cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La incongruencia tiene cola de sirena
Varios |
10.10.14
  • 4
  • 2
  • 1000
Sinopsis

Odio los peces pero amo el mar. Y eso de que la libertad me huele a viento con sal, totalmente verdadero.

Tan calmada como las hojas de las plantas en una mañana seca, tan calmada estaba yo.

-Te estoy diciendo Martín que limpies el anzuelo-

-Mmm que ya voy- contestó "Martín" de mala gana.

Les dije que yo estaba calmada, calmadamente caminando, admirando el mar, escuchando a las olas que chocaban con una lancha que aparentemente era de los dos jóvenes pescadores. El primero era moreno, ahora de un tono naranja obscuro por el sol, supongo, y de espalda ancha y trabajada, el segundo que era el tal "Martín”, de cabello rizado y ligeramente esponjado, blanco de piel y con las mejillas rosas. Yo los miraba trabajar, Martín limpiaba el anzuelo y el otro doblaba la red de pescar.

El moreno se bajó de la lancha y pronto se alejó de la playa, dejando la red sin terminar de doblar. - ¿Te gusta mucho el mar?- me preguntó a gritos Martín por la distancia en la que estábamos.

-Mucho, de hecho cuando era niña quería ser sirena- conteste caminando hacia donde él estaba.

-¿Y eso por qué?- dijo riéndose mientras hacía lo suyo.

Le platiqué que era admiradora del mar, que me encantaba ver lo grande que es y con la libertad que se mueve, y que precisamente la libertad, a mí me olía a viento con sal. Le dije que me contará si es verdad que cada amanecer y anochecer es diferente al navegar, que si había visto las estrellas o el sol salir antes que alguien, le dije también que su luna podría ser el mar. El fascinado me miraba y opinaba sobre lo que le decía y luego me hizo una invitación:

-¿No te parecerá muy alocado que te invite a cenar? Mira que los peces que agarré sé cocinarlos delicioso-

-Ah ¿Qué no te dije? Odio los mariscos y cualquier cosa que sepa nadar me da asco, quiero vomitar solo de pensar que hay personas que se meten a la playa- contesté antes de que sonriera cínicamente para después alejarse en la dirección de su amigo con un "Y tú que me gustabas para hacerte un ceviche".

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 32
  • 4.38
  • 490

Renglones que cobran vida.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta