cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¡ LA GRAN VERDAD!
Amor |
29.07.16
  • 0
  • 0
  • 2294
Sinopsis

”Tenemos que acordarnos de las palabras de Jesús: Lo que haces por los otros lo haces por mí.”

El universo es un modelo matemático perfecto, en que nada escapa del orden preestablecido; existe un sano equilibrio. Lao Tse afirma: “Cuando te des cuenta que  lo que haces a otro, te lo haces a ti mismo…habrás entendido la gran verdad”.

La gran verdad es que dar con amor incondicional, te lleva a despertar de tu inagotable imaginería, a reconocer que la vida es generosa contigo, te da tanto y para tanto, porque has aprendido que al dar se regocija la paz, y la serenidad de tu niño interior.

En el reino del amor cuanto más das, mas llega a tu vida porque has aprendido a respetar la gran dimensión del universo, entendiendo que cuando valoras el esfuerzo, el trabajo y el éxito ajeno; reconoces que cada quien tiene algo para dar… y para recibir.

Cuando das con alegría, aprendes a valorar más lo que has adquirido con esfuerzo; porque tu paso por esta vida es transitorio, es un breve espacio para que abras los ojos de tu alma y aprendas a dar, como una manifestación de servir con amor, para recibir con humildad.

En el justo equilibrio de la vida, el ser humano que da desde lo más íntimo del corazón, reconoce la diferencia entre lo superfluo, lo transitorio y lo permanente, es entonces que sabiendo que los vacíos se llenan y que al dar, deja un espacio preparado para recibir la abundancia de dones y bienes.

Quizás vale la pena observar que la gente que menos tiene es la que más entregada, la que más da. La lógica de la fraternidad te invita a que des hasta el cansancio, recuerda que vale más el estilo, la forma y el tiempo en el que das; que lo que se da, cuando das desde tu alma das una parte de ti, entonces la magia del universo lo multiplica hasta sorprenderte.

Cuando aprendes que en la vida hay dos filas; una, en la que se forman los que piden; --- es  muy larga, la otra los que dan y es muy corta; tú decides en cuál de ellas te alineas, dar te deja una sensación profunda de plenitud espiritual. Dar, que es la manera más sabia de compartir tus bienes y dones, no significa dar solamente cosas materiales,  y dinero, también cuestiones espirituales: dar una bendición, unas palabras de aliento dar un saludo cordial, dar un abrazo, dar te prepara para recibir lo que te falta.

 

 

 

 

 

Dar es un lujo que no todos gozan en la vida, pareciese increíble pero los que menos tiene son los quemas dan, en el fondo se dan a sí mismos, recibiendo a cambio una paz en el alma, que los lleva a dormir sin preocupaciones, levantarse sintiéndose bendecidos porque están plenos de amor.

A pesar de que los que reciben generalmente no demuestran su gratitud, porque no se acuerdan o creen que todo lo merecen, tu da con amor, sin contabilizar el costo; recuerda que “si dieres el pan triste, el pan y el mérito perdiste”,  que en las leyes del universo y divinas, se te regresara… pero multiplicado.

Nadie puede dar lo que no tiene; no debes olvidar que si das odio, o rencores, es porque forman parte de un activo espiritual,  que con su toxicidad arruina tu presente, en cambio si das amor, cuando lo manda tu corazón; antes de que se te pida, te recrearas disfrutando la  rica policromía del universo.

Quien frente al milagro del nuevo amanecer reconoce que “nada te llevaras cuando te vayas”, entonces sal a dar sin horarios, sin límite, con amor, humildad y desinterés, en la lógica del amor, el cofre de su vida estará abierto para recepcionar la abundancia de bendiciones y bienes. Al final de la jornada al dar es invertir en tu evolución espiritual.

El ser humano tiene…lo que durante su vida supo dar.

Aquellos seres privilegiados que llegan a la edad adulta en plenitud,  supieron descifrar el crucigrama de la vida, que los llevo a entender la bendición de dar sin límites; en el camino supieron dar, entonces la vida los recompensa para que además de que vivan más, vivan mejor.

Dios nos bendice y ama

Por su atención

gracias

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta