cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La Roma de Ratzinger y la Roma de Bergoglio
Varios |
17.12.13
  • 1
  • 2
  • 1871
Sinopsis

Recién aterrizado de Roma... me sale este relato sobre dos Papas y un momento único en la Historia.

No todos se aperciben de ello, pero hoy coexisten dos Romas en una: la de Ratzinger y la de Bergoglio. Y ambas son invisibles, pero igualmente bellas. Una es la de la pasión de la Cruz y la otra la de la alegría de la Resurrección.

 

La de la Cruz pertenece a Ratzinger, quien carga con el peso del madero pese a su aparente fragilidad. Ahora mismo, el alemán se erige desde las catacumbas y se aviene al Coliseo, para reposar un momento sobre el eco de los mártires que cantaban mientras se los comían los leones. Fortalecido con esta vibración del alma, retorna a posar su carga sobre el hombro, abriéndose definitivamente a la Roma más antigua y poderosa: cada ruina del fastuoso Foro Imperial es una estación en este particular Vía Crucis. Las antorchas las portan en esta ocasión Tito y Constantino desde sus arcos del triunfo, mientras los ángeles les susurran al oído que, en el fondo, son mortales y su éxito es pasajero. Bien aprendida tiene esta lección Trajano, quien se abaja de su columna labrada y, cual Cireneo, ofrece al viejo hombre de blanco el cáliz de paz de sus brazos.

 

También en este instante, Bergoglio florece con su alegría por el bullicio de Piazza di Navona, desde donde cruza al Campo de Fiori, entre los jóvenes que se entregan con fruición al homenaje a las copichuelas y la música callejera. Viene directo de la Piazza di Spagna y el Panteón, donde cenó en una tasca carnicera y compartió queso, jamón y vino con una pareja de ancianos de pensión errática. Su próximo destino es el Trastevere, al que llega cruzando el Puente Garibaldi. Los alumnos de Primaria de un colegio del extrarradio le reciben cantando el cumpleaños feliz.

 

Cuando el reloj da la medianoche, llega el momento. El mismo helicóptero que lo llevó al destino de convertirse en emérito, con la profética renuncia que inició una revolución singular en la Iglesia, trae a Ratzinger desde Piazza di Venezia, recogido justo en lo más alto del monumento a Víctor Manuel II. Al aterrizar en medio del Tíber, Bergoglio, al pie de la barca, recibe a su hermano con un abrazo. Poco a poco, remando con palos monumentales traídos de las basílicas de San Juan de Letrán, San Pablo Extramuros y Santa María la Mayor, los dos Papas llegan hasta los mismísimos muros vaticanos. El último tramo, a través de la Via della Conciliazione, lo han hecho directamente sostenidos por las gaviotas más gordas que uno se pueda imaginar.

 

Una vez en la Plaza de San Pedro, la multitud, que ha abandonado sin legañas la cama, se agolpa para presenciar un momento histórico: Ratzinger entrega la Cruz a Bergoglio y este, a su vez, susurra a su predecesor la entrañable letra de un villancico porteño. La sonrisa embarga el rostro del alemán, ahora sí entregado a la paz y el gozo de quien ha cumplido definitivamente su misión. Sale humo de la Sixtina, pero es del horno que prepara el banquete para la celebración. La fiesta, cómo no, concluirá con el pueblo reunido admirando la magia estática de la Fontana di Trevi.

 

Se cumple así el hecho único por el que las dos Romas se abrazan. En lo más alto de la cúpula de San Pedro, mientras las campanas estallan de esperanza, el Mediterráneo se aprecia como azul cielo. Apasionada y romántica, convulsa y eterna, Roma es Roma.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Pero bueno, todos conocemos a la mayor organización mafioso criminal de la historia. No solo por sus contactos con la mafia para el blanqueo de dinero, las inversiones en empresas de armamento (contra las que yo no tengo nada en contra, pero yo no uso doble rasero conservador), si no remontandonos más atrás, por los saqueos a la gente matandolos para consfiscar bienes, quemando a pobres curanderas por decir que son brujas. Impedir la igualdad de sexos no dejando a las mujeres acceder a cargos. Exterminar a paganos y poner las fiestas cristianas encima de las panas. Y probablemente el mayor crimen que cometieron, matar gatos diciendo que eran animales del demonio extendiendo así la peste.
    La cruz sin duda fue el escándalo del lobby gay y la grandísima cantidad de escándalos sexuales que se le venían encima al ex de las juventudes hitlerianas (aunque fuese por obligación bien podría haber elegido que le fusilasen). Así que dijo, que limpie la basura otro. Y entonces salió lo peor que podría haber salido para el mundo hispano, uno que hablase español, lo que retrasaría la civilización en gran cantidad de países. Gracias a españa en américa tienen un idioma con el que hablar desde argentina/chile hasta actualmente medio estados unidos. Por culpa de españa tienen una religión que no dudó en masacrar cultura y religiones de la zona. El nuevo será la cruz para el mundo hispano.
  • Mi primer homenaje a Unamuno en 2016...

    Todo día es bueno para homenajear al más grande de todos los poetas: el loco Don Quijote, custodio de la fraterna utopía.

    Con los héroes de Charlie Hebdo. Aunque no compartiera muchos de sus postulados ni la forma de expresarlos, ¡siempre con la libertad de expresión!

    Como cada año, mi homenaje a las ánimas de rostro global...

    Evidentemente, no manejo eso de juntar versos. Pero, desde el cariño, vaya desde aquí mi homenaje por Don Alfredo.

    Hay quien no le gusta que aquí el deporte sea un tema de inspiración... Pero yo insisto, pues además va en clave de humor. O eso pretendo.

    Unos días después, pero aquí llega mi particular homenaje a Gabriel García Márquez. Una parte de este relato es muy real, ¿eh?

    Mi homenaje al maestro Paco de Lucía, que hoy nos ha dejado muy huérfanos.

    Perdón por el tono...

    Aquí, tratando de pegar un bocado a la dura corteza que cubre este mundo nuestro para vislumbrar qué hay realmente dentro... Advierto: es una impresión muy personal.

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta