cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
LA MOTOCICLETA DE DON LUIS
Varios |
16.05.20
  • 5
  • 0
  • 1277
Sinopsis

La Comisión Vecinal del Pueblo El Edén propondrá incluir como parte del patrimonio de la Comisión la motocicleta del P. Luis, quien fuera el celebrante en nuestra capilla, los domingos, durante muchos años de este siglo.

La Comisión Vecinal del Pueblo El Edén propondrá incluir como parte del patrimonio de la Comisión la motocicleta del P. Luis, quien fuera el celebrante en nuestra capilla, los domingos, durante muchos años de este siglo.

 

En los próximos días, los nuevos integrantes de la Comisión Vecinal del pueblo El Edén, propondrán incluir como parte del patrimonio del museo de la Comisión, a la motocicleta de don Luis. Para ello fue necesario aclarar los motivos de la solicitud, la relevancia para el pueblo.

Don Jorge, uno de los integrantes recién electo, estuvo a cargo de preparar el informe sobre don Luis y su historia vinculada al pueblo, de la importancia para la comunidad.

“Muchos de nosotros, alguna vez, tuvimos la oportunidad de montarnos en el birrodado conducido por el P. Luis, sacerdote que tenía a su cargo oficiar misa, en la capilla de nuestro pueblo, los domingos de tarde…” -así comienza el mencionado informe, al cual tuvo acceso nuestra redacción. Y sí, la verdad sea dicha, más de uno de nosotros precisó ir de apuro a otro pueblo para visitar a un familiar enfermo, o para concurrir al médico, que generalmente atiende en el pueblo más cercano, que está a una larga distancia por estos caminos en mal estado.

Puede mencionarse, incluso, que más de una vez, alguien tuvo necesidad de buscar alguna correspondencia importante que no llegaba al pueblo, sino a la ciudad del Cerro Chato, pues hasta allí llegan los ómnibus con la correspondencia. También se do el caso de quien debía esperar al único micro que hacía la conexión de la capital departamental con el pueblo. Lo que ocurre cada dos miércoles, si es que alguna vez de esas no llueve de forma importante; pues de ser así, habitualmente, se corta el paso por el puente sobre el arroyo e impide el paso. Lo que ocurre más a menudo de lo que se cree. Pero es así este, nuestro pueblo.

Lo antes narrado muestra a las claras la importancia de la motocicleta de don Luis para nuestro pueblo, de lo que significaría que sea parte del museo. Dejó de andar en ella a los setenta y cuatro años. Y fue así porque se cayó por tercera vez en poco más de un año y nadie quiso que la volviera a usar, que volviera a ocurrir un accidente al cura, al único que se acercaba a celebrar cada domingo. A pesar de que no quería, de que no aflojara en su disposición a seguir andando en la motocicleta, se le regaló un automóvil pequeño. Y lo aceptó, a regañadientes.

La motocicleta quedó estacionada en el alero de la casita del cuidador de la capilla, al lado del terreno cedido para la celebración de servicios varios. En ese lugar, en la capilla, celebraba bodas, bautismos y las comuniones. Pero después, la fiesta se hacía en el terreno que era adornado con poca cosa, pero quedaba siempre lindo. No existía, como ahora, un salón parroquial. Nada de eso. Para las celebraciones importantes el veterano sacerdote traía cocoa y leche en polvo de su parroquia, que estaba en un pueblo más grande, con muchos más habitantes. De allí venía cada domingo.

Se llegó a construir un pequeño puente para que pudiera llegar por donde su moto no se atascara a causa de la creciente del arroyo. Fue idea de don Luis. Él tenía conocimiento de agricultura, de medicina, de ganadería y mil cosas más. Siempre tenía algún cuento en la manga, y con el relato invitaba a la reflexión. Es que le gustaba enseñar. Se había desempeñado como maestro en un colegio en la capital. Por esa y muchas razones más es que se desea que esa motocicleta forme parte del museo del pueblo.

Don Jorge resume bien en su informe algunas anécdotas que sería interesante rescatar para compartir con los lectores. Pues sé bien que lo que estoy escribiendo ahora, lo publicaremos en la revista del pueblo, otro logro que vino de la mano de don Luis.

“Una fría tarde de invierno, cuando el P. Luis volvía de celebrar misa en la capilla de nuestro pueblo, se encontró con el arriero don Esteban Cienfuegos, de quien nunca supe si era ese su apellido real o no. Todo un personaje que merece un capítulo aparte, en la revista de la Comisión. Lo cierto es que don Esteban tuvo la mala pata, sí, literalmente, la mala pata de su caballo de tiro. Volvía de transportar unos fardos para sus caballos, cuando el rocín se lastimó la pata. Empezó a cojear, hasta que se paró y no quiso seguir más. ¡Pobre animal! En eso salía del pueblo el viejo curita y se topó con Cienfuegos. Enseguida se percató de la situación. No dudó un instante. Le propuso enganchar el carro a la moto y lo trajo de tiro. Despacio, pero lo trajo de regreso al Edén. Cosas de don Luis que siempre se recordarán”.

Hace poco más de un mes, don Luis escribió desde un pueblo de España, donde reside, hoy por hoy. Solicitaba a la gente del pueblo que tuvieran a bien vender aquella moto suya que quedó estacionada en ese alero. Y con lo generado de la venta realizar alguna mejora en la capilla que estuviese pendiente. Se consideró en la comisión y se le informó que las reparaciones se harán, pero que la motocicleta, sería interesante que formara parte del museo del pueblo. Incluso se le envió una copia de la fotografía en la que él posa junto a varios muchachos del pueblo, allá en los años ´70, con la moto delante. Dicha foto será, también, parte del museo.

 

Noticia de última hora

Al momento de terminarse la redacción de la nota anterior para la revista acaban de informar que don Jorge, quien se dispuso a acondicionar la moto, y para ello fue a buscarla, se percató de que la motocicleta de don Luis no se encuentra donde debía, y nadie sabe dónde está. Cualquier información al respecto comunicarse con la Comisión Vecinal de Pueblo El Edén.

Pedro Buda

2019

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • -Bueno, algunas veces responden, en realidad casi siempre dicen cosas, escriben cosas. Y me contaron que en ese/este mundo en el que están, un suspiro pueden escribirse en cientos de páginas en blanco, una sonrisa en un centenar de libros, una palabra dicha por un enamorado puede sumar varios volúmenes de páginas… Cosas así.

    Cuando te llaman y no podes hacerte el distraído...

    Eran como las tres de la mañana, más o menos. La noche estaba fría, pero el fuego del brasero encendido nos mantenía un tanto acalorados... [El cuento es ficción, pero basado en un hecho real, según me contaron siendo muy chico]

    Recuerdo perfectamente cómo llamó mi atención una portera que vi, una mañana que recorría un camino en mal estado. Era una ruta provincial que ciertamente necesitaba ser reparada.

    Quizás muchos conozcan sobre la vida, allá ité, en las tierras de las largas siestas e interminables tererés; pero supongo que todos no. Por eso les acerco estas narraciones de don Arturo, un viejo conocedor de la zona y sus pormenores.

    Este texto lo escribí en estos tiempos de cuarentena, tras leer algunas notas periodísticas y utilizando ese tiempo de ocio que nos permitió escribir, un poco más, sin el apuro que conlleva nuestra vida en tiempos "habituales", por decirlo de alguna manera.

    Hay lugares vinculados a situaciones que nos marcaron de por vida... Este cuento está basado en lo que me contó alguien hace tiempo atrás...

    Me dijeron que escribiera, que escribiera un informe de la situación para dejar un registro para los seres del futuro… Ese sería el legado de los que ellos llaman “Human”

    La Comisión Vecinal del Pueblo El Edén propondrá incluir como parte del patrimonio de la Comisión la motocicleta del P. Luis, quien fuera el celebrante en nuestra capilla, los domingos, durante muchos años de este siglo.

    “Esto es cuestión de cambiar de rutina. No hay otro modo de vencer… Repito -insistió- esto es cuestión de cambiar de rutina”.

Me considero un escritor pues parte de mis días están dedicados a esa actividad. Crear o recrear situaciones y personajes es un trabajo que disfruto realizar. Firmo como Pedro Buda. También produzco el programa "Página en Blanco", escuchalo en Ivoox.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta