cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
La maldición del rey
Históricos |
13.04.15
  • 5
  • 2
  • 727
Sinopsis

Una vieja maldición acompaña a una familia a través de los siglos.

Un viejo rey aragonés maldijo el apellido de mi familia.

Dicen que fue porque mis antepasados no quisieron ir a una batalla olvidada a defender su nombre. Fuera como fuese, el desastre y las guerras acompañaron desde entonces al linaje de mi familia allí donde estuvieran.

Mi bisabuelo escapó de la Zaragoza asediada por los franceses en 1808 y huyó a Cuba. Siempre decía que uno no sabía lo que era España si no había visto América, lo que de verdad vio el viejo fue la manera de forrarse plantado caña de azúcar y exportando a los gringos. Hizo una fortuna con lo del azúcar; pero ni todo el oro del mundo le hizo olvidar las penurias que pasó en el coso zaragozano bajo los cañonazos franceses.

Mi abuelo y mi padre mantuvieron las plantaciones e incluso ampliaron el negocio con la llegada del ferrocarril. Nos convertimos en clase alta y entre fiestas, casonas y ron parecía que al fin habíamos dado esquinazo a la maldición del viejo rey. El día que unos criollos llamaron a mi puerta para preguntarme sobre los esclavos que usaba en las plantaciones comprendí que no era así. Me dijeron que no querían españoles en Cuba, como si ser cubano no fuera lo mismo que ser español les dije. Corría el año 1898 y el Imperio Español se derrumbaba. Tuve que huir de La Habana mientras el maldito rey seguía riéndose en su sucia tumba de fría piedra. Vagué por una Europa consumida en las llamas del odio durante las primeras décadas del siglo, cansado de tanta muerte volví a América en 1929, esta vez a New York, donde invertí lo poco que me quedaba de la fortuna familiar. No salió bien. Creo que he pagado la parte de la maldición que mi padre y mi abuelo no pagaron; pero sé que las cosas están a punto de cambiar, lo sé, he vuelto a España, he vuelto a la tierra de mis ancestros dispuesto a vencer la maldición del rey, y hoy 16 de julio de 1936, un futuro prometedor se abre ante mí.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias por leerlo María, me alegro que te haya gustado. Un saludo.
    Pobre, no sabe que le espera otra guerra. La maldición continúa. Muy bueno.
  • Un relatito de novela negra...

    Catarsis...

    ¿Os imaginais entrar a tomar unos vinos a un mesón aragonés en plena guerra de la independencia española? Estais invitados, adelante...

    En un pequeño rincón olvidado de la constelación de Canis Maior, a más de 8 años luz de la Tierra, un pequeño planeta llamado Becerro orbita lenta y pausadamente en torno a su estrella binaria, Sirio. Es allí donde el joven funcionario Jarik está a punto de descubrir algo que puede cambiar el destino de la galaxia para siempre...

    Algunas personas llegan a amar con todas sus fuerzas; pero las parejas con las que compartieron sus pasiones, fueron incapaces de entender el amor que les brindaban, incapaces de comprender su propia tragedia.

    No sabemos ni el día...ni la hora...

    Quizá algún día adquiramos conciencia de especie...

    Todos los días de todos los meses desde hacía veinte años, la anciana enfilaba el camino del cementerio con su paso cadencioso, lento, decrépito...y siempre que el último rayo de luz de sol se escondía tras el horizonte la anciana se plantaba frente a la última casa al lado del cementerio y rompía el silencio de la aldea en un grito hondo, que le salía de las entrañas...¡Déjala descansar!

    Los padres de Lucas iban a marcharse de escapada a Roma y en casa, al cargo, se quedaba Lucas, un veinteañero estudiante de ingeniería informática seguidor de Juego de Tronos, enganchado al World of Warcraf y con una gran colección de muñequitos de Star Trek...

    Amor mío...

  • 30
  • 4.69
  • 144

Me gusta contar historias.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta