cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
LA MANTILLA
Varios |
08.04.15
  • 5
  • 1
  • 526
Sinopsis

 

Cuando nació Victoria, Dios la bendijo con ese don que es privilegio de unos pocos. Eso que llaman arte, duende, ángel.

Aquella mañana, las paredes encaladas de blanco de aquel patio infantil olían a incienso y a cera quemada y el color negro de las mantillas, que contrastaba con el rojo de los claveles prendidos en el pecho, eran el preludio de una nueva Semana Santa. Este recuerdo permanecería en su memoria como grabado a fuego, hasta que un día, por esos misterios de la vida, salió de su mente y se quedo inmortalizado en aquel lienzo. Un retrato que refleja la mirada pura e inocente de una niña.

¡Es increíble cómo podemos hacer que lo efímero permanezca en nuestra retina y cómo un recuerdo puede quedarse con nosotros para siempre!

Comenzó sus estudios de Bellas Artes cuando tenía la madurez suficiente para mirar la realidad de la forma que únicamente un artista puede hacerlo. Una realidad que se vuelve subjetiva dependiendo de los ojos con que se mira, y sus ojos y su corazón estaban ya dispuestos a transmitir la mirada de su alma.

Estos cuadros forman parte de una breve, pero intensa, trayectoria pictórica. Son capaces de mostrar la verdadera esencia de las cosas que cobran vida con solo mirarlas y que parecen salirse del lienzo como por arte de magia. Son la muestra de vivencias, de viajes de ida y vuelta, de callejones estrechos que se pierden al doblar la esquina, de plazuelas abarrotadas de niños, de fuentes con olor a nostalgia, de palmeras en ese paseo cuadrado que fueron testigos de sus primeros juegos. Las calles bulliciosas laten al compás de los transeúntes que pierden su anonimato y se convierten en protagonistas de un cuento con final feliz. Unos personajes que se humanizan y nos contagian el cansancio de un día de romería, la alegría del bautizo del primer hijo o la inocencia de una mirada.

Decía un sabio poeta que quienes miran con los ojos del alma saben apreciar el verdadero y único sentido de la realidad.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta