cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La noche se acerca
Varios |
21.04.15
  • 0
  • 0
  • 590
Sinopsis

LALALALALALLALALALALALLALALAL ALLALALALALALLALALAL ALALALALALALLALALALAAA LALALALALALALLALALA (Aquí viene el sol y yo digo: -Está bien-)

El lobo solitario que vagaba por las llanuras cerca a un poblado pequeño de gente muy humilde, veía a una casa. El lobo de pelaje blanco como luz de la luna se creía hijo de ella, más lo era sin saberlo. La luna bendecía los pasos de la fiera en la presencia de Nix, de día triste el satélite se ponía preocupándose de más por su querido hijo. En fin, el animal a través de sus ojos tenía la habilidad de poder ver tras las paredes.   

  Contemplaba cómo un chico allí desarrollaba una historia en el medio de una obscuridad que ni siquiera el mismo se atrevería estar si no fuera en la compañía de su numerosa y muy querida manada. -¿Por qué algunos humanos vagan solos sus vidas?-, se preguntaba el lobo. El chico redactaba una escritura en la cual escupía sus pensamientos y lo plasmaba en palabras escritas gracias a una hoja y un papel, también a un poco de luz que se filtraba por los diminutos agujeros de su ventana. La historia de una chica divina que cerca de la luna vivía, él estaba enamorado de ella. Siempre la veía sola cuando a la tierra se dignaba a bajar montando en un caballo de crines plateados y piel de una matiz igual a la nieve. Pero sabía que él como simple mortal nunca podría acercársela, muchos menos dirigirle las palabras que tanto anhelaba: te amo. Enclaustrado en tinieblas estaba el joven, aún así los ojos del lobo todo ven, y la alma del chico fulgurosa como, o más, que el sol la contemplo. El lobo decidió ayudar al joven.  

  En la décima noche del décimo invierno en las tierras de Asgard el animal a su madre ayuda le pidió, ella aceptó. En un corcel la joven divinidad bajó y le interrogó al lobo: -Llévame hasta tal joven, dulce animal-, y le beso en ambas mejillas. Sonrojado, la fiera guió a tal incalculable belleza a la morada del joven.   

  Una vez allí, el muchacho se encontraba afuera recogiendo leña para la noche que se aproximaba. Ambos se vieron a los ojos, él ya antes la había observado pero nunca con tanto detalle: de tés más blanca que cualquier otra cosa sobre la faz de la tierra, sus ojos color almendras y su pelo color marrón, de cuerpo traslúcido. -¿Cuánto me deseas pequeño mortal?- pregunta ella, -Desde niño he oído los relatos que los mayores nos contaban sobre todos aquellos seres transcendentales que en los astros moraban. Pero cuando supe de la tuya nunca más me intereso ninguna otra divinidad o asunto terrenal para el caso, sobretodo cuando te vi por primera vez en esa noche de luna llena en el horizonte montando tu hermoso caballo. Mis pensamientos eran tus súbditos y mis sueños ya no pertenecían más a la noche; cambiaron ahora en entregar mi completa devoción a tu  entera atención: verte jinetear por los prados de manera tan simpática y armoniosa mientras la ligera y fresca brisa recorría el ambiente: no hay nada más calmante para el espíritu que aquello-, -Veo que me quieres mucho, ¿Cuál es tu nombre?-, -Me llamo Lucas su excelencia-, decía Lucas mientras se arrodillaba. -Levántate, no te atrevas que por arrodillarte despegues tus ojos de los míos... por favor-, la ciudadana lunar sujeto de la mano derecha a Lucas y éste pronunció por última vez antes que ambos desaparecieran: -Amarte es tocar el cielo mientras sostengo tus manos...-.  

  El lobo todo ello presenció, devuelta en soledad, como lo fue el chico, fue en búsqueda de su manada.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Hola soy Lucas, ya que todos moriremos algún día aprovecho para saludarles por más que tal vez nunca conozcan mi rostro actual y mi voz, aunque por lo menos saben mi nombre pero, eso sirve de poco o nada, ¿O estaré equivocado en todo lo que digo?...

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta