cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
LA MEMORIA HISTÓRICA 2
Históricos |
30.04.20
  • 4
  • 8
  • 309
Sinopsis

A pesar de todo, como se tenía que reconstruir al país después de la maldita  Guerra Civil y la economía empezó a despegar sobre todo en los años 60 con la llegada del turismo que generaba riqueza y pleno empleo en la sociedd, se instauró como se suele decir la cultura del trabajo. ¡Había que prosperar!

Un primo hermano de Cosme llamado Andrés que era un sujeto muy inquieto y ambicioso que estaba empleado en una tienda de calzado para salir del paso, no estaba contento con aquella labor y quería ganar más. Así que dijo adiós a la empresa, miró los anuncios económicos del periódico y a la semana siguiente ya estaba colocado en otro sitio. Pero como tampoco terminaba de gustarle lo que hacía volvió a cambiar de lugar. Entró a trabajar en una industria de productos lácteos, y con esfuerzo y tesón fue subiendo peldaños hasta llegar unos años después a ser el jefe de Ventas.

Andrés, como muchas personas en aquel entonces era capaz de trabajar diez, o doce horas diarias, y para redondear a su capital además de hacer horas extras en la casa de productos lácteos se dedicaba también al pluriempleo. Esto es. Los fines de semna se iba a hacer de dependiente de ropa de señora en unos almacenes de un amigo suyo donde les faltaba personal. Claro que cuando llegaban las mini vacaciones del verano Andrés como espabilado que era se iba con su utilitario a ligar a las turistas suecas en la Costa Brava, que tenían fama de liberales, puesto que según él las españolas no daban ni un vaso de agua y lo trataban con una exagerada displicencia.

Sin embargo, la mayoría de la población tenía muy presente a la Guerra Civil; parecía que estuviese traumatizada por aquel fatal acontecimiento, y en las conversaciones siempre de una manera o de otra surgía el tema. Mas nadie quería saber nada de política, y lo que importaba era trabajar y disfrutar de la vida.

No es cierto que la población estuviese en la resistencia contra el régimen franquista como se nos dice reiteradmente en la televisión. Pues los patronos de las medianas y pequeñas empresas estaban encantados con él. Como dicho sistema totalitario había apoyado al Capital y les cobraban unos impuestos de risa, y ademäs los patronos creían que éste les confería una especial seguridad no estaban dispuestos a aceptar ninguna crítica peyorativa a la jerarquía del momento.

Y hasta los emigrantes que venían a la capital de otros pueblos de la península huyendo de la miseria de sus lugares de origen, alababan sin reservas el sistema de fuerza política que imperaba en la nación.

 Estos emigrantes cuando llegaban a la gran ciudad con las posiblidades que ofrecía, veían que tanto los hijos mayores, como ellos mismos - los padres- no tardaban en encontrar empleo de lo que fuera; o de operario de la casa SEAT, y ésto les daba un margen para que el benjamin de la casa pudiera estudiar con una beca del Estado.

"Con Franco se vive mejor" - decían estos emigrantes-. Sólo los estudiantes, las gentes con aspiraciones políticas, o familias a las que el Régimen les había asesinado impunemente a parientes de Izquierdas, republicanos por defender sus ideas libertarias, odiaban con razón al tirano dictador.

Y seamos sinceros. Si a una sociedad se la enriquece tras muchos lustros de estar en un túnel de pobreza endémica como estaban muchas regiones de España, la gran mayoría de la población hace la vista gorda de las arbitrariedades que el gobernante pueda cometer. El caso era que el Regimen dominante tuvo la suerte de que le tocó vivir una época de una insólita prosperidad económica internacional tras la Segunda Guerra Mundial que le permitió durar  muchos años.

 Como la televisión no llegó a España hasta el año 1962 que era en blanco y negro, y tenía un solo canal, unos pocos años antes la gente se entretenía con los programas de la Radio fueran discos solicitados, concursos o culebrones en los que se lloraba una barbaridad. Incluso retransmitían obras de teatro, óperas y conciertos de música clásica. Entonces la imaginación de los oyentes volaba, volaba...

Pero lo que verdaderamente hacía soñar a la sociedad era el cine. Cada barrio de la ciudad disponía de cinco y hasta seis salas de proyección.

De manera que tanto Cosme como su mujer Aurora anhelaban que llegase el sábado por la noche para ir a ver una sesión doble en un cine del barrio en el que vivían con un bocadillo para cenar mientras se deleitaban con la película de turno, y poder evadirse aunque fuera por un rato de las preocupaciones del trabajo y de los líos familiares.

Mas este mismo deseo de soñar despierto era algo mundial. Bastantes años más tarde muchos espectadores cinéfilos pudieron reconocerse a sí mismos en la protagonista norteamericana de la magnífica pelicula de Woddy Allen LA ROSA PÚRPURA DE EL CAIRO que transcurre en en la depresión financiera del año 29, cuando ella para compensar la sordidez de su hogar y los malos tratos de su marido, va a un cine a vivir aunque sea virtualmente una historia romántica en la pantalla.

Al igual que Cosme y su mujer compartían el piso con la pesada madre de éste, las familias asimismo en aquel ayer a diferencia de hoy en día en que todo el mundo hace su vida de un modo independiente, y bajo el influjo del respeto que inspiraban las personas mayores, vivían como en una piña. Existía una clara dependencia de los unos hacia los otros. Y cuando por ejemplo el primogénito decidía tener una novia, todos los miembros del grupo familiar daban su opinión sobre la misma. Pero si la novia en cuestión no era del agrado de la familia, al joven no le quedaba otra opción que pasar por alto los negativos comentarios sobre todo de la absorvente madre y seguir adelante con los planes de su casamiento.

- Mira Roberto que esta chica no te conviene. Yo tengo muy buen ojo para estas cosas- le decía la madre al hijo una y otra vez.

- No seas así mamá. Ella es buena y trabajadora. No la conoces bien. - respondía pacientemente el tal Roberto.

También a mediados de los años 50 muchos matrimonios tenían la vieja costumbre en los días festivos, de ir a visitar a otras familias en sus casas para pasar el rato. Entonces a estos visitantes se les obsequiaba con  pastas secas y vino dulce. Tal lo habían hecho sus abuelos.

Y en un momento determinado de la tertulia se levantaba de la mesa el invitado o la invitada y decía:

- Voy al "excusado" a hacer un "río".

El "excusado" era el retrete que en muchas casas estaba en otra habitación diferente a la del lavabo. Pero en muchos inmuebles de humilde condición, este retrete estaba situado en un rellano de la escalera y era comunitario. Por eso se le llamaba la "comuna".

Todo empezó a cambiar a partir de los años 60. El concepto de libertad, la democracia que disfrutamos en la actualidad es fruto de la modernidad de aquella dorada época. Eso se reflejaba especialmente en las desenfadadas y románticas melodías que se cantaban; o el vitalista  Rock and Roll, cuyas vibraciones que eran la impronta sensitiva de aquella generación sugerían un optimismo renovado. Pero sin ninguna duda quienes propiciaron un rompedor modo de vivir fueron LOS BEATLES. Con ellos se puede decir que hubo un antes y un después.

Y en aquellos tiempos de cambios se inventaron los "guateques" que eran unas fiestas que se organizaban sea en el hogar  de un chico o de una chica en la que ponían discos para bailar. En realidad aquellas fiestas particulares eran el medio para tener una novia o un novio al margen de las discotecas, pero que sin embargo tuvieron escaso recorrido.

En aquel tiempo como en cualquier otro había su sombra y su luz. Pero todo el mundo tenía la esperanza de alcanzar un mañana mejor. Se miraba al futuro con ilusión, cosa que hoy en día no se vislumbra con la misma claridad.

 

 


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Suecas, tv en b/n, las suegras, los "alegres" sesenta,... Tópicos de un España que suenan, en gran parte, a realidad; pero, Benidorm, por ejemplo, o el actual Torremolinos, ya no son patrimonio de Paco Martínez Soria, el paletillo que se perdía en otras grandes urbes; todo tendrá su lado bueno y su lado malo, digo yo...
    Has visto mi segundo comentario? Y no pienso que seas raro, pues he conocido hombres REALMENTE raros (no hablo de sexo, sino de comportamiento). No suelo pensar nada especial, normalmente espero y créeme, con el tiempo se descubren las buenas y malas personas... pero qué te voy a decir que no sepas.
    Continúo mi comentario aquí que seguro lo ves... pues qué suerte tienes de vivir cerca de la playa, todo un lujo. Yo la tengo a más de un km, y no soy corredora, por lo que toca esperar. De Merlos, no te puedo decir nada, no sigo los culebrones de la tv, apenas la veo. Y la encuesta... se me olvidó enviarla. Ahora ya es un poco tarde. Y dormir, pues es una mala época, ya sabes, demasiadas vueltas, así que relajación con un buen libro.
    Francesc, recibe un afectuoso saludo. El recorrido histórico que expones, es muy similar a un sector en Venezuela, que aún recuerda con añoranza al régimen dictatorial de Marcos Pérez Jiménez en esa época. Refieren que mantenía el orden y la "disciplina" lo que para mi opinión fue dado por la represión que imperaba al temor . También creo que la actual dirigencia política mundial está en crisis. Algunos gobernantes no muestran idoneidad para el cargo que ocupa, Pero hay esperanzas de reinventarnos para la construcción de una mejor sociedad. Mientras tanto, toca esperar y en nuestro propio espacio, esforzarnos , para hacer de nosotros mismos la mejor versión. Un abrazo Francesc.
    Jajaja! Cómo no los ibas a comprender si eres un hombre! Pero seguro que muchas esposas de esos hombres iban también por su cuenta a... Eso sería igualdad, no? Hoy día se quiere hacer pasar por normal, y es porque las relaciones están cambiando.
    Ya hace muchos años que en nuestra sociedad hay quien piensa que tener estudios es sinónimo de inteligencia... titulitis, le llaman, no? Anda que no conozco gente, desde abogados a psicólogos, que hacen tareas administrativas... Lo que ocurre es que equiparan el bienestar con la obtención de los diversos placeres que ofrece la sociedad de consumo, y con el aparentar. Asimov fue un visionario, seguro que muchos han extraído enseñanzas de sus ideas. Si tienes la suerte de tener el mar a menos de un kilómetro, dale recuerdos míos.
    Jajaja! Lorca en catalán? Todavía hay obsesión, convicción o les sale del corazón, no lo sé, pero no se la quita ni una pandemia... En la ciudad se nota menos que en los pueblos.
    Nos hemos cruzado en los comentarios, jeje. Creo que sí que había gente traumatizada pues en casa contaban cosas de los bombardeos, la escasez y el miedo cada día. Poco a poco se fue superando y la gente iba mejorando en su forma de vivir, por eso supongo mucha gente estaba contenta del modo de vida, aunque la represión fuera tan grande. Cuando el país se abrió al mundo, ya no hubo marcha atrás y era inevitable el desarrollo de la sociedad. Por suerte! Un abrazo, Francesc.
  • Es FANTASÍA, pero no he encontrado el distintivo en la columna de los géneros.

    Un colectivo de gente espera la llegada de un vehículo de transporte pero éste tarda en llegar. No es un relato convencional, aunque también hay algo de amor. Lo escribí cuando tenía veinte años.

    Los Diarios suelen ser la trastienda del ser humano.

    La naturaleza humana, dentro de cada cultura es bastante similar entre sí.

    Un profesor de Literatura se preguntó qué habría sido de esta romántica pareja si no hubiesen muerto. Yo hallé en una Biblioteca un viejo relato en el que se explica lo que aún no se ha revelado.

    El famoso vampiro sigue estando en nuestra sociedad, aunque no nos demos cuenta de ello.

    Una mujer tiene que comentar una novela en una tertulia literaria, pero se encuentra ante una realidad social con la que no contaba.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta