cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
La Señora Depresión.
Drama |
10.04.15
  • 0
  • 0
  • 257
Sinopsis

Esta noche me tomó de las manos y me miro a los ojos, me dijo que debía hacerlo, que debía llorar, que debía drenar esas tristezas y esos momentos melancólicos que han invadido mi vida en estos últimos meses, me dijo que debía honrarla, que debía abrazarla y amarla, intente soltarme y escabullirme, pero me tomo con fuerza y me dio un beso profundo, uno de esos besos que hacen que cada centímetro de tu cuerpo se paralice por unos segundos, pero después te hacen temblar cada terminación nerviosa...

La Señora Depresión.

Siempre intento escribir, quiero escribir todo lo que siento, creo que es una buena forma de desahogarme, de sacar todo este sentimiento que llevo por dentro, pero muchas veces es difícil, es complicado mantener este hábito de escritura, quiero poder escribir páginas y páginas enteras en una sola noche melancólica, porque considero que la melancolía es la mejor musa de inspiración que pueda tener…

Hoy, una vez más, estoy encerrado en mi cuarto con mi amiga la Depresión, una señora que se sienta a mi lado y llora todo lo que yo no puedo llorar, ella me dice muchas cosas, me habla al oído, me grita, me empuja, me golpea, me zarandea, me dice que me ama, que me odia, que la hago feliz, que la hago triste, ella con su cabello largo de color negro, con su maquillaje corrido por tanto llorar, sus ojos hinchados y su nariz roja, con su vestido sensual de gala y sus tacones altos, esa mujer que se sienta a mi lado y no deja de llorar y lamentarse, ella es la señora Depresión.

Esta noche me tomó de las manos y me miro a los ojos, me dijo que debía hacerlo, que debía llorar, que debía drenar esas tristezas y esos momentos melancólicos que han invadido mi vida en estos últimos meses, me dijo que debía honrarla, que debía abrazarla y amarla, intente soltarme y escabullirme, pero me tomo con fuerza y me dio un beso profundo, uno de esos besos que hacen que cada centímetro de tu cuerpo se paralice por unos segundos, pero después te hacen temblar cada terminación nerviosa y en ese momento tu cuerpo siente un frio que baja desde la punta del cabello hasta la punta de los dedos de tus pies, pero al tiempo sientes un calor que sube desde las puntas de los dedos de tus pies hasta la punta de tu cabello, en ese instante no logras aguantar que de tus ojos brote toda esa tristeza que guardas en tu corazón, tus rodillas tiemblan y tu corazón late de una forma particular, sientes que estas muriendo pero al mismo tiempo te sientes vivo.

Recuerdas cada momento negativo que te ha tocado vivir, cada instante de tu vida que te ha perturbado, recuerdas cada palabra hiriente que dijiste, cada palabra hiriente que te dijeron, tu mente se vuelve un mar negro de recuerdos, de ideas, de locura, pierdes los estribos, pierdes la dirección y sientes que te hundes en ese mar negro, sientes que tus manos no responden para nadar, que tus piernas son inútiles, y solo miras hacia el cielo tratando de mencionar una palabra para solicitar ayuda, pero se te es imposible porque tienes la garganta cerrada, no puedes gritar y te das cuenta que no eres tan fuerte como pensabas, te das cuenta que las cosas no son fáciles, que no puedes tomar las cosas y luego dejarlas, descubres que el karma existe y que las cosas que hagas algún día regresaran a ti, pero esos pensamientos llegan demasiado tarde porque ya estás en lo profundo de ese mar negro.

Y cuando menos lo piensas, la señora Depresión comienza hacerte el amor de una forma tan apasionada que te dejas llevar, así que la tomas por la cintura y la acercas a tu cuerpo de una forma brusca y fuerte, la miras a sus profundos ojos y le das un beso que le despierta cada sensor de su cuerpo, y mientras la besas, con tu mano derecha le acaricias su hermoso rostro y con la mano izquierda le vas bajando la cremallera de su sensual vestido de gala, luego bajas suavemente hasta besarle el cuello y dejas que las ideas vayan fluyendo, dejas que el tiempo haga lo suyo, le haces el amor y unen sus cuerpos, sus mentes, sus deseos, sus miedos, sus fracasos, sus mundos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Esta noche me tomó de las manos y me miro a los ojos, me dijo que debía hacerlo, que debía llorar, que debía drenar esas tristezas y esos momentos melancólicos que han invadido mi vida en estos últimos meses, me dijo que debía honrarla, que debía abrazarla y amarla, intente soltarme y escabullirme, pero me tomo con fuerza y me dio un beso profundo, uno de esos besos que hacen que cada centímetro de tu cuerpo se paralice por unos segundos, pero después te hacen temblar cada terminación nerviosa...

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta