cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La Luz
Reflexiones |
12.06.15
  • 4
  • 6
  • 1356
Sinopsis

Una lección del pasado que pudo ocurrir.

Da Vinci y uno de sus alumnos se adentraron en la parte trasera del teatro. Era de noche y sólo una vela en la mano del maestro permitía esquivar atrezo y cuerdas por el suelo. El alumno imaginó que lo conducía a una lección conforme vio la mesita circular en el centro del escenario. El gran Leonardo se acercó a la misma y dejó allí la vela, que quedó de pie gracias al pequeño soporte que llevaba de por sí.

El maestro regresó y le dijo a su alumno:

–Me dijiste que querías una nueva lección mental, acaso creativa. Aquí la tienes.

Los brazos del hombre señalaron a la vela, omnipresente. Su diminuta lumbre dibujaba intuiciones de disfraces colgados por el fondo, remarcado el rojo del telón entre las sombras que escapaban a su dominio.

–Dime, mi discípulo, en el caso de no conocer ni la palabra ni el concepto de "luz", ¿cómo lo llamarías? Imagina que no sabes nada, que acabas de brotar del suelo y eres el único humano. ¿Cómo llamarías a las cosas? Tienes una noción básica de conocimiento que te ayuda ante tal tarea de honor, por supuesto, y lo primero que ves es esa llama, eso a lo que llamarán "luz".

El alumno comprendió y quedó mirando a la pequeña llama. Se acercó para dejarse cegar por el fuego bailarín, inocente dentro de su propia concepción a pesar de poder ser empleado para el daño y la destrucción... son las mentes quienes lo permiten, no los elementos.
Dio una vuelta lenta, segura, y apreció cada detalle que la luz permitía mostrar. Las sombras bailaban al son y los objetos cambiaban su significado conforme se observaban, limpiada la vista al acostumbrarse a las tinieblas. Cuan terrible podía ser un escenario donde se había interpretado hacía poco una parodia... afirmó para sí y el maestro lo apreció.

Regresó junto a él y giró hacia la vela, que seguía sin cambios, apreciada de otra forma.

–¿Y bien? ¿Cómo lo llamarías?

–Realidad.

Leonardo sonrió y se alejó de su discípulo hacia la vela. Alzó una mano y de forma dramática la fue descendiendo hasta la llama. Juntó los dedos y toda imagen quedó en la oscuridad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 392
  • 4.75
  • 2

Músico, escritor y guionista de cómics. Y, por fin, con primera novela: http://bit.ly/UnDiaPerfectoparaElis

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta