cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
La partida de Daven
Fantasía |
16.08.15
  • 0
  • 0
  • 464
Sinopsis

Daven es esposa de Dyr, ella sale de la Casa de Lobos para dirigirse a la Cueva del Estruendo donde parir a su hijo. Pero partió sin dar aviso antes a Dyr, quien se enmarca en un viaje para encontrarle, pero en este viaje él muere. En ese preciso momento su hijo nace, así entonces la madre presintiendo lo peor regresa sola a casa con su hijo en brazos, en una mañana similar a la que partió.

La partida de Daven.

 

 Corría el año 484 de la tercera era, conocida como la época sombría, puesto que sombras y oscuridad descendieron sobre el valle de Berggren, provenientes al oeste del Bosque Nublado. Inundaban praderas y campos, solo una calma se sentía durante el día. Madrugada, tarde y noche la sombría neblina cubría caminos, veredas, campos abiertos, chaparrales e inclusive el bosque mismo.

 Extrañas eran las mañanas despejadas. Y fue entonces en una mañana despejada cuando el abandono se hizo inminente en la Casa de Lobos. Era temprano aún, el sol apenas si mostraba sus caireles enredados al oriente, las aves aún susurraban su profundo sueño, el rocío comenzaba a precipitarse sobre los pequeños pero fuertes brotes que surgían después del largo y gélido invierno. Fue en esa mañana cuando Dyr señor de la Casa de Lobos y protector de las Freiyas salió al sendero con ropajes a medio poner, viendo atento al camino que se ocultaba en el aún oscuro y misterioso poniente. Daven la señora de la Casa de Lobos, se había marchado.

 Sin más que pensar Dyr tomo su hacha y se encauso al oscuro y misterioso poniente, su gélido aliento se confundía con la neblina, neblina densa que no deja paso para seguir el camino. Aun así Dyr camino a paso ciego entre las penumbras y entre las penumbras el despertar de un nuevo día era más inminente, el sol para entonces acariciaba con sus suaves caireles los escarpados y fieros  pliegues de las cordilleras montañosas de Berggren, en un instante Dyr volteo la mirada al valle, la luz del sol se reflejó en sus ojos oscuros y vidriosos, reflejando la añoranza por Daven. En silencio continúo su caminar internándose en lo más profundo del Bosque Nublado siguiendo el sendero de las Freiyas, mismo que lleva hacía las Montañas Nubladas. Y en lo más profundo de las Montañas Nubladas, donde el sendero es confuso, donde las sombras causan ilusiones, Dyr exaspero, perdiendo la cordura apretó el paso y así en lo más profundo de las Montañas Nubladas Dyr cayó en silencio.

 El sendero de Freiyas era en las praderas y los bosques nublados de Berggren un camino mágico y encantador donde las ánimas de doncellas jugueteaban entre árboles, flores y pastizales, su canto es apreciable solo por quienes caminan en silencio y con calma. Pero pocos saben que en lo profundo de las Montañas Nubladas y conforme se interna en más en ellas aquel encanto se va perdiendo como el rastro del sendero. Las sombras lo invaden como también lo hacen las bestias. Pasando por el Cañón Colmillo de Dragón el sendero se divide en dos: el primero conocido como el Sendero se los Elder que conduce a los páramos claros, donde se levanta el reino de los Silvanos; el segundo sendero conocido como el Sendero de los Antiguos, tan largo como la historia de la tierra media. Nadie sabe a dónde conduce, solo las historias cuentan que a cada paso hay una bestia que protege sus secretos.

 Sin embargo Dyr bajo una terrible decisión se dirigió al Sendero de los Antiguos. Para entonces Daven acababa de ascender los riscos del cañón Colmillo de Dragón y comenzaba a descender al camino secreto que lleva a las praderas lejanas de Thourn. Lugar del Señor del Trueno de donde Daven era originaria. Ella nunca comento sus orígenes, su pasado mucho menos su futuro, siempre fue una damisela sería, acomedida, con un alma caritativa y nunca dijo a Dyr respecto de su partida. Solo tenía en mente llegar a la casa de su padre para encaminarse rumbo a la Garganta del Mundo, la montaña que rompe el cielo, llevando consigo un gran peso.

 Las cosas para ambos se tornaron difíciles, Daven llevaba un gran peso y debía encaminarse al sendero secreto de Thourn. Mientras Dyr se internaba más en el camino de los antiguos a carrera apresurada enfrentando y evadiendo a todas las bestias que se cruzaran en su camino.

 Para el quinto día de la partida de Daven, Dyr había recorrido hasta lo más recóndito del Sendero de los Antiguos, enfrentando a cada vez más bestias conocidas como Jermyns, criaturas ciegas, de buen oído y hábiles cazadoras en la oscuridad, similares a personas, con apariencia de haber sido corrompidas por las sombras y a cada paso Dyr perdía fuerzas y las esperanzas de encontrar nuevamente a su señora. Daven por lo tanto había pasado por la casa de su padre, la Casa de las Tormentas, encontrándose ascendiendo en la Garganta del Mundo, acercándose a cada paso al paraje Dyre. Así entonces ambos siguieron su camino con la finalidad de cumplir su cometido.

 Al sexto día Daven había conseguido subir al paraje de Dyre y se disponía para entrar a la cueva del Estruendo, con un dolor implacable en el vientre y su carga cada vez más pesada. Dyr presintió que Daven sufría y en un momento de exasperación alzo la mirada y elevo la voz pronunciando el lenguaje antiguo de los guardianes. Aquel grito estremeció a los jermyns y pudo así acelerar el paso dirigiéndose a un claro que se veía a lo lejos, pero nunca imagino que su grito aparte de ahuyentar a los jermyns despertaría a la peor calamidad de esa tierra, a la criatura más despiadada, una gran criatura del tamaño de un gigante, horrible como troll pero inteligente y audaz como hechicero, esa criatura tenia por encomienda no dejar pasar a nadie, cuidar aquel de ser profanado, era llamado el paraje de los Eridilt. Ante semejante enemigo Dyr hizo uso de todas sus fuerzas, con gritos de poder y fuertes ráfagas de su hacha acertando varios golpes en su enemigo. Sin embargo. Aquel gigante seguía de pie e ileso. La pelea fue fiera, pero en un último instante, en un pequeño descuido, el gigante cesto un fuerte golpe que hizo volar a Dyr cayendo frente a la entrada del paraje Eridilt, sobre el pasto cálido y húmedo yacía Dyr sangrante y moribundo. Y en la cueva del estruendo Daven peleaba por su vida, acostada en el suelo de la cueva del Estruendo con fuerzas insuficientes dio el último aliento...

 Un grito estremeció y descendió la Garganta del Mundo y otro más rompió con la calma de Eridilt. Dyr había muerto a manos de aquella y espantosa criatura guardián. El corazón de Daven presintió lo peor, pero al escuchar un llanto suave y tierno estremeció sus entrañas, el hijo y heredero de Dyr había nacido. Al doceavo día Daven se encontraba en el sendero de las Freiyas cerca de la Casa de Lobos contemplando el amanecer, un amanecer similar al momento de su partida. El canto de las aves resonaban cual los cantos de los bardos, mismos cantares despertaron a la pequeña criatura que Daven cargaba en brazos muy cerca de su pecho y al abrir los ojos la luz se reflejó en ellos, ojos oscuros, vidriosos y valerosos como los de su padre.

 Y fue así entonces como Dyr hijo de Durën señor de la Casa de Lobos y guardián de las Freiyas falleció, así también fue como Dyrën hijo de Dyr heredero de la Casa de Lobos y futuro señor de los guardianes nació. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Sin más ni menos, lo que mas importa al salir, que la mochila en la mano. ¿Qué es lo que nos llevamos? pero más inquietante ¿Qué es lo que dejamos?.

    Un breve redacción que han pasado dos jóvenes amantes.

    En el momento en que un claro llega a nuestra lúgubre vida diaria. Devolviendo todos esos anhelos perdidos, recuperando aquellas ganas perdidas. Tal vez llegara como una oportunidad o, en mi caso una clara sonrisa.

    Un interludio fugaz de sentimientos entre un joven viajero y un espíritu colmado en gracia. En cual se disponen a seguir su camino donde se es incierto el destino para ambos. Después de compartir alegres momentos.

    Daven es esposa de Dyr, ella sale de la Casa de Lobos para dirigirse a la Cueva del Estruendo donde parir a su hijo. Pero partió sin dar aviso antes a Dyr, quien se enmarca en un viaje para encontrarle, pero en este viaje él muere. En ese preciso momento su hijo nace, así entonces la madre presintiendo lo peor regresa sola a casa con su hijo en brazos, en una mañana similar a la que partió.

Al hablar de mi solo hablo de ella.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta