cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
La Guerra que Nunca Será Olvidada.
Drama |
26.11.14
  • 5
  • 1
  • 786
Sinopsis

Relato de un veterano que narra la serie de secuelas que le dejó la guerra. Es un corto relato que captura en una escena el conjunto de varios momentos difusos que se han perdido en un tiempo escondido. Para Peter St. Cloud, la vida es tan sólo eso: una serie de momentos perdidos tras una época catastrófica.

Peter St. Cloud se encontraba sentado sobre la vieja banca gris que daba al lago. Su vista perdida escrutaba todo sin ver nada, y las hojas rojas del gran árbol iban y venían a un ritmo lento que dictaba el viento. El horizonte se llenó de un color anaranjado y rosáceo. Y más allá, se veía un espectáculo de luces que generaba el Sol, oponiéndose al final de un camino que no conducía a ninguna parte. Peter, con su espalda encorvada y sus brazos descansando sobre su regazo, miró con atención cómo un pequeño pájaro se posaba cerca del agua, pensó en sus días de gloria y de libertad, días donde sólo aterrizaba si quería ver el cielo de una posición distinta. Días en los que sus alas podían volar aún.

Una ráfaga de viento levantó las hojas secas que se encontraban en el suelo, bailaron momentáneamente al son de una canción muda. El frío que trajo consigo fue realmente abrumador y, en un acto involuntario, Peter comenzó a temblar. Juntó sus manos y sopló su aliento en ellas para calentarlas un poco. Una imagen apareció en su mente, inundándose en seguida con un torrente de momentos que habría asegurado ya estaban olvidados. Miró al horizonte y una pena hiriente le subió por la garganta, pensó que, a diferencia de otros inviernos, la primavera ya no le prometía nada. Sus esperanzas e ilusiones habían terminado sepultadas junto con todo ápice de probabilidad de un futuro mejor, creer en algo que no veía ya no le suponía posibilidad alguna.

Al principio habría jurado que lo que estaba por enfrentar podría ser fácil de superar, pero lo que hace a la guerra realmente cruel y despiadada, no es el caos ni la muerte, son las memorias que se impregnan en las mentes horrorizadas de quienes la viven. Cualquier cuerpo frágil podría fortalecerse en cuestión de días, cualquier herida física podría sanar siendo atendida; pero una mente expuesta a las condiciones más terribles e inhumanas, jamás podría regenerarse con la misma facilidad. Hay heridas que ningún tratamiento puede curar, porque para la mente de Peter St. Cloud, la guerra no era un suceso que contara la historia, sino una historia que se había repetido día con día, a lo largo de su vida.

La guerra sólo podía ser historia para quienes no fueron parte de ella. Y, para quienes la vivieron y temieron, sólo podía ser percibida con el ímpetu agudo de un corazón destrozado. Una vez que se había desató la guerra, una revolución interna es desatada también, y junto con cada explosión o bombardeo, surgía un estruendo que retumbaba cada noche tranquila al ir a dormir. Y cada estruendo era para St. Cloud un recordatorio de que nunca más volvería a dormir tranquilo, puesto que todo miedo originado en el núcleo de esa guerra sería recordado aún después de terminada.

El problema real no había empezado junto con la guerra, porque al menos durante ese tiempo de caos la fe en un futuro prometedor le alentaba a seguir; el problema real había comenzado cuando la guerra terminó. Era entonces cuando el miedo y el pánico de los días perdidos surgían, impregnándose en sus huesos hasta la médula.

St. Cloud era tan sólo un sobreviviente más de una guerra perdida.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Los horrores sufridos en una guerra quedan grabados en la mente por siempre, heridas imposibles de curar. Muy bueno
  • "Estoy mejor ahora que no estás, ahora que el segundero sigue caminando. Ahora que mis heridas están sanando".

    "Había esperado media vida para que ese momento llegara. Observó a su alrededor y todo lucía exactamente igual a como lo había imaginado, salvo por una única diferencia: el hombre que le esperaba en el altar no era el amor de su vida, ni siquiera se le parecía..."

    Caminaba con destreza, su mirada exigía atención, era una especie única, una joya excéntrica que merecía la pena...

    Para la estrella más hermosa y brillante que ilumina mi cielo cada noche.

    Una condena que consume mi ser, que me ata a una vida de hambre y de sed. De una larga agonía sin fin, pues el infierno es la vida en tierra sin ti.

    Mi alma dolida no sabe de curas, ni ungüentos, ni sales, que calmen mi ardor.

    La joven dueña de Calum Hall despierta a media noche para enfrentarse a una terrible criatura sin rostro.

    En aquel restaurante del centro de la ciudad, donde las personas se reunían para desayunar, se encontraba esperándola.

    Amarte, la paradoja más bella y dolorosa de todos.

    Hablamos de nuestro pasado, de lo que nunca volverá a ser.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta