cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La hormiga inconstante
Amor |
12.03.15
  • 5
  • 0
  • 242
Sinopsis

“Y eso es porque en tu tierra nacéis con la sangre helada”

“Y eso es porque en tu tierra nacéis con la sangre helada”. Eso fue lo que me dijo aquella hechicera que miraba desconfiada, pero segura de lo que hacía, mientras me leía la mano, echaba unas extrañas cartas sobre la mesa y penetraba mi alma. Soy un insecto, una insignificante mota de polvo en un océano de olas inconstantes, de gotas de fuego helado, de ardientes llamas de cristal. Ahora en serio, soy una hormiga, bien negra, pero pequeña, enana entre tanta inmensidad de detalles, crueles muchas veces, dolorosos al mismo tiempo.

Como hormiga que soy intento escalar por tus piernas, subirme y posarme con calma. Disfrutar del momento. Yo voy poco a poco, ese es mi dogma, esa es mi norma, pero, al mismo tiempo, esa es mi condena. Mi maldita pena que no me deja descansar. Esa, que provoca que mi reposo en tu cuerpo sea solo un preámbulo ante una pantalla de ordenador en la que suelto desvaríos sin preocuparme de si tendrán sentido.

Y así escribo, como una pequeña hormiga que busca un destino, una meta, un fin que justifiquen tantas letras. Realmente en el fondo de mi alma conozco la respuesta, la razón de tanta incerteza, de tantas puertas abiertas, ideas obsoletas, de mi mente abierta. De par en par a un amor no correspondido, a un corazón que late bien fuerte. ¿Lo escuchas? Suena potente, tanto como mi respiración cuando te noto cerca.

La hormiga nunca para, su camino es difícil, su tamaño no ayuda, los obstáculos son constantes, pero no se preocupa, sabe que con trabajo y esfuerzo logrará su objetivo. En el tortuoso recorrido tiene que ver como su premio es arrebatado, ese corazón pasa de mano en mano. No hay pausa, no hay libertad, puesto que la hormiga es prisionera de su destino, esclava de su mente y sumisa de verdades.

Las tempestades no la amilanan, se muestra fuerte ante la adversidad. Su objetivo es lejano, inalcanzable en ocasiones, irrespirable es el ambiente del fracaso, pero más detestable es que no pueda tenerte. Y es que la hormiga sigue paso a paso, pata a pata o como coño quiera que esté caminando. No se para, es obstinada hasta el hartazgo, es incluso hasta altiva en sus andares. Orgullosa porque sabe que su objetivo está muy lejano, tanto que nunca lo podrá tocar, aunque siempre allí estará y será una proeza a realizar.

Todos los días se levanta de su almohada mojada con el dulce néctar de la primavera. Ese olor la embriaga, le da ánimos para el monótono camino que tiene que llevar a cabo. Es un aliciente marcado por la belleza que entraña la vida. Ese dulce secreto que esconde el universo en sus más profundas entrañas. La felicidad que siente es enorme, solo comparable a una amarga gota de cerveza. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • “Y eso es porque en tu tierra nacéis con la sangre helada”

    Adolezco de sensaciones extrañas. Me encuentro invadido de una emoción pura, perfecta, maravillosa. Vuelo alto, con alas terciopeladas, trompeta violeta y un caballo que en las batallas siempre se muestra el más valiente de todos. Camino entre las nubes como un ángel perdido entre tanta belleza. No siento frío, no tengo miedo, no existe el vértigo. La comodidad es blanquecina, tejida de almohadas gigantes en las que descanso mi cuerpo etéreo, vacío de cualquier preocupación, sin ningún sobresalto.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta