cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La sombra
Ciencia Ficción |
30.12.16
  • 5
  • 2
  • 1369
Sinopsis

... Podría venir desde el cielo.

Esa mañana, había despertado más temprano que de costumbre. La noche era cerrada todavía.

Desperezándose poco a poco, decidió ir a tomar un poco de agua, y continuar durmiendo. Era domingo, y aunque se sentía bastante descansado, quería aprovechar las horas de sueño extra. Además todavía no había salido el sol.

Se colocó las pantuflas, y tratando de despegar sus ojos se dirigió a la cocina. Al pasar por la sala, observó de reojo el reloj colgado en la pared, y tomó nota mental de reemplazar las baterías del mismo. Marcaba las 10 de la mañana…

Ya de regreso en su cuarto se acostó nuevamente, pero no lograba conciliar el sueño. Maldijo a su metabolismo por no permitirle disfrutar del descanso, y encendió la televisión.

No había señal en la TV. Sólo interferencias.

Fue entonces que distraídamente observó el reloj de su mesa de luz: marcaba las 10 de la mañana…

Un poco desconcertado, volvió a levantarse, y calzándose nuevamente las pantuflas, se dirigió hacia la puerta del jardín.

Entonces se apagaron todas las luces. Era un corte de energía eléctrica. La oscuridad era total. No podía ver nada.

Con mucho cuidado, avanzó dando pasos cortísimos, y con los brazos extendidos, tratando de no llevarse nada por delante. Cuando palpó la puerta del jardín, la abrió buscando salir al aire libre, donde seguramente habría más luz que en su casa… Sin embargo estaba igual de oscuro. No se veía absolutamente nada.

En ese momento, un escalofrío recorrió toda su espina dorsal. Era aterrador. No distinguía nada a su alrededor.

Fue entonces que escuchó el primer grito. Fue un alarido desgarrador. Una mezcla difícil de diferenciar entre dolor y miedo. El grito de alguien que parecía haber sido sorprendido por algo totalmente macabro que en un solo instante terminó con su vida.

Y Andy estaba seguro de que la persona que gritó, había muerto. Especialmente porque luego del grito escuchó un ruido que solo podía asemejarse a un brusco crujir de huesos. Como si un imaginario dinosaurio lo hubiera capturado en sus fauces.

Entonces escuchó otro grito, y otro más. Era desesperante no poder ver nada para saber qué estaba pasando. No sabía de qué debía protegerse, (si es que había algo), porque no podía ver de dónde provenía el peligro.

De repente recordó que sus relojes indicaban que eran más de las diez de la mañana, sin embargo era de noche… Instintivamente miró hacia arriba, y lo que vio lo dejó completamente petrificado.

El cielo en su totalidad estaba cubierto por unas sombras de forma oblongla y rasgos indefinidos. Eran cientos… no. ¡Miles de sombras que cubrían por completo la luz del sol!

Aguzando un poco la vista, logró distinguir que cada tanto las sombras se alargaban hacia abajo, alcanzando la superficie de la tierra con una especie de apéndice larguísimo.

Muy pronto logró ver uno de esos apéndices acercándose hacia él. Se arrojó rápidamente al suelo, y breves instantes después, pudo escuchar un grito en la casa de su vecino.

Dedujo que su vecino había sido atrapado por uno de esos “tentáculos” que las sombras poseían.

Escuchó dos gritos más en las cercanías, y permaneció atento al cielo, para tratar de anticiparse en caso de que le toque a él…

Fue entonces que vio esa luz azul. Era lo único que brillaba en el cielo, y poco a poco se agrandaba. Era una luz muy intensa, pero curiosamente parecía concentrada en un solo punto, ya que no iluminaba nada alrededor. Por un instante creyó que sólo él podía verla; pero segundos después lo confirmó, cuando logró distinguir que la luz en cuestión provenía del interior de una larga garganta, coronada por una boca más grande que él, la cual se encargó en un solo y doloroso mordisco, de acabar con sus meditaciones.

Sólo sus pantuflas, quedaron como mudo testigo de su presencia.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 49
  • 4.33
  • 555

"De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo... Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria." -Jorge Luis Borges. Escribo desde que era un niño, e invento historias desde mucho tiempo antes. Mi biblioteca está super-poblada, algunos libros incluso han comenzado una revuelta para ocupar los mejores estantes. Mi fuerte es la ciencia ficción y la imaginación mi mejor herramienta; aunque dicen los que me leen que soy un escritor versátil, y puedo adaptarme a múltiples géneros con facilidad. He publicado mis escritos en múltiples sitios de internet, blogs y grupos de correo electrónico, con modesto y relativo éxito (lo de "éxito" está por verse, lo de "modesto y relativo", es indudable). También varios de mis cuentos y poesías han sido emitidos a través de diversas radios y revistas de difusión digital. Uno de mis cuentos además ha sido llevado a papel en una antología. Próximamente planeo autopublicar mi última obra: un libro de ciencia ficción que se encuentra actualmente en desarrollo, cuyo protagonista es el robot "Curiosity"de la NASA. ¡Bienvenida/o a mi mundo! Aquí encontrarás algunas de mis obras. Espero sean de tu agrado. Cualquier comentario será recibido con gratitud. Para quien quiera contactarme, ya que aquí no hay MP, mi email es: ignus@rudiv.com "Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." -Proverbio hindú.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta