cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
LA JOTA Y EL LLADRO
Humor |
06.11.16
  • 5
  • 0
  • 1315
Sinopsis

Casualidad, confabulación del destino, yo que se

 

                    domingo, 6 de noviembre de 2016  




                                              LAS JOTAS  Y EL LLADRO


 


  ¿Navidad?, si navidad, - se decía - otro año más -, dios mío si parece que fue ayer, y han pasado cinco años, eso mismo cinco años lo que viene a ser un lustro.   Tenía esperanza, esa esperanza que nunca se pierde en parte, bueno más que en parte,  esa esperanza, era realmente absurda, pero en honor a la verdad,  ¿quien la dice?, ¿quien la hace ver esto de esa manera?, la manera realista con que debemos o se deben ver ciertas cosas, o quizás no ciertas, sino todas absolutamente todas las cosas, todos los sucesos, todo, absolutamente todo en esta vida, y digo en esta, porque es la única que conocemos.   Sinceramente es una de tantas frases que no alcanzo a comprender, " En esta vida" claro es la única vida que vivimos, al menos con conocimiento y que nosotros sepamos. Si, realmente quien sabe que, de que, ¿Y si vivimos otras vidas muchas vidas?, lo que es rigurosamente palpable, es que, desde luego no recordamos absolutamente nada de nada, quiero decir, si vivimos más de una vida, sean las que fueren, de una para otra nadie recuerda haber vivido anteriormente.  

 

Otra de las frases, en la otra vida, pues es lo mismo que la frase anterior, digo yo, que alguien me aclare eso de en la otra vida, porque bueno mal que mal en esta vida, pues si te paras a pensar, es en esta, la que está vigente la que estamos viviendo, nuestro presente, que digo yo, como señalé en otro relato, presente pero, ¿realmente eso existe?, creo que es efímero, no termino de pronunciarlo y ya se está convirtiendo en pasado.   Bueno vamos al grano que me enrollo solita, tampoco  necesito ni ayuda ni apoyo ni aliento ni na, ni siquiera quien me escuche, el solo sonido de las teclas del ordenador, el propio silencio que embarga mi ser, o el pssss ese al rasgar la punta de la pluma sobre el papel, se me hace suficiente audiencia.  

 

Escucha.... absurdo que vas a escuchar si no me oyes, será lee, así me lo planteo, si no tengo interlocutor, digo y lo digo como me venga a placer, total no me van a rebatir, nadie va hacer un inciso alusión ni comentario, eso si, claro otra cosa es la decision, la decision esa de, ¿ lo público?, y pienso,  pues mira si, total estoy sola en el estudio y no hay con quien consultar, que por otro lado y bien mirado, para qué voy a consultar con nadie, que tampoco se quien sera nadie, realmente no conozco a ningún ni ninguna nadie, pero existir igual si existen pues es otra frase o palabra muy usada, pronunciada o manifestada.   La Cuestión, es que Julia, nuestra protagonista, tenia un hijo, ella era viuda hacía muchísimo tiempo, bueno tanto que la mujer ya no recordaba que su estado civil era ese viuda, ¿estado civil? joer, pues lo busco en el diccionario y dice entre otras definiciones, leed esto chicos..

.                  - Circunstancias  personales  que  determinan                    

                      los derechos y  obligaciones de las personas -   

Pues no lo entiendo muy bien, osea  el estado civil es, soltero, casado, viudo, bueno y otros, me pregunto yo a mí misma si tengo un hijo casado o tengo un hijo soltero, mis derechos y obligaciones serán distintos respecto a la criatura, o es que hay un estado civil que es padre. Mira no se, realmente esto da para unos cuantos debates, seguro que si.   Bueno al tajo, es caso es que Julia pues, sí, tenía una posición bastante aceptable, desahogada, la mujer ganaba bien, bastante bien, y claro el chico era bastante consentido, aunque en honor a la verdad, no creáis tampoco era exagerado, la cuestión es que todo alrededor de José Luis era proteccion y más protección, la madre, nuestra madre Julia estaba obsesionada, su señor esposo murió, bueno se mató en un accidente.   

Otra cosa igual, ¿se mató? pues, la verdad, Jacinto, no se ahorcó, no se clavo voluntariamente absolutamente nada, tampoco se cortó  y metió en una bañera esperando cambiar el color del agua, tampoco se encañonó el mismo, ni práctico voluntariado de ningún tipo con respecto a autolesionar su propio yo, osea su propio el.   Lo analizo y me digo, pues Jacinto, matarse lo que se dice propiamente matarse, no se mató, realmente lo mató aquella caja, que por otro lado quedó impune ya que jamás la juzgaron, la puñetera caja con figuras de lladró se fue de rositas, no si bien mirado la justicia funciona muy deficientemente.  

La cuestión es que Jacinto pasaba por ese pasillo del almacén, buscando un pedido que había que preparar para un cliente, y la caja de figuras de lladro por el motivo que fuese, yo que seeee, igual le tenia mania a Jacinto, decidió tirarse a bocajarro, y zaaasss a la cabeza de jacinto, madre mía la que se lio, la cabeza de jacinto ya  no era una, eran dos solo que más pequeñas, allí salpicó líquido rojo por todos lados, eso sí Jacinto muy sufrido ni grito, lo acepto, le cayó la caja y zasss se desplomó ipso facto sin rechistar, sería por prevenir, mejor no grito no sea que me oigan y venga otra caja ayudarla, se diría el pobre Jacinto.   Puñetera caja de lladro, oye el lladro añicos se hizo, pero la caja inmune quedo, como si fuera miembro del gobierno de una nación pues igual, joer con la cajita.

Claro que con la que se lio en aquel pasillo fue fina, pero fina menudo jaleo, ya ni se trabajo ni na de na menudo show.   Volviendo a Julia, intentaba protegerlo de todo sobre todo de las cajas, bueno las cajas pánico la daban, Julia, desde chiquito le decía, - hijo no te acerques a las cajas jamas y menos las que contengan lladro -   Pero como basta que te prohíban algo para que uno erre que erre sea lo que más desea hacer, pues nada que José Luis se hizo Marino Mercante, y que creeis que transportaban, pues si, eso cajas, cajas, y cajas de lladro.  

Pues si hemos prestado un pelin de atención, era la familia de las jotas, Julia, José Luis y Jacinto, pues chicos entre las jotas y el lladro estaban marcados, y si ocurrió, El chico embarcó en su primer viaje, transportaba eso.... lladro, el barquero se hundió, menuda tormenta, y sabeis que paso, pues que las cajas de lladró  

jorobaron a Jacinto,

jorobaron a José Luis y

Jorobaron a Julia la Justicia, no actuó y las cajas quedaron impunes,

o se dirá jimpunes, quién sabe.      




        
        escrito y publicado por Carmen Martinez en 14:48:00                     

domingo, 6 de noviembre de 2016  




                                          

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

escribiendosinbrujula.blogspot.com.es Breve, seré breve, amante de los placeres que la vida pueda adoptar, de los que no, también Amo con pasión, pues amando me amo, y lo que mas Amo, se llama letras. apasionada de las letras que forman palabras, que estructuran historias, historias que hacen volar visitar otros mundos otros sentires otras dimensiones. en definitiva, yo misma

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta