cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
La Hija de Santa
Reales |
18.12.14
  • 0
  • 0
  • 1478
Sinopsis

Conforme se acerca la fecha, las jugueterías se van llenando cada vez más, hasta parecer que hay escasez de juguetes en todo el país. Por tal motivo decidí pasar una semana antes y evitarme las mareas de compradores de último minuto, sin embargo había más gente de la que habría esperado. La fila para pagar era bastante larga, y todavía tenía que regresar a casa para esconder el regalo, así que cuando llegué a la escuela la mayoría de niños ya habían sido recogidos por sus padres. Solo quedaban un par de niños que jugaban juntos corriendo por todas partes, y Brianna, que solamente los miraba en silencio.

 

- ¡Perdón por  la demora! —dije a la maestra que cuidaba de los niños en ese momento— He salido a hacer unas compras, pero me ha llevado más tiempo del que creí.

- Descuide —respondió la joven mujer con una leve sonrisa— Solo espero que su hija también lo entienda…

 

                Cuando Brianna me vio, caminó hacia mí, me pidió que le pusiera el abrigo y así lo hice, se enrolló la bufanda al cuello y salió del salón sin decir nada.

 

- Yo también lo espero… —dije con un suspiro y también abandoné el salón.

 

                Brianna siempre me contaba sobre cómo había sido su día en la escuela, pero esa tarde, mientras caminábamos de regreso a casa bajo la nevada, ella estaba inusualmente callada.

 

- Lo siento por llegar tarde… —dije yo al fin.

- Está bien —respondió ella con poco interés.

- ¿Qué tal la escuela?

- Bien…

- ¿Bien? ¿Solo bien? —era realmente extraño que no quisiera contarme nada más— ¿Ocurrió algo?

- Es que… ¿Recuerdas a Brandon?

- ¿Brandon? —era un mocoso malcriado que se pasaba molestando a todos sus compañeros — ¿Te hizo algo?

- Él me dijo… que Santa no existe…

- Oh… ¿Y qué hiciste tú?

- Le dije que se equivocaba. Que Santa sí existe. Que a mí siempre me traía regalos todos los años. Y él dijo que no. Que no existía porque a él nunca le había llevado regalos. Que su papá le había dicho que no existía.

- Vaya… —el padre de Brandon era un alcohólico supuestamente reformado, así que comprendía su situación. Sentía mucha pena por él… — ¿Y tú qué le dijiste?

- Yo le dije que sí. Que yo conozco el secreto de Santa. Que podía probar que existe. Y él me dijo que se lo demostrara. Y yo le dije que no podía hacerlo, porque era un secreto.

- ¿El secreto de Santa? —eso me tomó por sorpresa—¿Qué secreto es ese? ¿Y qué pasó luego?

- ¡Papi, es un secreto! —exclamó Brianna con un serio semblante— Luego de eso, Brandon me llamó mentirosa. Y después Carlo hizo lo mismo…

- Esos niños… —Carlo era el inseparable compañero de travesuras de Brandon. Él no tenía problemas en su hogar. Simplemente apoyaba a Brandon en todo lo que él hiciera— ¿Y luego?

- Nada. Se siguieron burlando de mí. Pero la verdad es que me dieron lástima, porque yo sé la verdad y ellos no…

- ¿La verdad? ¿La verdad sobre Santa?

- ¡Shhh! —Brianna puso el índice sobre sus labios— ¡Te digo que es un secreto! ¿Sabes qué? La profesora nos dejó pintar con las manos hoy. Tengo el dibujo por aquí… —y comenzó a buscar entre las cosas de su mochila.

- ¡No, no lo saques! La nieve lo arruinará.

- ¡Oh, es cierto!

 

                Y repentinamente Brianna pareció recobrar su ánimo habitual. Me tomó de la mano y siguió contándome sobre lo que había hecho en su último día de clases del año, mientras yo seguía preguntándome cuál era el secreto de Santa que ella decía conocer…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 86
  • 4.13
  • 604

Me gusta mucho leer. ¿Por qué estaría aquí si no? jajaja Lastimosamente ya no tengo mucho tiempo para ello, ni para escribir tampoco. Pero bueno, hay que hacer un esfuerzo.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta