cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
LA MUERTE
Reflexiones |
27.09.12
  • 4
  • 12
  • 4991
Sinopsis

¿Crees en la vida después de la muerte? Me gustaría alentar un debate y ver tu opinión en los comentarios, no importando si la respuesta es positiva y negativa

 

A mi amigo Matías.

Espero poder encontrarte

más allá de la muerte

 

El momento de mayor estrés en la vida de un ser humano es el momento del nacimiento.

Según los expertos no existe un instante de angustia parecido al que tiene que tolerar cada bebé cuando llega la hora de abandonar la cómoda seguridad del vientre y ser enviado a un sitio desconocido de forma inesperada.

Toda su corta vida el no nacido se ha visto tranquilo y feliz en un mundo húmedo y silencioso. Allí ha crecido, allí ha recibido alimento y todas sus memorias y vivencias han transcurrido allí. El bebé es feliz en ese lugar y seguramente piensa basado en sus observaciones que no hay nada más y que ese es el mundo, pero un día de forma repentina algo cambia. Es arrastrado fuera de su mundo, es expulsado de forma violenta y desagradable y un sentimiento de miedo y angustia hace palpitar su reciente corazón.

Sin embargo luego del trance crítico del parto, el bebé casi siempre se encuentra con brazos amorosos y los tiernos cuidados de sus madres.

Siempre he creído que la muerte debe parecerse al nacimiento.

En ese momento sentimos angustia y temor ante lo desconocido y nos quedamos perplejos al ver que somos expulsados del único mundo que conocemos y del sitio donde hemos disfrutado tantas cosas… Y a veces me pregunto si no será la muerte el pasaje natural a otra forma de vida, a otro mundo distinto donde seremos capaces de disfrutar de algo más…

Y si esto fuera así, ¿no nos causaría la muerte menos terror?

He leído por ahí que los científicos se han lanzado a la búsqueda de la inmortalidad. Aun no encontraron la cura del cáncer ni del sida, ni hemos resuelto el conflicto en Siria, la crisis en Europa ni el calentamiento global, pero eso no ha impedido que unos cuantos esperen encontrar en los genes el secreto de la eternidad.

Otros ponen su esperanza en la biónica y creen que algún día podremos copiar nuestras memorias y personalidad en una computadora y vivir por los siglos de los siglos en un cuerpo robótico (por supuesto que esas personas no han pensado que lo que quedaría de ellos sería una “copia” y no el verdadero ser).

El terrible terror y fobia que sienten los mortales ante la muerte se hace evidente en la batalla diaria contra el envejecimiento traducido en dietas estúpidas, horas en el gimnasio, costosas cirugías plásticas y el aumento de casos de hipocondría

En otras épocas esto no era así. Los pueblos primitivos se enseñaban para enfrentar la muerte y aceptarla como una parte natural de la vida, pero nuestra cultura ha preferido no hablar y ni siquiera pensar en la posibilidad de morir.

Pero, ¿qué hay más allá de la muerte?

Hay unas personas que hablan de la existencia de una vaga fuerza o energía llamada ALMA que es una especie de programa de computadora místico que almacena nuestra personalidad, memorias, sentimientos, gustos, etc, y que sobrevive a la muerte y a la disolución de nuestros cuerpos físicos.

Aparentemente nuestro cerebro es un aparato de computadora (hardware), mientras que el alma es un almacenamiento intangible (software).  Aunque el hardware muera, el software es recuperable y es llevado a otra dimensión.

Soy el primero en afirmar la imposibilidad de demostrar que tal cosa sea cierta.

Sin embargo, si es cierto que existe un alma: ¿Cómo es? ¿A dónde va cuando muere? ¿Existe realmente el cielo o el infierno? ¿Y si esto es real entonces existe Dios? ¿Cuál Dios? ¿Jehová, Baal, Júpiter, Alá, Buda? ¿Cuál religión salvará nuestras invisibles e intangibles almas? ¿Los católicos, protestantes, mormones, musulmanes, budistas, judíos, hindús, o agnósticos?

Como siempre, hay muchas preguntas y pocas respuestas.

No obstante, yo creo en la vida después de la muerte. Esta creencia no se basa en mi visión científica y racional del mundo, ni en mi brutal sentido de la lógica, sino en la necesidad de creer que este mundo de mierda no es lo único que existe.

Voltaire dijo que si Dios no existía habría que inventarlo y yo personalmente prefiero creer que hay algo más cuando morimos porque me desconcierta pensar que no somos nada más que insectos estúpidos flotando en una mota de polvo en el borde de la Vía Láctea.

Tengo la esperanza de que cuando muera mis sentidos se harán impresionantes porque ya no estarán limitados a la maquinaria física, creo que mi memoria y mi razonamiento serán superiores a los de cualquier genio al verse libres de las fronteras del cerebro, y creo que mi alma podrá moverse con libertad en el entramado del espacio y el tiempo.

Cuando muera empezaré a vivir de verdad.

Me iré a Europa volando para ver a una quinceañera alemana bañándose, me meteré al Louvre a ver la Mona Lisa, caminaré sobre el mar, me iré a Washington a darle un puñetazo intangible al presidente americano y si me da tiempo entre mis travesuras invisibles quiero conversar con los fantasmas de Sócrates, Gandhi, Shakespeare y hasta de Kennedy.

Pero esto sólo será posible si es que hay algo más allá.

Muchos han muerto por minutos y cuentan de un túnel oscuro y una luz blanca al final de éste. Muchos incluso han dicho que ven a familiares muertos y otros más afortunados han tenido encuentros cara a cara con el mero Jefe.

Ahora yo no sé qué hay más allá de la muerte, pero de algo estoy completamente seguro… ¡Algún día lo sabré!

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No creo en el cielo ni en el infierno, tan sólo en el deseo. Nacemos para morir y morimos sólo por haber nacido. En mi vida he sentido mil experiencias, he viajado a infinidad de lugares, he conocido a multitud de personas. Pero en realidad los muros del jardín de la casa que me vio nacer únicamente se han ensanchado y yo sigo encerrado, pero llegara el día en que derribaré esos muros, seré al fin libre y poseeré el infinito.
    Escribe tus comentarios...Leí todos los comentarios y algunos son muy interesantes. Pero, nadie habla de qué Tarjeta vamos a necesitar para viajar a esos mundos desconocidos. Yo sé de una que funciona muy bien en todos: Buenas acciones.Cariños para todos.
    En el mundo serio El misterio persiste ... En el mundo de humor, se dice que un mala conducta muere y se atemoriza cuando "Alla" le comunican que va al infierno y en apenas 2 minutos al lado de las diablas se lamento y expreso ¿ Por Que no mori chiquito? jeje
    Al final siempre nos queda el deseo de un mas allá, para que esto que vemos aquí no sea todo lo que hay, para que no termine todo aquí, todo inconcluso. Pero las certezas del más allá, lamentablemente, se niegan a aparecer, y nosotros tenemos que tratar de hacer algo con nuestras vidas igual, aunque no sepamos nada de nada.
    Buda no es un dios, eh. Alá es el mismo que Jehová: la religión musulmana es un sincretismo religioso del judaísmo y la cristiandad. Lo que ocurre es lo de siempre, que llegan los litúrgicos y meten sus propias ideas (y casi siempre ideas que los favorecen a ellos). A mí me hace gracia la gente que se aferra tanto a la ciencia como la única verdad, ¡y ésta está se basa muchísimas veces en premisas! O sea, que tiene sus propios dogmas, igual que la religión. Antes te hablaba de Buda: éste decía que llega un momento en el que a uno no le pueden enseñar nada más y ha de buscar las respuestas a la espiritualidad por sí mismo. Yo creo que es una reflexión bastante acertada. Nadie puede decirte si hay Cielo o Infierno, si solo eres materia orgánica o si existe la reencarnación. Es una búsqueda intrínseca; has de estar abierto a todo y no cegarte por palabras religiosas o puramente científicas. Mucha gente ha vivido experiencias insólitas y no hay respuesta por mucho que el listillo de turno te diga “eso es sugestión; imaginación; paranoia…”. No es tan fácil. Pero tampoco hay que negar la ciencia. Nos morimos por un motivo muy lógico: la especie ha de adaptarse al medio o desaparece. La forma más eficiente es morir pronto para que esta adaptación (o evolución) sea más rápida. Esto si mal no recuerdo se lo escuché a Assimov. Y la religión puede ser un placebo a nuestro miedo a morir. Pero incluso en culturas donde no hay miedo a la muerte hay religión. El alma puede ser algo divino o algo que está ahí, que forma parte del universo como la radiación gamma o luz; como también producto de nuestra ignorancia al no encontrar una respuesta a la psique. Con toda esta contradicción quiero decir que hay tantos hechos demostrados para creer como para no creer en que hay algo más allá. Pero hay que madurar la mente y ser tolerante. Cerrarse a algo puede hacer mucho daño, ya por religión (que puede llevar al fanatismo) o laicismo (que puede conducir a un nihilismo destructivo).
    Ya leiste lo que escribió JJ Wills ? está interesante la respeusta que da a tus preguntas.
    Creo que en un comentario no podría dar un explicación.
    Escribe tus comentarios...Interesante tema el que has planteado. Yo he leído algunas cosas por la curiosidad morbosa de saber qué hay más allá. Pero, según mi opinión, todo lo que yo sepa por medio de otras personas, no me servirá de nada; es más , hasta puede ser una gran traba. Por ejemplo, leí que cuando uno muere; entra en un proceso de involución; es cuerpo se empieza a desintegrar poco a poco y a medida que esto pasa, nuestra conciencia va pasando por distintas etapas que lo hacen llegar hasta un cierto punto o umbral. Una ves llegado a ese umbral sucede un suceso muy peculiar. La conciencia está frente a frente con la fuente de todo, pero muchos le tienen miedo y deciden devolverse a sus cosas conocidas y asi entrar en el proseco de evolución hasta llegar nuevamente a la vida. Los que no huyen despavoridos ante la gran presencia es porque la reconocen y no le temen. Ahora para reconocerla uno tiene que haberla vivido en vida.;para poder reconocerla. y asi penetrar en ella y más allá nadie sabe. Lo que quiero decir con este ejemplo es que unas ves que uno llega al umbral último uno tiene que desprenderse de todo lo que sabe, de todo lo que conoce , para que eso no estorbe y te haga ir en pos de un ideal ilusorio. Y bueno muchas otras cosas más se han dicho como tú has puesto. En mi opinión personal, uno tiene que descubrir por si mismo. Saludos.
    Escribe tus comentarios...Pues que decirte, Roberto, la finitud hace desear la inmortalidad, anhelamos lo que no poeseemos. En toda la parafernalia montada alrededor de la muerte no cabe sino escepticismo. Todas esas apariciones divinas, profetas y milagros, pergeñados sobre tiempos de ignorancia, desaparecen en la modernidad, a falta de pruebas tangibles y actuales solo queda la fe o la esperanza, que no dejan de ser anhelos intangibles. En una novela de Cordwainer Smith, un experto en guerra psicológica y escritor de ciencia ficción, en la que los animales son alterados geneticamente para adquirir el don del habla, por esos mundos del Universo, un caballo qyeda atrapado en una trampa y aunque intentan rescatarlo no lo consiguen; va a morir irremediablemente. Una gatahumana le pregunta si sabe lo que significa la muerte y el caballo le responde: Si, no más caballo. Pues eso pienso yo, pero a nadie intento convencer. Porque la esperanza anima espíritus que acaso sin ella terminarían cayendo en desazón. Y ya lo dice le refran, la esperanza es lo último que se pierde.
    gran reflexión, me quedo con " tengo la necesidad de creer que este mundo de mierda no es lo único que existe" Un Saludo!
  • Un poema que escribí para mi mamá. Ayer fue su cumpleaños y no pude departir con ella por la distancia.

    Con disculpa de los amigos escritores, he tomado citas de relatos de excelentes artistas como Stavros, Lore, Venerdi, Ender, Paco Castelao e IoAd M. Este es sólo un pequeño artículo para animar el debate: ¿Cuál es mi estilo como escritor?

    Este es un soneto bastante erótico escrito en versos alejandrinos. Deseo aprovechar para enviar un saludo a los compañeros de T.R... Aquí estoy de regreso luego de una larga ausencia.

    Estamos a unos pasos del final. He querido llevar la historia a un punto de clímax aunque sé que probablemente estoy metiendo en problemas al que será el último escritor de esta aventura: el amigo Amets. Me he sentido honrado de colaborar en este proyecto y espero que esta contribución esté a la altura de las expectativas de los fieles lectores. Un saludo a todos y que la batalla continúe.

    Nueva entrega de la saga EL CETRO DE ESMERALDAS. Traté de elaborar un capítulo que armonizara con el estilo y la trama de los otros autores y al mismo tiempo que cerrara tantas puertas abiertas y que abriera algunas otras que podrían ser divertidas de explorar en el futuro. Aquí está el escrito con la máxima ambición de hacer pasar un buen rato. Ojalá sea del agrado de todos. Amigo Amets: su turno.

    Un poema al clásico modo que no tiene nada qué ver con la moderna saga de películas de vampiros afeminados.

    Un pequeño soneto dedicado a todos los escritores que me hacen el honor de leerme en esta página. Muchas gracias. Debo advertir que mi anterior escrito fue tomado más en serio de lo que corresponde a un simple guiño sarcástico. Espero que este poema me vindique y muestre que mi ánimo nunca es belicoso. Saludos.

    ¡La Muerte! Yo la he visto. No es demacrada y mustia/ Ni ase corva guadaña, ni tiene faz de angustia./ Es semejante a Diana, casta y virgen como ella;/ En su rostro hay la gracia de la núbil doncella RUBÉN DARÍO

    "El Amor nunca dejará de ser"". SAN PABLO

    Aquello que es tan familiar es lo que menos conocemos en realidad

  • 23
  • 4.56
  • 231

Escritor del libro LA PIEL DE LA LLUVIA, además de ganador del Certamen Literario María Teresa Sánchez 2017, por su ensayo LA CEGUA y asiduo lector de TUSRELATOS.COM

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta