cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
La Recompensa
Amor |
27.09.13
  • 3
  • 5
  • 1090
Sinopsis

Historia de amor, muchas veces merece la pena esperar para disfrutar de algo muy deseado. El deseo se multiplica, y la recompensa es tocar el cielo con las manos.

Lucia salía de trabajar todos los días a las 7 de la tarde, llevaba años en esa cafetería y estaba muy a gusto, su jefe siempre decía que el día que ella saliera de allí, seria porque tenían que cerrar, se ganaba a todo el mundo con su simpatía y era una preciosidad.

Pero esa tarde era especial, muy especial, hoy hacia un año que había conocido al amor de su vida, y la había invitado a cenar. Había pasado todo el día pensando en esa cita, hoy tendría que darle la recompensa que le prometió el día que se conocieron.

Fue una noche de verano en la que Lucia salió de fiesta con unas amigas, fueron a los pubs del puerto, en esa época era donde estaba la marcha. Toda la gente acudía a esa zona y la mayoría de los turistas también, estuvieron un buen rato en la pista de baile, con un montón de muchachos alrededor de ellas, pero Lucia se agobiaba mucho con tantas atenciones, llamaban mucho la atención, eran unas bellezas, más de uno les decía que parecían los ángeles de Charlie, y era cierto, jóvenes, bellas, una rubia, otra morena y una pelirroja. Decidió salir afuera a tomar un rato el aire, y se dirigió a la barandilla que separaba el pub de la arena de la playa. Allí estaba él, Arturo, con la mirada perdida en la playa, impecablemente vestido con un traje negro pero informal, con el cuello de la camisa blanca desabrochado. Se puso a su lado y lo saludo con un "hola" tímido, el pareció volver de muy lejos cuando la miro y le contesto con una sonrisa que jamás podría olvidar, estuvieron toda la noche hablando, él intento besarla pero ella lo rechazó poniéndole la mano en el pecho, le dijo que era demasiado pronto, que había tenido varias decepciones amorosas y en tono de broma le prometió que si dentro de un año seguían juntos le recompensaría con todo, él le tendió la mano para cerrar el trato riéndose y se despidieron dándose los teléfonos, ya no volvieron a separarse. Jamás había intentado nada desde esa noche, siempre se había comportado como un caballero.

Lucia se dirigió a su casa y se arregló para estar lista cuando él llegara. A las 9 en punto Arturo llamó a la puerta, sus ojos reflejaron lo que tenía delante, ella se había puesto un vestido rojo de tirantes ajustado a sus curvas, estaba impresionante y así se lo dijo cuando le dio un beso en la mejilla; sin dudarlo, ella lo cogió por el cuello y le besó en los labios, se aparto y dijo  "tú también mi amor", llevaba un traje en gris perla y camisa blanca. Los dos se rieron y Arturo que no salía de su asombro con el beso, era el primero que ella le daba en los labios, resoplo y dijo " bueno parece que la noche promete, ah antes que se me olvide, ten esto es para ti" y le entrego un paquete que ella abrió en segundos, era un joyero en forma de corazón, lo abrió y sonó una melodía, él le dijo "cuidado no los tires", ella miró dentro, no había nada y lo miró sin entender nada, "mis besos, va lleno de los besos que he estado guardando durante este año".

Salieron cogidos de la mano, montaron en el coche y se dirigieron a cenar, la llevo a un restaurante pequeño, muy intimo, con una comida excelente; ella se pasó toda la cena disfrutando de su compañía, pero a la vez, pensaba en el regalo de él, un joyero..., la verdad, esperaba algo mas, en el postre le dio su regalo, una esclava de plata, con su nombre en la parte de delante LUCIA y en el dorso ponía TE AMO. Se la puso inmediatamente, se levantó y la beso dulce y apasionadamente, pidió la cuenta y se marcharon.

Ya en el coche, Arturo le pregunto, "¿confías en mi?", lo miró, enarcó una ceja y asintió con la cabeza, él saco un pañuelo negro del bolsillo, le vendó los ojos y le dijo " ahora relájate, tardaremos un rato en llegar, vamos a por la segunda parte de tu regalo.... y el mío" y se rio.

Lucia fue todo el camino nerviosa, dándole vueltas a la cabeza, ¿dónde me lleva? ¿un hotel? ¿la segunda parte del regalo? esto no se lo esperaba, bueno, lo del hotel quizás sí, tenía un buen trabajo, se lo podía permitir, pero ella había pensado en su casa. De repente, el coche se detuvo, Arturo salió y le abrió la puerta, la cogió de la mano y la ayudo a bajar.

Oyó como sacaba una llaves y abría una puerta, entraron, él la llevo hasta un punto y le dijo al oído, "espérame aquí y no te quites el pañuelo, ya vuelvo", sus pasos se alejaron, ella cada vez estaba más nerviosa, en unos minutos, la cogió de la mano, anduvieron unos pocos pasos y le dijo "ahora quítate el pañuelo".

Ante sus ojos apareció una de las imágenes más bonitas que había visto nunca y que recordaría toda su vida. Era la terraza de una casa preciosa, con jardín, una mesa con velas, champagne y dos copas, y una piscina rodeada de velas, con globos de colores en el agua y pétalos de rosa rojos. Sus ojos se llenaron de lagrimas, se giró, y le dijo "gracias", se acercó a él y lo besó apasionadamente. Cuando se separaron él le ofreció una copa, y brindaron, bebió un sorbo y dejó la copa en la mesa, se dirigió al borde de la piscina, se volvió hacia él y deslizo los tirantes dejando caer el vestido al suelo, no llevaba nada debajo, con su dedo índice le indico que se acercara y comenzó a desnudarlo, lo miraba a los ojos mientras lo hacía y él acariciaba su cuerpo muy despacio haciéndola temblar de deseo.

Abrazados, comiéndose a besos, cayeron al agua, sus cuerpos estaban ardiendo y el vaivén del agua todavía avivó mas la llama de la pasión. "Mereció la pena esperar" dijo él mientras tenía la cara entre sus manos y la besaba una otra vez, "si lo llego a saber no espero tanto" dijo ella riéndose mientras entrelazaba las piernas en su cintura buscando apagar el fuego que la consumía. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Gracias por leerme mikimoto, si es verdad, ademas los sueños son gratis y personales, nadie te los puede quitar. Un saludo
    Sueños de príncipes y castillos que algún día se harán realidad, porque... soñar es desear la dicha de nuestro porvenir, lo que el corazón anhela se sueña y se suele vivir, si amor es el bien deseado en dulces sueños lo encontrarás, no importa quien borre en camino, marcado está en destino y el sueño se realizará (la Cenicienta)
    tenia la esperanza de que hubiera sorpresa...
    Muchas gracias Jose Manuel, me alegro que te gusten mis relatos, un abrazo.
    Un precioso relato romántico. Me ha encantado, lo he leído en una nube. Saludos.
  • Amor, sufrimiento, drama, soledad, deseo...Son palabras con significados tan distintos, y la mayoría de veces..., tienen tanto en común. Aquí os dejo un relato en el que podríamos recogerlas todas.

    A veces, en la vida cotidiana, no valoramos las pequeñas cosas, los pequeños momentos ... Esta historia habla de una señora anciana en una residencia, y de un día que no comenzaba bien y se arreglo con uno de esos pequeños momentos.

    Todos los días vemos en las noticias gente que pasa horas esperando el concierto de sus ídolos, que lloran si consiguen un autógrafo de alguien famoso y no apreciamos a los que tenemos alrededor, personas que no son famosas pero que son verdaderos héroes, eso si, sin capa ni antifaz.

    ¿Los sueños se hacen realidad?, yo creo firmemente que si y algo así, como lo que cuenta este relato, es posible. Así que, no dejéis de soñar y no dejéis de luchar por vuestros sueños.

    Es un relato ficticio, totalmente inventado pero dadas las circunstancias y la situación en la que vivimos, el protagonista de esta historia... "Podía ser cualquiera"

    ¿Quien no ha soñado con el beso de su príncipe azul?, ese que llegue montado en un caballo blanco y nos rescate de la torre mas alta. Pues, esta historia es asi, pero en los tiempos que vivimos. Como un beso, puede darnos la vida y la felicidad que estabamos esperando.

    Muchas veces no sabemos cuando es hora de parar, cuando hemos llegado al limite, pero nuestro cuerpo se encarga de ello y en este caso, el mensaje fue claro y aprovechó la oportunidad que le dio la vida.

    Hay situaciones en la vida, en las que no sabes donde meterte, te gustaría que te tragara la tierra y que nadie te reconociera...., pero por muy lejos que te escondas...., no es posible.

    Un relato sorprendente, lleno de angustia, intriga y un desenlace inesperado.

    Historia de amor, muchas veces merece la pena esperar para disfrutar de algo muy deseado. El deseo se multiplica, y la recompensa es tocar el cielo con las manos.

  • 16
  • 4.44
  • 421

Tengo 38 años,casada y con dos hijos. Amo la música, leer, pasear, viajar y todo lo que sea divertido.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta