cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La última palabra
Suspense |
07.11.16
  • 0
  • 0
  • 743
Sinopsis

La decisión más importante de un presidente de gobierno depende del azar. ¿Podría ser esto posible? Ojalá no, sobre todo cuando faltan pocas horas para que en el país más poderoso del mundo se elija a uno que puede tomar decisiones de esta forma.

Llevaba más de una hora buscando las palabras adecuadas y precisas para cerrar la frase y el discurso, pero nada le parecía suficientemente claro o rotundo. Y lo peor es que todavía no había tomado una decisión. Si el final era demasiado blando, tanto sus conciudadanos como los dirigentes contrarios, o incluso sus propios compañeros de partido, podrían tacharlo de cobarde o apocado; pero si se excedía, las consecuencias podrían ser nefastas, incluso podría llegarse al conflicto armado, como ya había ocurrido hacía no demasiados lustros.

Sólo eran tres páginas, menos de diez minutos, de un discurso leído delante de los diputados, que sería televisado a todo el país y a muchos otros países, incluido el adversario (todavía no quería llamarlo enemigo). Quedaba menos de media hora y seguía encerrado en su despacho del congreso. Antes había hablado con sus asesores, a todos había escuchado con atención, pero les había ordenado que lo dejaran solo. Él era el presidente y la última palabra a él le correspondía.

El texto estaba sembrado de alusiones, directas o indirectas, al incidente acaecido hacía una semana entre los dos países. Estaba acostumbrado a redactar él mismo sus discursos, sobre todo los más trascendentes. Su pasado como profesor universitario, su fama de orador, su dominio del lenguaje, su claridad de ideas y su precisión conceptual le habían proporcionado una bien merecida fama y no pocas victorias parlamentarias sobre la oposición. Pero no era lo mismo enfrentarse en una contienda electoral o en la defensa de los intereses económicos del país, que estar al borde de la guerra.

Y todo por un terreno deshabitado en medio de la nada, del que apenas había oído hablar, en el que solo había piedras, algunos árboles y los restos de un minúsculo edificio semiderruido. Por desgracia, la dignidad nacional y el orgullo patrio, esas ideas que hasta entonces le habían parecido antiguas y caducas, eran enarboladas por todos, incluso por sus compañeros de partido y por sus más íntimos amigos, como una espada amenazadora. Él mismo se había sentido engañado por el otro presidente, que le había prometido en múltiples ocasiones que nunca reivindicaría ningún territorio ni invocaría antiguos derechos.

Como hacía siempre que no encontraba la frase o la idea que rondaba su cabeza, acudió a los clásicos. En las estanterías había varias decenas de libros que él mismo se había encargado de seleccionar. Eligió una conocida tragedia griega y después de leer un par de páginas le llegó la inspiración. Volvió a repasar todo lo que había escrito y redactó la frase final, que como un epitafio, cerraba de una manera abrupta el discurso: “Si quieren guerra,…tendrán…”. Cogió un papel y escribió LA PAZ. Lo cortó en dos mitades iguales, en cada una de las cuales estaba una de las dos palabras. Dobló cada trozo cuatro veces y guardó los dos papeles en el bolsillo izquierdo de la chaqueta. En el derecho guardó el discurso. En ese momento llamaron a la puerta y le anunciaron que faltaban tres minutos. Y también en ese momento se acordó de la frase de Einstein: “Dios no juega a los dados”.

A medida que iba leyendo el discurso, con su mano izquierda iba moviendo los dos papeles dentro del bolsillo. Cada vez estaba más tranquilo, porque sabía que su destino y el de su país dependían de una sola palabra elegida al azar. Un humilde artículo, que delante del verbo podría crear el caos, y el nombre más deseado. Sólo faltaban dos líneas de discurso. Eligió uno de los papeles, lo abrió, le echó un vistazo de manera disimulada y comenzó a leer la última frase: “Si quieren guerra…”

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Realidad y ficción entremezcladas. Parte de la historia es verdadera. Está hecha de recuerdos infantiles, de deseos frustrados, de sensaciones, de emociones. En eso consiste la literatura, saber elegir lo vivido, lo sentido y lo imaginado.

    Dos vidas que se cruzan en un parque. ¿Sueño, realidad?

    La vejez y la niñez se funden en un instante mágico

    La decisión más importante de un presidente de gobierno depende del azar. ¿Podría ser esto posible? Ojalá no, sobre todo cuando faltan pocas horas para que en el país más poderoso del mundo se elija a uno que puede tomar decisiones de esta forma.

    El vacío interior lleva al protagonista a intentar el suicidio. Pero, para ello, pone en peligro la vida de otras personas.

    ¿Cambiar la liturgia, las ceremonias que se repiten como una forma de agradar a los dioses o a los poderosos, puede acarrear desgracias?

    Un jugador de ajedrez que tiene poderes curativos, se dirige a un pueblo para demostrar sus capacidades. El destino no le dejará actuar, pero hay otros poderes que desconocemos.

    Cuando alguien está solo delante del televisor, con una cerveza muy fría y frutos secos, escuchando el noticiario, puede dejar volar la imaginación. Lo normal es que sea un vuelo a ras de suelo.

Maestro y orientador jubilado, defensor de la escuela pública. Amante de la buena música de cualquier época, lugar o estilo. Soy jugador aficionado de ajedrez, hago deporte regularmente, leo de forma casi compulsiva y escribo de manera ocasional sobre el azar, la suerte, la serendipia o sobre temas cotidianos, aquello que nos rodea y nos influye.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta