cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
LA LOCURA DE ESCRIBIR
Suspense |
12.01.15
  • 0
  • 0
  • 413
Sinopsis

En muchas ocasiones, las historias forman parte de nuestra propia vida. Otra veces, es nuestra vida la que se conforma de historias. Y para algunos, puede darse la situación de que ambas se mezclen al punto de no distinguir bien ambas.

Retumbó la melodía del despertador en toda la habitación. Giró sobre su hombro izquierdo y alargó la mano derecha para apagarlo.

Se desperezó mientras sus pies casi de manera aprendida se colocaban en las zapatillas.

 

El batín detrás de la puerta. Bostezó ampliamente. Una breve parada en el baño para asear brevemente la cara y despegar los ojos de las fastidiosas legañas.

De frente ya al ordenador portátil se santiguó.

 

-Esta vez te vas a portar bien conmigo, ¿de acuerdo? –le espetó.

 

Una hora tecleando de manera compulsiva sobre la hoja blanca emborronándola de letras.

Satisfecho al menos por el momento, se levantó en dirección a la cocina. Puso la música suave y alcanzó la taza para servir un café negro. Dos trozos de pan en la tostadora inglesa mientras el café se calentaba. Un minuto exacto. Ni un segundo más ni un segundo menos.

Eligió cuidadosamente las naranjas para exprimirlas de un cesto de mimbre que reposaba bajo la ventana.

 

Una foto de un niño y una mujer colgaban de un azulejo del baño justo enfrente de sus ojos mientras masticaba veinte veces el pedazo de pan antes de ingerirlo definitivamente. Ni una más, ni una menos.

Terminó su desayuno.

Tomó su habitual ducha, quince minutos, debajo del agua a cuarenta y cinco grados. Ni uno más ni uno menos.

 

Champú con aroma a frutos rojos “Sensation” y gel “Nenuco”. Desodorante, y pelo peinado con la raya en el lado derecho.

Fue al armario y cogió uno de sus trajes dejándolo sobre la cama. Camisa blanca. Corbata negra y zapatos negros.

Cogió su maletín y salió a la calle.

Un tren, dos líneas de metro y autobús después estaba frente a la puerta de su destino.

Sonrió levemente. Esperó que terminara de entrar la gente que se agolpaba en la puerta.

 

Abrió el maletín y rebuscó apenas unos breves segundos en su interior.

Dirigió sus pasos hacia la puerta que hacia unos segundos estaba completamente llena de gente y desapareció en su interior bajando sobre su cara el gorro de lana negro que tapaba su cabeza del frio de la mañana.

Dos minutos y cuarenta y tres segundos después salía del interior de la entidad financiera con paso firme y decidido.

Un autobús, dos líneas de metro y un tren después estaba de nuevo sentado en su despacho de frente a la pantalla en blanco con las manos frente al teclado.

Respiró profundo, cerró lo ojos y trató de teclear formando palabras y frases, pero el resultado fue completamente infructuoso.

 

Se levantó de forma brusca con los ojos inyectados en sangre y tirando la silla hacia atrás mientras gritaba a la pantalla:

 

-¿Qué más quieres de mí? Primero fue mi amante. Después mi familia. Después uno a uno mis amigos. Mi trabajo. Ahora un atraco, y todo ¿para qué? Para nada, para no poder terminar ni un solo capítulo. Para no poder contar absolutamente nada.

 

Un silencio lo inundó todo y el hombre se arrodilló en el suelo gimiendo, con las manos agarrando su pelo alborotado.

Levantó la cabeza y miró de nuevo hacia la mesa donde esta vez desde arriba le miraba la iluminada pantalla. Contrariado se levantó lentamente y agarrándose con las manos en la mesa dijo en voz baja.

 

-Esta bien, esta bien. Será como tu digas. Mañana narraremos la muerte de alguien.  Pero ahora, ¿puedo seguir?

 

Después de unos segundos, con una amplia sonrisa en la cara, comenzó a teclear con ira y celeridad el teclado del portátil. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • En ocasiones la vida en pareja, el tiempo transcurrido, los hijos, el trabajo, el hastío, el cansancio, y un sin fin de excusas que sin duda pueden escucharse tras las puertas de la mayor parte de las casas de este mundo, provocan un cambio en el comportamiento de las parejas. A veces los resultados, resultan dramáticos.

    En ocasiones nuestro alrededor nos confunde. Nos concede unos valores, y unos criterios que nos acercan a un abismo del que no podemos salir desafortunadamente. Un relato narrado en primera persona sobre la situación de una mujer joven en un entorno laboral de hombres. Una mujer que quiere crecer y confunde la forma de hacerlo, y para cuando se da cuenta, es tarde.

    La adolescencia, esa gran incomprendida, plena de incomprendidos que incomprenden. Esa edad en la que experimentar y crecer forman parte casi de una misma idea. Esa etapa en la que piensas que lo sabes todo, y apenas has comenzado a andar. Atrevida, e inconstante, fugaz y sin embargo eterna, forjadora de futuros. El lugar para conocerse y experimentar la sexualidad incipiente.

    En muchas ocasiones, las historias forman parte de nuestra propia vida. Otra veces, es nuestra vida la que se conforma de historias. Y para algunos, puede darse la situación de que ambas se mezclen al punto de no distinguir bien ambas.

    La soledad de la noche, la soledad del alma, la angustia de las noticias que no se quieren recibir, y de las decisiones que no se quieren tomar. La noche se acaba y se cierne sobre los hombros las primeras luces de la mañana. La decisión debe estar tomada, y sigue presente ese silencio, compañero de viaje.

    Los sueños a veces son incluso más reales que la propia realidad.

    En nuestra adolescencia hemos vivido situaciones de diversa índole. Todos podemos recordar aquella chica o chico que nos gustaba y que no nos atrevimos prácticamente ni a mirar, pero que deseábamos fervientemente que se cruzara con nosotros para poder sentir esas mariposas. Esta es un historia de adolescentes, como la tuya, como la mía, como la de cualquiera.

  • 7
  • 4.17
  • -

Escribo casi desde que tengo uso de razón. Escribo para expresarme. Me expreso mejor y con menos dobleces cuando escribo que cuando hablo. Es una necesidad y una liberación.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta