cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La última polka
Drama |
27.02.15
  • 4
  • 2
  • 626
Sinopsis

Las personas que estaban en la pista de baile se dividieron como si una mano invisible las hubiera separado para dejar pasar a la extraña pareja. Bocas abiertas, ojos como platos, exclamaciones de indignación. La música no cesó, al contrario, se escuchaba más fuerte...

La última polka

 

         Las personas que estaban en la pista de baile se dividieron como si una mano invisible las hubiera separado para dejar pasar a la extraña pareja. Bocas abiertas, ojos como platos, exclamaciones de indignación. La música no cesó, al contrario, se escuchaba más fuerte. Las pequeñas botas Adelita color blanco hacían juego con la blusa bombacha; su vestido circular color rosa en vez de llegar debajo de las rodillas estaba a la altura de los tobillos. Su cara negra contrastaba con ese moño gigante color fucsia.  El viudo Tomás, en cambio, se veía elegante con su traje vaquero, mascada negra y sombrero de copa alta.  Todos percibieron el fuerte olor a colonia. Él se agachaba demasiado para poder tomarla de la cintura, pero podía levantarla sin esfuerzo. Con taconazos violentos daban medias vueltas, mostrando ella su felicidad con una gran sonrisa que dejaba ver unos dientes amarillos, grandes y filosos. El viudo parecía un resucitado. 

 

         ¡¿Cómo demonios podía estar sucediendo esto?! Las miradas confirmaban los rumores del pueblo. Ella había llegado junto con el circo hace menos de un año. No se sabe cómo es que se quedó con el viudo después de que se fueron.

 

         ¡Vayan a joder a su madre, mi casa no es un circo!, ladraba el viudo a los niños que se asomaban curiosos. 

 

         Las viejas empezaron a cuchichear. Una de ellas había visto a la changa lavando trastes. Otra, con vestidos de la muertita.  Hasta llegaron a decir que lo esperaba en negligé bailando ante la radio. Pero, llegar así al baile de la fiesta patronal, era el colmo.

 

         Como hipnotizados dejaron que la pareja terminara de bailar la polka. Antes de que alguien pudiera contrariarlos, el viudo tomó de la mano a María. En la mente de todos se quedó la imagen de ella alejándose con las patas arqueadas y tomando con la otra mano unos bocadillos que estaban en una de las mesas.

 

         Las cosas no podían quedarse así. Una muchedumbre levantó al cura de su apacible sueño y se encaminaron a la casa de Tomás. Habría que hacer un exorcismo o matar a ese demonio cara negra.

         Al no abrir nadie la puerta principal, uno de los lugareños la abrió a patadas. Ya no había cosas personales. Todo había sido cuidadosamente planeado.

 

         Minutos antes el viudo le había dicho a María: “Mi chata, nos iremos a un lugar donde seamos muy, pero muy felices”. 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me quedé fly. El título, el desarrollo y luego el final sugieren cosas para pensar
    Bastante misterioso, toda una historia detrás. Me gusta el tono que has usado porque, a pesar de ser corto, te mantiene en vilo.
  • Era una locura no lucir esta segunda piel sin imperfección. Cero varices, arrugas, celulitis y estrías. Quien no ha recorrido con la mano esta piel lisa, inmaculada se ha perdido la esencia de estos días: un avatar que te permite ser lo que quieras.

    Cuando dos personas tienen una conexión se presenta la ley de la anticipación. No se requiere de un vínculo muy especial o fuerte, basta que se abra una rendija en el subconsciente de ambos.

    Esa misma noche, los tíos de Elvira se reúnen alrededor de la mesa redonda para discutir los acontecimientos, sin imaginar jamás que a algunos kilómetros de ahí, en otra casa y en otra mesa redonda, se estaba decidiendo su condena de muerte por familiares cercanos de la odiada mujer.

    Supe finalmente cuál era el infierno del soldado: un hambre que recorre el cuerpo como un látigo, un abismo que se instala en el estómago, escalofríos que te empujan a querer comer lo que sea. Pero también supe cuál era el paraíso...

    De pronto, todo lo tuvo claro: se acostaría con él. Decidió que se volverían dos mexicanos que la gente apuntara con el dedo cada vez que pasaran.

    Las personas que estaban en la pista de baile se dividieron como si una mano invisible las hubiera separado para dejar pasar a la extraña pareja. Bocas abiertas, ojos como platos, exclamaciones de indignación. La música no cesó, al contrario, se escuchaba más fuerte...

    En esta historia los contratos con sangre siguen vigentes.

    Sin darnos cuenta nuestra historia puede ser la repetición de otra. El personaje de este cuento debe tomar conciencia de esto, sino está condenado a repetirse una y otra vez.

    La vida de un hombre depende de un objeto; en realidad, el objeto y él parecen ser un sólo ser.

    La insensibilidad puede estar en todas partes, pero ¿por qué se concentra en los juzgados?

  • 14
  • 4.55
  • 323

Muchas historias las he descartado por miedo a que no fueran lo suficientemente buenas. Entonces me di cuenta que tenía que vencer esa inercia: no tengo que escribir cuentos perfectos para publicarlos. El deleite está en compartir.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta