cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La torre y el violín
Históricos |
11.01.16
  • 5
  • 4
  • 2259
Sinopsis

Historia y leyenda en la Guerra de Granada ( interesados en el tema pueden mirar en http://lospueblosdeaxarquia.blogspot.com.es/p/totalan.html

- Suelta el violín y ven a rezar, tunante. Es la hora de la oración.

- Con el rabel no escucha las voces del almuédano, jajaja.

- Mejor haría en hacer una hoguera con ese trasto. Así sus cabras podrían pastar en paz, jajajaja.

 

  Corría el mes de Marzo del año del Señor de 1483, y una hueste de arrogantes caballeros castellanos, acompañados de sus peones y escuderos, descendían desde Antequera sorteando los abruptos cerros hasta dar vista a la ciudad de Málaga, bastión militar, marítimo y comercial del reino de Granada e inmerso, como todo el resto del reino nazarí, en las luchas intestinas e intrigas sucesorias que lo andaban desangrando, en beneficio del estado castellano que se aprestaba a darle su último zarpazo.

   Cuenta Alonso de Palencia, cronista de los católicos monarcas, que la idea inicial que motivaba la expedición era el apoderarse, en un ataque por sorpresa, del castillo de Gibralfaro, alcázar de la ciudad; lo cual conllevaría la rendición completa del resto de la plaza, rodeada de sólidas murallas  -de la cual los nombres de sus puertas, como Puerta del Mar y Puerta Nueva perduran todavía en la toponimia local malagueña- aunque, al parecer ,fue la codicia la que al final terminó imponiéndose sobre el genio militar, por la expectativa mejor del botín que podrían obtener los castellanos con el saqueo de las ricas alquerías que se repartían por las laderas de los montes, llenos de olivos, viñas y almendros.


 Aquella mañana de Marzo, una espejeante serpiente de metal se deslizaba por entre los estrechos valles que sortean los abruptos cerros de la Hoya que rodea Málaga. A su derecha, encaramada en un risco, la villa de Comares y la majestuosa mole del Santo Pitar, cuyas laderas habían albergado durante un tiempo a alguna comunidad de eremitas mozárabes. A su izquierda el Mediterráneo, reflejando el sol de las primeras horas que reverberaba en las bruñidas armaduras de los caballeros y en los cascos y corazas de los peones, ballesteros y culebrineros  portando al hombro sus incipientes armas de fuego.


 Dice la crónica que, una vez iniciado el saqueo de las haciendas musulmanas, la tropa cristiana, cargada de botín, se desorganizó y desparramó por los cerros, siendo cercados, en las proximidades de la villa de Moclinejo, por una multitud organizada y enfurecida de agricultores  y ganaderos malagueños -congregados  en el lugar, al parecer, por los tonos musicales de un rabel que partían desde lo alto de una torre de vigilancia y que hicieron las veces de llamada de alarma-  los cuales, sin con apenas armas de verdad, sino mayormente con sus enseres de labranza y pastoreo, aniquilaron en una jornada a más de ochocientos caballeros castellanos, haciendo cautivos a más del doble y quedando el lugar en la tradición malagueña conocido desde entonces como la Cuesta de la Matanza.

   En una de las antiguas murallas árabes del castillo Vélez-Málaga, hay un mosaico en el que puede leerse: Axárquicos, recordad a vuestros hijos y a los hijos de vuestros hijos que en esta batalla venció la virtud de nuestra estirpe sobre la ambición de nuestros enemigos.  En el municipio malagueño de Totalán, unos azulejos muestran la imagen de un moro andalusí que, desde lo alto de una torre, está tocando una especie de violín. Fuera del casco de la población, la llamada Torre de Salazar permanece como testigo perenne de aquella jornada.


 Aunque sólo Dios es victorioso. Wala galib a Illa-llah.        

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 67
  • 4.53
  • 244

Siempre hay una historia que contar

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta