cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
La grabación
Terror |
12.03.15
  • 5
  • 2
  • 591
Sinopsis

Es el mismo relato que publiqué hace horas atrás, pero me vi obligado por mi frustración y rabia de borrarlo y subirlo otra vez. ¿Por qué? Porque odio que personas como Ariel Freeman, pongan calificaciones muy malas para solo hacerte bajar... Realmente prefiero calificaciones malas, pero que tengan una corrección que la merezca, ya que eso sí me ayuda, mucho más que 5 estrellas. Sin más, el relato... Una grabación hecha por un psicólogo captando la sesión con una operadora del 911...

Su voz tan, tan… (Prolongación de duda) monótona, tan fría y horrible, parecía un mu un ¡muerto! (llanto esporádico). ¿Sabes lo qué dijo? Cuando pregunté cual era la emergencia me contestó como si estuviera pensando en otra cosa y que esas palabras salían porque su boca estaba abierta. Dijo (quebrantamiento en la voz) “Necesito su ayuda antes que despierte mi madre, tiene mucha agua roja por todos lados y se va a enfadar mucho, porque le ensucié su vestido favorito, ¿puede venir ayudar a limpiarlo por favor? Se lo agradecería mucho”. Creí que era una broma y le reté diciéndole que no era para jugar el 911 y volvió a insistir (traga forzadamente saliva y respira profundamente) “no es un juego, lo era cuando jugaba con la T de papá y la usaba con mamá. Se reía mucho, a gritos, pero después de hacer 3 veces cosquillas mamá se durmió, y le comenzó a salir agua roja por el pelo, creí que tenia pintura la T, pero no y tampoco era pintura porque no pintaba, solo manchaba y con eso manché todo el vestido de mi mamá” (corta el relato con un llanto espontáneo). Le pregunté que era la T y me dijo que era lo que usaba papá para unir los muebles y le pregunté si aún respiraba su mamá, pero no sabía qué era eso, entonces le pregunté si salía aire o vientito de la nariz y me dijo (tomando el tono monótono de la persona) “Si, pero ahora no, cuando puse los alfileres para que no abra los ojos volvió a reírse pero después no salió mas vientito. Señora ¿Todos tenemos esa agua roja dentro nuestro? Porque a mamá le sale por los ojos y quise probar y esa agua roja la tiene por todo el cuerpo como papá”. A ese punto ya no daba más, me mordía la mano para no llorar, y le pregunté dónde vivía para ir ayudarlo, pero no sabía. Entonces llamé para que rastreen la llamada, mientras él me decía que no lo dejara. Le pregunté cuántos años tenía y me dijo “así de mucho”, supuse que hacía gestos con la mano, volví a insistir y le pregunté si usaba las dos manos, a lo que me contestó que sí, pues entonces debería tener entre 6 y 10 años. (pausa del relato y se escucha como usan un encendedor y aparentemente, enciende un cigarrillo) Le pregunté por su papá pero no quiso responder, le pregunté dónde estaba y dijo con una voz aun más baja “está en el taller”, ya había adivinado el estado en el que se encontraba, pero igual le interrogué. Dijo en esa puta voz inexpresiva y vacía que no cambiaba (la narradora vuelve a tomar el tono del niño) “Él estaba trabajando y yo quería jugar, pero él no quería, entonces agarre el sable de mamá y me escondí arriba del ropero, y empecé a llamarlo para asustarlo, cuando cruzó la puerta salté sobre él, con el sable de mamá hacia delante, pero al final era un muñeco, y estaba relleno de esa agua roja, como mamá. La máscara se cortó a la mitad y el sable quedó en la nuez. Llamé a mamá para mostrarle como había quedado el muñeco de papá, pero no me hizo caso y me puse a dibujar con la pintura, pero tampoco servía para dibujar. Y me aburría, me aburría mucho, entonces fui a jugar con mamá con la T de papá que la había dejado en el suelo… pero manché su vestido…” (Cambio repentino en la voz, como de cero a 100 en un segundo) ¡Maldita mierda! ¿Tengo que seguir? Si ya vieron como terminó todo ¡¿Para qué puta seguir?! (Un golpe muy fuerte, quizás los puños golpeando la mesa expresando su ira, seguida de unos sollozos prolongados). ¡¡No!! ¡En esta vida no hay esperanzas, ya no queda nada de benevolencia! (disminución de intensidad en la voz, como si fuera la parte más tenebrosa del testimonio) Desde ese día todo ya se ha ido bien a la puta mierda, ya no creo ni siquiera si sigo viva, si las cosas sucedieron de verdad o si acaso todo es una maldita pesadilla. Luego de que ese puto crío me volviera a contar el juego con la madre, le pregunté su nombre, me dijo que era Friederick, en ese momento me avisaron que habían rastreado la llamada, entonces le dije que lo debía dejar, que pronto llegaría la policía a su casa, pero no quiso, es más, fue el único momento que sentí alguna expresión en su voz, una pena muy profunda pidiéndome que yo fuera a ayudarlo. Entonces tomé el móvil y continué hablando con él mientras nos dirigíamos hacia allá, cuando dijo “Sabe señorita, yo también estoy relleno de agua roja, estoy cubierta de ella y no es ni de papá ni de mamá, es toda mía y sabe muy rico. ¿Usted tiene algún hijo o algún vecino con quién pueda yo jugar? Quisiera jugar con alguien, nadie quiere jugar conmigo, además usted es la primera persona desconocida que me escucha. ¿Sabe una cosa señorita? La quiero mucho, ojalá mamá o papá o aunque sea un amigo que nunca tuve me hubiera escuchado como usted. ¿Puedo ser su amigo para siempre?” Y yo como una estúpida se me caían las lágrimas mientras lo escuchaba, pero esa última pregunta, en el momento me dio una sensación inquietante y me produjo escalofríos, sentí como se le formaba una sonrisita para nada buena, pero solo le hice caso a mis sentimientos, a lo que respondí “por supuesto mi vida, todas las veces y cuando quieras. No te preocupes que ya estamos llegando y hablaremos tranquilos. Aguanta” y él… (Tomando un tono en la voz traumático) y él dijo, faltando una cuadra para llegar “Gracias, muchas gracias nueva primer amiga, pero no podremos hablar ahora. Ya me volverás a ver. Muy pronto y jugaremos. Y te haré reír como a mamá, con muchas cosquillitas. Adiós” terminó de decir adiós, colgó y nosotros llegamos al lugar. (Seguido de un llanto, el llanto mas enloquecedor que jamás he escuchado, un llanto espasmódico con mezcla de una carcajada demencial) ¡Estaban todos muertos! El papá en la puerta de la casa que da a la cochera, con la cara cortada a la mitad y una cuchilla de cocina en la garganta, la mamá acostada en la cama matrimonial con alfileres en los ojos y contusiones por martillazos en la cabeza. ¡Y él! Con las muñecas, las piernas, los brazos cortados, él mismo se había cortado con la Gillette y quedó inconsciente desangrándose. ¿Pero sabe qué es lo más horroroso y lo que me ha traído a este sitio de paredes de colchón? ¡Que todos hacía más de dos días que habían muerto! Si, así es, todo el tiempo estuve hablando con un muerto. Pero nadie me cree, dicen, todos opinan, pero yo se la verdad, solo yo, porque ¡Nadie! ¡Absolutamente nadie escuchó lo que yo!
(Los últimos 25 segundos de la grabación son solo de carcajadas espeluznantes y enloquecedoras).

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ahm, demasiado comentario... ¿en qué estaba?... Me costó trabajo entender las descripciones fuera del monólogo porque pensaba que era parte de lo que ella decía, por eso yo hubiera puesto algo más llamativo, como ponerlo con letra en molde grueso, ya sabes, "negritas". Ah, el final no me convence, es decir, igual y mejor lo hubieras dejado en ""[...] desangrándose. ¡Pero todos hacía más de dos días que habían muerto!"" y ya xD jeje, o no sé, ahí vele. La verdad sí siento que está raro, ¡sólo esas últimas 3, 4, oraciones! De ahí para arriba está de ""Ostia, qué relato"" jaja xD Bueno, gracias por mostrarlo, me hiciste pasar buen tiempo :D (Y gracias por tu comentario allá en el Masoquista xD)
    Wow, me dejas sin palabras o.o Ahora entiendo a lo que te referías con una categoría de psicológico, aunque este relato sí cabe perfectamente como Terror. Costó sólo los primeros párrafos para que me atraparas de inmediato, no podía (literalmente) dejar de leer. Me gusta que sea una grabación, porque me imagino la persona hablando en el micrófono y de repente las escenas que cuenta..., y luego otra vez el micrófono. Aunque quizás los paréntesis no sean el método que se ocupa para salirte del monólogo del personaje. Una historia por cierto muy original. No sabía si se trataba de un loco, o un malvado fingiendo ser niño, o un niño de verdad ((jaja)) Me traías con la intriga, y eso gusta :3 ...
  • ¿Cuál es el sueño?

    El cielo, la tierra y el infierno... ¿Tan pocos lugares donde estar para una existencia tan descomunal e inimaginablemente inmensa? Un enfermero de guardia recibe al peor paciente que podría imaginar... De hablar con un loco mudo, a convertirse en uno.

    He aquí, otra publicación valorada con una estrella por Ariel Freeman sin motivo aparente, ya que no hay comentario. No sé si estará bien o mal para la página y la comunidad borrar un escrito con mala calificación (Con malas intenciones) y volverlo a publicar. Pero lamentablemente no lo soporto. Mil disculpas a quien le moleste, pero es la única forma de afrontar contra ello. ¡Ah! la poesía... Imagínense una sonrisa malévola, con pequeñas salpicaduras rojas alrededor, unos muy abiertos y brillosos ojos... y entre dientes, un gemido de excitación frenética murmurando estas palabras...

    Es el mismo relato que publiqué hace horas atrás, pero me vi obligado por mi frustración y rabia de borrarlo y subirlo otra vez. ¿Por qué? Porque odio que personas como Ariel Freeman, pongan calificaciones muy malas para solo hacerte bajar... Realmente prefiero calificaciones malas, pero que tengan una corrección que la merezca, ya que eso sí me ayuda, mucho más que 5 estrellas. Sin más, el relato... Una grabación hecha por un psicólogo captando la sesión con una operadora del 911...

    Relato de terror suspenso... paranoica desesperación de no saber si es verdad la llamada indicando la fecha y hora de su muerte.

    No me gusta explicar mis escritos, pero en esta oportunidad debo hacer una excepción. Este relato es la pura inocencia de un niño, donde fueron extraído sin ninguna modificación de su diario íntimo, donde le escribía a un tal Spok y este le respondía con exactamente la misma letra como una conversación normal, pero todo mediante escritos en el ya mencionado diario. El lógico interrogante: ¿Quién es Spok? Ya queda a su criterio, si se trata de un ser imperceptible, un demonio, un amigo imaginario o quizás la misma mentalidad del niño partida en dos, para auto aconsejarse y no sentirse solo. Buena lectura…

  • 13
  • 4.62
  • 251

Podrías marcharte sin dejar aroma alguno, podrías irte sin que pueda percibirte. Pero... no hay nada más satisfactorio que una valoración, no hay sentimiento más solemne que ser contemplado, no hay melancolía más dulce que una buena corrección, ni nada más gratificante que ser recomendado. Por eso, si en mí encuentras cosas como estas, házmelo saber y si tienes algo tuyo que recomendarme, no dudes en hacérmelo ver. Tan solo unos clicks nos separan de ser feliz.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta