cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

14 min
La mascarilla tiene algo de burka
Reales |
27.07.20
  • 5
  • 2
  • 124
Sinopsis

Divulgativos mundos de Laura en familia

Laura y Leti: "En el 2012 velutina era una palabra desconocida para los gallegos. Aquel año empezó a sonar y se hizo desagradablemente familiar para los apicultores del Baixo Miño y de A Mariña. Esta especie de avispa originaria de Asia y cuyo nombre científico era vespa velutina nigrithorax había llegado a estas dos comarcas gallegas y desde allí había comenzado una expansión imparable. Ocho años después, y tras haberle llamado vespertina, brillantina, ghalopina, velentina, bertulina, valvulina, alienígena, siberiana y hasta cuarenta denominaciones diferentes que recogieron los servicios de emergencias, los gallegos no solo se han familiarizado sino que conocen casi a la perfección esta especie que ha colonizado ya prácticamente todo el territorio gallego. Pese a ello, ni el diccionario de la Real Academia Española ni el de la Real Academia Galega reconocen todavía la palabra velutina. Pero si hace ocho años pocos sabían qué era la velutina, no ocurría lo mismo hace cien e incluso doscientos años. Para los españoles de entonces no era una voz desconocida, aunque lo que nombraban con ella nada tuviese que ver con el insecto que ahora nos inquieta. La hemeroteca nos da las claves. Una búsqueda en el archivo hemerográfico de la Biblioteca Nacional devuelve en los años 40 del siglo XIX multitud de pequeños anuncios publicados en las revistas de la época de una "pasta velutina de malvavisco para las manos". Pocos años después, la velutina pasa a formar parte de las recomendaciones de belleza de las publicaciones especializadas, en 1869, moda elegante ilustrada. Periódico de las familias advertía: "Pareciéndonos que nuestras lectoras desearán conservar su belleza sin usar para ello artículos que puedan serles nocivos, empezaremos en nuestras crónicas a indicarles lo que, aconsejado por médicos insignes, puede ya reservar la blancura del cutis, ya la brillante cabellera de ébano, o los dorados reflejos de la rubia, empezando hoy por aconsejarles que en lugar de los polvos de arroz usados hasta el día para preservar el cutis del aire o de los ardores del sol empleen la velutina, preferible en todos conceptos". Apenas unas semanas después, a principios de julio de 1869, en esa misma revista, y firmado por Hinnova, podía leerse que "París no abdica jamás su cetro de elegancia y buen gusto y las modas francesas dan leyes al mundo entero". Entre esas leyes de belleza llegadas desde la capital francesa destacaba la de "emplear lo menos posible el carmín, y el blanco, no siendo la velutina, para evitar que el cutis se corte, ni arrugue". Pero ¿qué era la velutina? Varios anuncios publicados en aquellos últimos decenios del siglo XIX lo explican: "La Velutina es un polvo de arroz especial. Su preparación al bismuto le asegura sobre la piel un efecto saludable. La Velutina es adherente, impalpable, y absolutamente invisible: así es que da al rostro una frescura y un aterciopelado naturales. Precio, cinco francos. Una noticia ilustrada acompaña a cada caja. La Velutina se encuentra en casa de todos los principales perfumistas, y en casa del inventor. Charles Fay, 9 rue de la Paix, en París". Lo cierto es que el éxito de esta velutina, que como la actual se propagó antes por Francia que por España, hizo que pronto los fabricantes españoles se lanzasen a la conquista del mercado. En los primeros años del siglo XX fue la perfumería Calber, cuyos polvos de talco recuerdan todavía quienes rondan los cincuenta, la que monopolizó, o lo intentó al menos, el mercado de la velutina en España, según se deduce de la publicidad insertada en los periódicos de la época. La Perfumería Higiénica Calber, con sede en San Sebastián, llegó a elaborar un amplio catálogo de productos en los tres primeros decenios del siglo XX. Una de sus características fue el empeño en cuidar su imagen, de manera que encargaba sus publicidades a destacados ilustradores, como recoge el blog "El origen del mundo". También en La Voz de Galicia contrataba Calber con asiduidad sus anuncios durante los años veinte del siglo pasado. "La Velutina Calber deja una piel tan suave como la felpa. La embellece, refresca y perfuma", dice uno de ellos, publicado el 21 de agosto de 1923. "Es un delicioso regalo para una mujer", sostenía otro anuncio ilustrado en el ejemplar del 12 de agosto de 1924. Hacía solo un año que la imagen de Coco Chanel a bordo de un yate con la piel bronceada había dado la vuelta al mundo. Se dice que ahí comenzó la moda del moreno. Atrás quedaba el gusto por los cutis blanquecinos y seguramente por ello los polvos llamados velutina fueron quedando en el olvido. Modelos realizados con la tela velutina descritos en la revista, "La moda elegante ilustrada" La velutina fue también, en el siglo XIX, una tela de seda aterciopelada que se usaba para hacer prendas de vestir y para tapizar muebles. De esta acepción da testimonio otra vez la revista que daba indicaciones en aquellos años sobre cómo confeccionar chaquetas, blusas o manguitos siguiendo los dictados de la costura parisina. También en esta acepción la palabra cayó en desuso. La etimología explica la razón de esta coincidencia en el nombre de los polvos, la tela y la avispa asiática: velutina procede de un adjetivo latino cuyo significado era aterciopelado. Sin embargo, la avispa asiática no deja de ganar espacios en el territorio gallego. El objetivo es dar con el mejor método para controlarla. Su expansión en solo siete años, ha colonizado toda Galicia y ha pasado de ser un insecto desconocido a generar alarma entre la población por su presencia cada vez más intensa y por el miedo a su picadura que, aunque los expertos aseguran que no es más peligrosa que la de otras especies de avispa, ha producido ya tres muertes en la comunidad. Este es el diccionario de la velutina, cuyos términos son cada vez más familiares para los gallegos. Su nombre científico es vespa velutina nigrithorax, pero coloquialmente se conoce como avispa velutina o asiática, o también avispón asiático. Estas últimas denominaciones hacen referencia a su origen, que los científicos sitúan en el norte de la India -por tanto, en Asia-. Se le ha llamado también asesina, porque es depredadora de otros insectos, fundamentalmente de abejas, aunque este nombre se utiliza cada vez menos, quizás para evitar la alarma. En algunas regiones de Asia la velutina es criada por el hombre en cajones en el suelo, y sus larvas se utilizan,  hoy, como alimento... Enfermos, exhaustos o mal alimentados: el inédito rescate de miles de pingüinos. El número de estas aves rescatadas en los seis primeros meses del año es 30 veces superior al del mismo período de 2019... Valentino echa el cierra a la alta costura más democrática de la historia. Son tiempos de distanciamiento social y las firmas apuestan por presentar sus colecciones en desfiles virtuales... Sobre la dismorfobia, obsesión por los defectos físicos y aversión a mirarse al espejo. La víspera habíamos tenido tertulia familiar sobre fobias, al descubrir que una sobrina padece talasofobia, miedo al mar abierto. Tengo una hija con tripofobia, repulsión a las imágenes de agujeritos juntos. Mi hermana con claustrofobia y mi amigo con agorafobia me parecen de lo más normales. Las fobias son oceánicas y alcanzan a cosas aparentemente inocentes. Hay quien tiene pánico a las mariposas (lepidopterofobia), las flautas (aulofobia) o los árboles (dendrofobia). Será terrible sufrir optofobia (miedo irracional a abrir los ojos) o eufobia (a recibir buenas noticias, con lo necesarias que son). Aquí no podemos permitirnos tener ombrofobia, o sea, fobia a la lluvia. Estamos muy ansiosos y con el coronavirus detecto que aumentan la demofobia (miedo a las muchedumbres), efebifobia (a los jóvenes) y haptefobia (a ser tocado). No les recomiendo mirar ninguna lista de fobias, que las hay bien largas y curiosas. Uno creía tener ofidiofobia (aversión a las serpientes), pero ahora dudo de si también emetofobia (a los vómitos) y coulrofobia (a payasos). No me queda espacio para hablar de la rara 'mascarillafobia' guipuzcoana pero sepan que hay fobias para todo. Hasta fobofobia, fobia a las fobias. ¿Y saben cómo se llama la aversión a las palabras largas? Hipopotomonstrosesquipedaliofobia, qué mala leche (Laura)... La mascarilla castradora: qué será del sexo y el amor en el verano del Covid-19. Los veranos no son lo que eran: nos hemos hecho mayores y, encima, la mascarilla tiene algo de burka. El viejo erotismo de los julios adolescentes ya no es posible... Miguel Martín, Donostia: "La venta de entradas para el Jazzaldia desde  los primeros días ha superado todas nuestras previsiones"... Corinto está considerada como una de las ciudades más importantes de la antigua Grecia a lo largo de su historia, junto con Olimpia, Esparta y Atenas. Tiene una ubicación estratégica, entre Atenas y Esparta, y en la franja de territorio que une el Peloponeso con la Grecia Continental en el Istmo de Corinto. Es un buen destino para cualquier viaje a Atenas ya que la distancia que las separa se recorrerá en poco más de un hora en autobús. Corinto es conocida a nivel mundial por su canal, aunque guarda más lugares impresionantes merecedores de una visita. El Canal de Corinto es una vía de agua de unos 6 kilómetros de longitud que comunica el mar Egeo con el Jónico. Su construcción fue planificada hace muchos siglos, cuando el emperador Nerón comenzó con las excavaciones en el siglo I d.C, pero la construcción del canal no se llevó a cabo hasta 1881, terminándolo en 1893. Tiene varios puentes que lo atraviesan permitiendo ver la magnitud de esta obra de la ingeniería antigua, que ya en la época de los romanos determinaron que ahorraría 400 kilómetros de recorrido marítimo. En la actualidad, por sus 23 metros de ancho, no permite el paso de las modernas y grandes embarcaciones, pero sigue siendo un importante punto de tráfico. 
La ciudad antigua de Corinto es otro punto clave en cualquier visita a la ciudad. Es en esta zona donde se encuentran excavaciones y restos de la ciudad antigua que todavía se encuentran en pie, por lo que es posible admirar su belleza y magnitud. Entre estos sitios más destacados se encuentran: El templo consagrado al Dios Apolo, similar al que se encuentra en Delfos. Fue construido en el año 550 a.C y hoy todavía tiene siete de sus enormes columnas dóricas en pie. La Bema es un estrado diseñado para dirigirse al público y, según cuentan los historiadores, fue donde San Pablo predicó su Evangelio a los corintios. Por último, la Fuente Pirene, que fue construida por los griegos y remodelada por los romanos, debe su nombre a una ninfa que tenía la capacidad de inspirar a los poetas y escritores que bebían sus aguas, según cuenta la mitología. El Acrocorinto o Acrópolis de Corinto merece una mención especial. Está situado a 5 kilómetros aproximadamente de la ciudad moderna y a unos 500 metros de altura de la planicie. En el pasado era una fortaleza que tenía la función de defender frente a los ataques a la ciudad en la época bizantina y la Edad Media. En el punto de acceso, por una carretera en el lado oeste de la colina, también se encuentran excavaciones y restos arqueológicos de gran importancia, como son los siguientes: El Ágora está situado en la antigua zona comercial de la ciudad y donde el Apóstol Pablo se reunía con los ciudadanos de Corinto para predicar el Evangelio, así lo afirman la historia y la Biblia. El templo de Afrodita y el templo de Poseidón son dos importantes templos de la ciudad, que fueron construidos desde la fundación de la urbe en el año 700 a.C. En la zona portuaria de Corinto y en su paseo marítimo se pueden encontrar varios restaurantes con el auténtico toque griego. No hay que dejar de probar los platos fuertes de la gastronomía griega, entre los que destacan el Horiatiki, probablemente la ensalada griega más conocida en la que se incluyen tomates y pimientos, queso feta, aceitunas negras, pepino y otros ingredientes, el Tzaziki, una salsa de yogur, zumo de limón y eneldo que se encuentra en muchos platos principales, el Spanakópita, una especie de pastel de hojaldre con espinacas y queso feta o el Dolmadakia, hojas de parra rellenas. Tampoco hay que olvidar sus bebidas más típicas, como el vino blanco Retsina o el ouzo, el licor más tradicional del país. Loutraki es un pueblo costero de aproximadamente 11.000 habitantes que está situado en el Istmo de Corinto y es famoso por sus aguas termales. Su propio nombre, Loutraki, significa ‘termas’ y goza del encanto de sus balnearios tradicionales junto con las modernas estaciones termales. En estos espacios termales se ofrecen numerosos servicios, como baños, spas, hidromasajes… incluso su agua mineral se envasa y se distribuye por todo el país (Leti)..." 

Aritz: "Veo, hoy, en la portada de un diario, la imagen de 5 adolescentes sentados en un banco con este pie de foto, "sólo uno de estos jóvenes lleva mascarilla". Vaya. El miércoles una veintena de diputados asistieron sin mascarilla, al Congreso, a la sesión de control al Gobierno y no pasó nada. Decía G. Bernard Shaw que la juventud es una enfermedad que se cura con los años. Más bien, creo que se olvida. Desde Adán y Eva, cada generación ha expresado, convencida, que la hornada inmediatamente posterior a la suya era mucho peor. Los últimos jóvenes siempre son más egoístas y más vagos. Quizá el origen de este reproche sistemático a la juventud radica en las expectativas de sus mayores. Los padres nos exigen más a los hijos de lo que se pedían, en su día, a ellos mismos. Colocan el listón a partir de su experiencia personal, de sus deseos incumplidos y frustraciones. Tengo cuatro jóvenes amigos a los que visito o quedo intentando cruzar la frontera que separa el sistema educativo del laboral. A mis padres, no les doy ninguna envidia por el mundo al que nos toca enfrentarnos pero les tranquiliza saber que estamos mucho mejor preparados que ellos a su edad. En cualquier caso, me desconcierta que nos quejemos de la falta de civismo, de nuestra supuesta irresponsabilidad cuando han sido nuestros propios padres los encargados de inculcarnos semejantes valores. Menos mal que esas críticas son sólo un torpe desahogo porque, de lo contrario, los únicos responsables serían ésos que se hacen llamar adultos"

Sin cajón de sastre; Kfm

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 106
  • 4.57
  • 15

kerman fdez mlez/Gipuzkoa/kermanfdez@hotmail.com/ldo.CcInfc,Psico,BArtes UPV.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta