cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La lengua viva o ¡Viva la lengua!
Reflexiones |
06.07.16
  • 4
  • 10
  • 1029
Sinopsis

Escribí este relato en el año 2008, lleva muchos modismos del lenguaje de Buenos Aires o de Argentina en general. No lo se cuan universal pueda ser para leerlo en otros lugares del mundo pero tal vez ocurra lo mismo con otras palabras. Aquí donde cada uno trata de embellecer la palabra escrita creo que puede interesar.

Estaba tratando de recordar desde cuando me ha preocupado el lenguaje y aún cuando retrocedo en el tiempo no llego nunca al origen de esta cuestión. Voy conociendo por la vida personas que, no tardo en mucho en descubrir están totalmente desinteresadas, o mas aún, despreocupadas del tema. Para mi las palabras son música, afinan, tienen melodías. Se utilizan en el lugar y en el momento adecuado. Las hay de diferentes vibraciones, y hasta tiene colores diversos. Y no refiero solo a las orales, también incluyo las escritas. En estos tiempos resulta difícil encontrar el camino de la pureza y me estoy dando cuenta que esta introducción se esta escuchando pacata. Lejos de mis intenciones que así sea. Las palabras se las lleva el viento decía mi abuela y cada día creo que mas allá de la cuestión legal que ampara esa frase no sirve para ninguna otra certeza. En todo caso si el que se las lleva es un huracán lo único que logra es multiplicarlas en la voces del cotidiano decir.

En todos los tiempos, ha habido sobre todo en la franja adolescente una variedad propia de la lengua que hacía que a través de los distintas etapas las cosas se dijeran de diferente manera. A saber: mis padres se conocieron en la época en la cual las mujeres “hablaban” con tal o cual muchacho. Sin embargo, mi generación decía, “salíamos”. Hoy “curten” o “tienen una historia con tal”. Y aquí empiezo a inquietarme. Yo puedo entender que alguien haya tenido una historia pero no que lo haga en tiempo presente. Si bien es cierto, que se vive muy acelerado, la historia en si misma es el pasado. Esa que se hace de muchos presentes que dejan de serlo. Por lo tanto si tengo historia con alguien en todo caso, la estoy haciendo. Aquí, no se bien porque en mis oídos resuena con fuerza la voz de un interlocutor respondiéndome… “Y si, tenés razón, pero nada….son formas de decir.” . ¿Son formas de decir o “nada”? me pregunto. ¿Tengo razón o “nada?. Nada, así con mayúsculas, la palabra quizás más representativa de los noventa. Porque entiendo que allí fue cuando comenzó a instalarse en la boca de todos nosotros. Y si empezó como una muletilla adolescente, hoy es de uso popular y no distingue género, edad ni entorno social. La nada, el vacio, la vacuidad. ¿Referirán a la inexistencia? O lo que es peor ¿a la negación o a la ausencia de todo? Cada vez que alguien mientras conversa conmigo dice “nada” yo siento, en principio, que no le importa en absoluto lo que estamos hablando. Y lo que es mucho mas grave, que en lo general, tal vez sea una manera de expresar lo poco que nos importa (inconsciente y colectivamente) lo que le sucede al resto de los seres de este mundo. No digas nada. Say no more. A los sumo, “la mesa está servida” es el gran parlamento. “Nada” es la despersonalización, el egoísmo y el individualismo exacerbado de la modernidad globalizada.

El flaco tiene onda con vos. Si, pero a mi no me va. Dejalo, que se curta. Cual es? A mi no me va a quemar la cabeza porque yo no me como ninguna. Además ayer conocí a un pibe que me flasheó y va como piña. Podríamos intercalar la palabra bolu cada dos compases y habremos completado la sinfonía oral contemporánea.

Por un momento empiezo a imaginar un encuentro amoroso o erótico entre estas lenguas. Lo que es peor, imagino que yo soy protagonista y que él, adelante (o encima) mirándome a los ojos me dice: Te re amo bolu y nada bolu, nada, esto es mas que una transa, para mi es re grosso y nada… Soy capaz de morir. Ese es el exacto momento en que alguien me rescata como a los muchachos de la serie “El túnel del tiempo” y caigo en el remoto pasado. Allí están reporteando a Borges y él se describe a si mismo de la siguiente manera: “Soy esa torpe intensidad que es un alma.” No será romántico, me digo pero suena tan bien. Conmueve. Emociona como mirar las noches estrelladas de Van Gogh o escuchar un réquiem de Mozart. Si tengo suerte, en la próxima vuelta el túnel me devolverá un futuro no tan lejano y por allí algún hombre de este mundo me conquiste leyendo los versos de Girondo y hablándome de la revolución donde la nada era simplemente el antónimo de todo.

©2008

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me encantó. Pura provocación, es algo que me consume desde siempre.
    Buenas Liliana. Me gustó mucho que des tu opinión sobre el uso de las palabras, en este caso das una opinión muy concreta sobre la "Nada". Saludos y sigue así.
    Muchas gracias Ariel por tus hermosas palabras. Un gran saludo
    Liliana tu reflexión es acertada, yo que soy de Buenos Aires entiendo de lo que hablas, todo lo que describes ocurre con el lenguaje de nuestra ciudad. Por otra parte quisiera decirte que los lectores ponemos en juego todo nuestro "aparato" afectivo, hacemos una interpretación subjetiva del texto, y lo tornamos único. He disfrutado de la lectura. Te mando un gran saludo.
    Gracias Luis por tu generoso comentario.
    Me encanta la sencillez de los vocablos y la sinceridad en la entonación de las frases que utilizas para el tratamiento de un tema de tanta profundidad. Mis felicitaciones para ti Liliana!!
    Gracias Diego Salas que lindo comentario! Jovato me hiciste reír tanto, jajaja. Heracles muchas gracias, es que Teresa Vega cree que soy alguien que no soy o algo así. Ese es su único problema. Pero paradojicamente casi todos aquí tienen un apodo o un nombre de fantasía. Yo en cambio tengo mi nombre y apellido real y con solo googlearme sabrán de mi ya que soy periodista y edito mi blog de viajes, un canal de youtube, instagram, etc, etc todo con mi nombre. No entiendo bien porque se las ha agarrado conmigo. Igualmente no me molesta y es verdad lo que dice al respecto que yo uso las palabras que no serían tan ortodoxamente correctas. Pero lo hago intencionalmente. Kira muchas gracias a ti también y a Heracles de todo corazón. Lamento que no me quiera ( no sabe lo que se pierde!!!)
    Te asiste la razón, Cada vez se deforma más el lenguaje. Esta web es un espacio para los que intentan el lenguaje como una forma de expresión artística. Es curioso que lo mismo que demandas transgredes. Hay que hacer un esfuerzo por respetar más palabras, la mejor opción es escribirlas bien. En tu reflexión abundan los errores gramaticales. Hay que ser congruente con lo que se formula y lo que se escribe.
    El relato es buenísimo aunque debo reconocer que comencé a leerlo pensando por el título que te ibas a referir al sexo oral
    Nada es lo más lejano de lo que tú escribes. Juegas con las palabras, eso es muy bonito. Gracias
  • Mis hojas de ruta me llevaron a San Francisco exactamente en el momento en que se cumplía 40 aniversario de la llamada Primavera del Amor movimiento hippie cuyas raíces comenzaron con la generación literaria Beat encabezada por J Kerouac Estás letras narran mi encuentro en el Bar Vesubio con su historia y es un homenaje al genial escritor y su obra.

    Volví pero aún no regresé. Suele sucederse muchas veces tal situacion pero aquí tengo amigos poetas, artistas , bohemios, viajeros a los que siempre estoy dispuesta a visitar. Este poema está dedicado a la playa de Ribeira, un barrio de Salvador de Bahía muy poco turístico donde se encuentra el Bar da Vitrola. Si alguna vez andan por allí....no dejen de visitarlo!

    Breve descripción

    Para ser leído escuchando https://www.youtube.com/watch?v=8XSw1Q6jBoI&feature=share Para quienes preguntan por NoSoy-Néstor ha abierto un blog con sus escritos literarios https://lunadebuenosaires1.blogspot.com.ar/

    Viajar es una forma de adquirir ciertos bienes. No sé qué ocurre con el formato pero nunca me queda como lo escribo.

    Esta declaración de amor es eterna https://youtu.be/fKECRHfgo2Q

    Escribí este relato en el año 2008, lleva muchos modismos del lenguaje de Buenos Aires o de Argentina en general. No lo se cuan universal pueda ser para leerlo en otros lugares del mundo pero tal vez ocurra lo mismo con otras palabras. Aquí donde cada uno trata de embellecer la palabra escrita creo que puede interesar.

    A mi amada ovejera compañera de largas caminatas. Dedicado a Troodon y a Emilio Cruz que amablemente me explicaron la técnica. Lleva un kigo una alusión al tiempo o la época en que transcurrió la escena según la tradición que debe escribirse en color verde. Como no me lo permite la edición los invito a imaginarlo.

    Dedicado a mi madre y a mi abuela vasca.

    Una chanson de amor a París Un humilde homenaje

Periodista, budista, amante de los atardeceres y pacifista a ultranza. Viajera

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta