cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
LA INCONTESTABLE BELLEZA DEL AMOR
Humor |
19.01.16
  • 4
  • 0
  • 1914
Sinopsis

LA INCONTESTABLE BELLEZA DEL AMOR

Era el último día de las fiestas del pueblo y Susana regresaba cabizbaja a casa, pues de todas sus amigas solo ella no había conseguido pareja. Sin embargo su ánimo cambió radicalmente al descubrir una carta bajo el felpudo. Se sintió embargada por una emoción de amor incontenible. Durante todo el año, la adolescente había estado recibiendo flores de un admirador secreto y a pesar de que el ramo de rosas solo venía acompañado de una simple nota en que la que se leía: “¿Y cómo no amarte?”, ella ya estaba completamente enamorada. Sus noches de primeriza pubertad se poblaban con sueños eróticos. Mientras sus dedos galopaban sobre su sexo, un apuesto príncipe, a lomos de un blanco corcel, cabalgaba hacia su casa portando un espléndido ramo de rosas rojas.
Su mano temblorosa abrió el sobre en cuyo dorso no figuraba ningún remitente, solo una frase, solo aquella frase con la que tantas noches había mojado sus labios: “¿Y cómo no amarte?”
Como no podía ser de otro modo se trataba de su amante secreto que no debió aguantar más la presión y además de darse a conocer y proponerle el romance más apasionado posible, le incluyó una fotografía reciente.
Como si ella no estuviera harta de verlo cada día impartiendo en su instituto aquellas tediosas clases de matemáticas. Presa de una indescriptible decepción, rompió a llorar y una vez se hubo calmado tomó papel y lápiz y le contestó negándole todo tipo de amor y esperanza. Después corrió hasta la casa de su maestro e introdujo la carta en el buzón.
Mientras escribía la nota, dos lágrimas cayeron en el papel, una donde estaba escrito: “... demasiado viejo para mí”, y otra casi al final donde podía leerse: “...no se puede ser más feo”
A la noche siguiente, Don Ernesto, con su alopécica cabeza apoyada en el viejo buzón de su casa, sintió un temblor de frío por todo el cuerpo.
Mientras leía la nota dos lágrimas cayeron en el papel, una donde estaba escrito: “... demasiado viejo para mí”, y otra casi al final donde podía leerse: “...tienes un olor corporal en verdad insoportable”
¡Pero qué bonito es el amor! ¿Verdad, compañeros?
¡Ea, pues nada, Feliz año a todos!
 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 28
  • 4.59
  • 27

Me gusta leer, escribir, el jamón y las gambas.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta