cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La mirada del Mal
Terror |
19.10.14
  • 4
  • 2
  • 1023
Sinopsis

El joven hindú Bhagwan tiene que llevar a cabo un oscuro ritual de devoción a la diosa Kali, pero no saldrá como esperaba.

Cuando cayó la noche, el joven Bhagwan se escabulló en silencio. Bhagwan era un chico muy delgado, tímido y serio; sin embargo, era probablemente el más aventajado de los Discípulos de Kali. Un bindu de color rojo decoraba su frente.

En silencio, el chico entró en el cementerio musulmán. Los musulmanes comenzaban a abundar en su tierra, despreciando a Kali. Pero serían útiles aquella noche. Aquella noche, Bhagwan llevaría a cabo su iniciación.

El chico llevaba puesto sólo un sencillo salwar sucio y desgastado, y llevaba una pala casi más grande que él. Sus pies descalzos no hacían ruido; era como un fantasma que se deslizaba por la noche, hasta detenerse frente a una tumba al azar, sin nombre.

Bhagwan clavó la pala en el suelo y la pisó, hundiéndola. Después, con gran esfuerzo, la levantó. Así una y otra vez.

El sudor se acumulaba en su cuerpo raquítico. La sangre no tardó en brotar de sus pies, al clavarse el borde de la pala cada vez que empujaba. Pero continuó.

El tiempo iba pasando y la tierra se acumulaba alrededor de Bhagwan, que no descansó ni un momento. Finalmente, la pala se clavó en algo blando. A partir de ahí, fue cuestión de minutos retirar la tierra de alrededor, con cuidado de no dañar el cuerpo.

Bhagwan descendió a la tumba y con mucho esfuerzo consiguió levantar el cadáver y sacarlo fuera. Estaba bastante descompuesto, y olía realmente mal. La piel estaba apergaminada, seca al tacto y presentaba diversos colores según su grado de descomposición. El cuerpo estaba un poco hinchado y los músculos muy rígidos.

El chico tendió el cadáver en el camino del cementerio, perfectamente estirado. Después, dejó a un lado la pala y sacó del bolsillo de su salwar las tres cosas que necesitaba: una vela, pedernal y yesca.

Con sumo cuidado, se agachó frente al rostro del cadáver. Primero abrió sus ojos; después su boca y allí introdujo la vela, que encendió en pocos segundos.

Finalmente, se sentó con las piernas cruzadas sobre el pecho del cadáver y le miró fijamente a los ojos. Éstos eran opacos; hacía tiempo que no se podía ver la pupila.

El tiempo fue pasando mientras Bhagwan continuaba allí sentado. La luz irradiada por la vela le deslumbraba aunque no la mirara directamente. Pronto, su vista comenzó a cansarse.

Después empezó a ver pequeñas manchas. Durante un momento creyó que las pupilas del cadáver habían vuelto a aparecer, pero después se dio cuenta de que era sólo una ilusión. La luz de la vela era demasiado intensa para la oscuridad de la noche.

Poco a poco, los contornos de la visión de Bhagwan fueron retrocediendo en una nube negra. Con el tiempo, sólo quedó la intensa luz de la vela y los ojos. Al final, sólo los ojos.

Debían de haber pasado muchas horas. Quizá días. Sin embargo, seguía siendo de noche y la vela no terminaba de consumirse; la cera goteaba en el interior de la boca del cadáver. Bhagwan era vagamente consciente de que el tiempo había dejado de existir. Sólo existían los ojos. Dos enormes globos blancos brillando en la oscuridad absoluta.

Y entonces, Bhagwan lo vio. Vio el Mal.

Supo que estaba viendo algo mucho más antiguo y poderoso que la diosa Kali. Kali era sólo una de sus facetas; de hecho, ni siquiera era una de sus facetas en su totalidad, sino mezclada con otra personalidad e historia más compleja.

Y Bhagwan comprendió que el Mal era algo más que lo que hacen los hombres. Y que llegaría. Podría tardar años, incluso siglos, pero en algún momento llegaría aquí.

Y entonces, la vela se apagó.

Bhagwan se convirtió en el maestro de Kali más importante. Sus disciplinas tántricas iluminaron a cientos de discípulos. Su sabiduría casi se podía palpar.

Sin embargo, Bhagwan era ciego. La leyenda contaba que en los ritos de iniciación, había estado tanto tiempo sin desviar la mirada que la luz de la vela le había cegado. Pero no era cierta. La realidad era que Bhagwan se llevó el pulgar y el índice a ambos ojos y se hundió las uñas hasta dejarse ciego, porque lo que vio le impactó tanto que quiso borrar la imagen de su mente como fuera. Pero nunca lo dijo.

Bhagwan llegó a ser el maestro más sabio de toda la India. Sin embargo, nunca fue feliz. Porque mirase a donde mirase, Bhagwan sólo podía ver dos ojos. Dos enormes globos blancos brillando en la oscuridad absoluta.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 45
  • 4.36
  • 503

Escribo y lucho día a día. Tengo un blog (http://kallixti.blogspot.com). Poco más.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta