cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La Muñeca
Suspense |
15.01.21
  • 5
  • 2
  • 391
Sinopsis

Relato paranormal basado en dos leyendas ecuatorianas.

                                                         LA MUÑECA

En un barrio pobre de Quito, Ecuador, vivía Maritza, una hermosa niña cuyos padres se buscaban la vida buscando cosas para luego hacer varios tipos de objetos y venderlas en algún mercadillo, pero no como el Mercadillo del Panecillo ni el del Otavalo sino, en el Mercado Plaza Foch.

Maritza no nació con la humildad de sus padres y por el contrario detestaba la vida que llevaba por lo cual los culpaba. Su madre hacía todo lo posible para que ella se sintiera bien y trataba de invertir parte de sus exiguas ganancias en comprarle algún vestido o par de zapatos que ella en la mayoría de las veces rechazaba por ser, según ella, cosas de shuart, nacionalidad indígena amazónica que habitan entre las selvas y llanuras de Perú y Ecuador.

Cierta noche, su madre le trajo una muñeca. La miró y después de decir que era horrorosa, la tiró en un rincón y se acostó enfadada, diciendo que nunca le traían nada bueno.

De madrugada la niña se levantó para ir al baño  sintió unos sollozos. Pensó que era su madre. Miró para el lugar que dormían sus padres y comprobó que no era ella. Entonces se fue guiando por los sonidos emitidos por alguien que lloraba y se quedó paralizada cuando vio que la muñeca lloraba. Las lágrimas le salían de sus ojitos como si fuera una niña de verdad. Se le acercó y le preguntó el porqué de su llanto.

– Nadie me quiere –dijo sin dejar de llorar

– Normal que no te quieran. Eres fea y la ropa que tienes te hace más fea todavía –dijo Maritza con arrogancia.

– Sí, lo sé, pero yo no tengo la culpa. Yo era una niña como tú y vino una bruja muy mala y sin motivo me convirtió en muñeca.

– ¿Piensas que voy a creer esa estúpida historia?

– No quiero que la creas. Solo necesito que me lleves al Hospital  Eugenio Espejo.

– ¿Por qué a ese lugar?

– Porque yendo a ese hospital puedo ser niña otra vez.

– No me interesa que seas niña o muñeca. Me da igual. – dijo con desprecio

– No te he dicho que soy hija de una de las familias más ricas de Quito y mis padres te recompensaría con grandes regalo digno de una aristocrática familia.

Maritza vio la oportunidad de salir de aquella asquerosidad, como ella le llamaba al lugar donde vivía y convertirse en una niña rica.

– Si me mientes te prenderé fuego.

Esa madrugada la niña cogió a la muñeca y se fugó de la casa. El Hospital estaba oscuro, pues hacía años que estaba en reparación. La muñeca la fue orientando por donde tenía que entrar sin ser vista. Llegaron hasta un pasillo desierto y de poca luz y de pronto cayó un rayo. La niña quedó media inconsciente y al volver en sí pudo observar que la muñeca no estaba. Se marchó maldiciendo porque había sido engañada.

Al día siguiente el padre llegó contento y dando saltos de alegría. Se había sacado la Lotería por un cupón que se encontró en la calle. Maritza estaba contenta, pues su padre compró una vieja casa en un buen barrio de Quito y le compró ropas y zapatos que jamás había tenido. La casa comprada fue reparada, menos el ascensor que funcionaba perfectamente y gracias a ello pudieron subir sin dificultad todos los muebles que iban en el segundo piso.

Cierto día, Maritza entró al ascensor y no salió. Sus padres desesperados buscaron por toda la casa y no la encontraron. Hicieron la denuncia y la niña no apareció. Al poco tiempo vendieron la casa y se mudaron para otra pequeña.

Los nuevos inquilinos de la casa enseguida tuvieron la sorpresa de una aparición fantasmal. La señora de la casa se encontró a una niña dentro del ascensor. Le dijo a su esposo que su mirada era triste y que salió asustada. El esposo no encontró nada, pero cada cierto tiempo aparecía la niña y desaparecía. Unos dicen que era Maritza y otros que era aquella muñeca que desapareció en el Hospital.

 

Pcfa

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Obrero del transporte vinculado a la literatura a través de obras escritas de teatro para colectivos obreros. Ha escrito tres libros: "Amor entre Azahares", Cuentos y Poesías de Celestino y La Sangre que Regresa (titulo anterior: El Leon Rojo Memorias de un Combatiente) .Actualmente está jubilado.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta