cuento, pero tu lo haces fácil, como debe ser ;-))
    Me pareció muy bonito, me hizo recordar a ese otro cuento tan famoso del patito feo. Saludos. Te seguiré leyendo.
    good... era pinguinito
    Escribe tus comentarios...jejeje, está muy simpático este cuento del pinguino y las golondrinas
  • La historia de una de las tantas suegras posesivas, estresantes, manipuladoras, mandonas...

    Quien persigue la verdad, tiene el riesgo de encontrarla...

    Cuando el marido de Brigitte fallece, su vida se vuelve una rutina aburrida y solitaria. Lo único que le queda es la esperanza de que pronto podrá reunirse con él.

    Los hermanos, Drina y Golo, encuentran en un barrio vecino un nido hecho de hielo en el que habitan gigantes...

    Matilda Pietro ha contraído la peor enfermedad de la adolescencia: el primer amor.

    Mi veterinaria, una mujer cincuentona, alérgica a los animales, con más inhaladores que una farmacia, que se queja de todo hasta de su sombra. Y yo, el único en el mundo que siempre le consigue sacar una sonrisa.

  • 36
  • 4.55
  • 87

Te gusta leer lo que escribo, pues sígueme también en twitter: @maykaponce

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta