cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
LA ÚLTIMA SIEGA 3
Drama |
03.03.13
  • 4
  • 4
  • 2471
Sinopsis

Abril entró sonriente con un soplo de brisa, húmeda y suave...

.

 

...Siete meses más tarde...

Abril entró sonriente con un soplo de brisa, húmeda y suave. La primavera era una niña, traviesa y juguetona, que pintaba con vivos colores los campos, los bosques y los sueños. Allá Arriba, desde su nueva morada, el tío Juan miraba hacia abajo buscando su aldea, miraba hacia abajo buscando su tierra. Se acabaron los mareos, no más pastillas. El tío Juan ya no sentía dolor, ningún dolor, ni hambre, ni sueño, ni frío, ni calor; no, el tío Juan ya no sentía nada, porque los muertos no sienten, los muertos sólo están, yacen, vegetan, igual que un miembro amputado perdido en el páramo inhóspito de algún lejano planeta. El tío Juan miraba hacia abajo, buscando su alma perdida, sepultada para siempre con sus campos y su aldea; miraba, miraba hacia abajo, rastreando por entre la piel viscosa del verde reptil, imaginando, sintiendo la lenta, infinita agonía del valle, el suplicio de su tierra...enterrada viva...

La noticia había aparecido dos días antes en el diario de la comarca:

El Eco del Bierzo.- De nuestro corresponsal Pedro Pidal.

UN NUEVO PANTANO: IMITANDO A FRANCO.

Ayer tuvo lugar la " brillante " inauguración del nuevo pantano, construido en el valle del río Neptuno. El muro de la presa se ha construido en el paraje conocido como " Las Hoces del Ahorcado ", en memoria del infeliz que " no pudiendo dejar sus penas, decidió irse con ellas, y al alba lo encontraron, balanceándose en la cuerda ". El acto, con masiva presencia de autoridades y público, estuvo presidido por el señor ministro de Industria y Energía. El nuevo pantano ha anegado por completo el fértil y diminuto valle. La pintoresca y antiquísima aldea de Castroviejo yace ahora, cubierta por las aguas, a más de 150 m. de profundidad. Los vecinos de la misma se han trasladado a un poblado, construido a tal efecto, en una pequeña meseta que se abre en la falda del monte Pico del Moro, unos 300 m. por encima de la aldea sumergida. En un alarde de genial inspiración sin precedentes, la nueva aldea ha sido bautizada como Castronuevo. Y digo yo, hombre, lo de " nuevo " pase, pero lo de " castro " , pues va  a ser que no.

Castroviejo debía su nombre al hecho de que la aldea actual, ahora sepultada, se levantó en el valle del río Neptuno hace más de mil años, al pie de un montículo conocido como " Pico del Castro ", que se sospecha pudo ser cuna de un antiquísimo asentamiento protagonizado por albiones y celtas, si bien no existe ni un solo resto material que lo pruebe. Por otra parte, el nombre del río, de origen romano, avala la tesis que sostiene, que sea como fuere, el valle estuvo poblado desde tiempos muy remotos.

La mayoría de vecinos aceptaron de buen grado la nueva residencia. Hubo algunos reticentes, que finalmente fueron convencidos y un caso, en especial, de un afectado que se resistió hasta el final a abandonar su aldea, " su aldea ", y  tuvo que ser evacuado literalmente a rastras. El hombre de 75 años, llamado Juan Manuel Rivera, pero que todo el mundo en Castroviejo conocía como " el tío Juan ", se encadenó a la chimenea de su casa, mientras proclamaba a voz en grito que " nada ni nadie lo echaría de su tierra " y que "nunca se iría a vivir  Allá Arriba ". Finalmente, fue necesario llamar al médico de la comarca. Llegados a este punto, hay que decir que el doctor Fausto Ferlucci, de origen italiano por parte de padre, se erigió desde el principio como uno de los principales impulsores del proyecto del pantano. Así, no escatimó medios ni esfuerzos para convencer a los vecinos de Castroviejo de que se encontraban ante el gran chollo, la gran oportunidad de sus vidas, al cambiar sus " viejas y ruinosas casuchas " por " mansiones confortables y modernas ", además de una nada despreciable cantidad entregada como " cheque al portador ". Al principio, nadie entendía muy bien el sospechoso entusiasmo del galeno. Luego, cuando por una de esas casualidades de la vida, se descubrió que el simpático doctorcito era un importante accionista de Hidroeléctrica y que su hermano Marco Ferlucci dirigía la empresa constructora del pantano, la gente ya empezó a comprender un poco mejor. Sea como fuere, el matasanos Ferlucci, logró, con más o menos esfuerzo, ganar a todos los vecinos para su causa...¿ A todos ?...Nó...A todos menos uno. El tío Juan resistió tenaz y heróicamente luchando hasta el final para defender su aldea, como los invencibles galos contra el invasor romano. Desde aquí, visto lo visto, lamentamos profundamente que el valiente labrador no dispusiera de la poción mágica de Panoramix.

Es por ello, que cuando Ferlucci asomó por el borde del tejado acompañado por la Guardia Civil, ( pantano, picoletos...¿ no les recuerda algo ?...a mí, FRANCAmente sí ) el viejo campesino reaccionó, al decir de los presentes, con tan descomunal furia, que la niña de " El Exorcista " a su lado perecería un ser angelical a medio camino entre Heidi y el osito de Mimosín. ( Aquí cito textualmente el ingenioso símil expresado por un cinéfilo, presente en un lugar de los hechos ). Al final, no sin denodados esfuerzos y tras titánica y desigual lucha, el tío Juan fue reducido tras inyectarle un tranquilizante, siendo necesarios varios hombres, jóvenes y robustos, para sujetar al indómito campesino. Desde luego, si los insultos fueran balas, la piel del " signorino  " Ferlucci hubiera servido perfectamente para fabricar unos cuantos cedazos con los que cribar el trigo. Y en mi modesta opinión, creo que sería un buen sistema de reciclaje para gente de esa calaña, pues así serían útiles al prójimo, al menos una vez en la vida.

- ¡ Cómo un roble, señora, su padre está como un roble !...

...Pueblo nuevo y nuevo médico, lástima que el viejo no esté donde está el pueblo...

- Todo perfecto, como un reloj, y son 75 años - El joven doctor López, recién salido de la facultad, desbordaba un contagioso entusiasmo digno de mejor causa.

- Pero entonces, los mareos, doctor...- Con cara de dudas, la hija miraba a su padre. El tío Juan permanecía inmóvil, las manos aferrando los brazos del sillón y la mirada vacía perdida en el infinito.

- Los mareos... - El médico reflexionó brevemente - dice que tomaba unas pastillas...a ver...deja que las vea... - La hija le enseñó la cajita - Pues claro, pero hombre de Dios, ¿ A quién se le ocurre recetarle estas pastillas ?

Viendo que el viejo campesino no le prestaba ninguna atención, el médico se dirigió a su hija:

- Su padre tiene la tensión baja y estas pastillas se la bajaban aún más. Es realmente un milagro que consiguiera mantenerse de pie. Nada, fuera las pastillas. Lo dicho, igual que un roble. Cumplirá los 100 años y aún nos enterrará a todos.

Sucedió muy rápido y pilló al médico desprevenido. El tío Juan se lanzó sobre él como impulsado por un resorte, repentinamente dotado de felina y poderosa agilidad. Las manos nervudas apresaron los hombros del sorprendido galeno sujetándolo como dos cepos de cazar lobos y la mirada temerosa del médico sucumbió atenazada por la mirada del tío Juan, ardiente y atormentada.

- Maldito matasanos, sois todos iguales. Ya sé que estoy sano, hace tiempo que lo sé...ya sé que las pastillas me hacían mal, ya dejé de tomarlas...Sí señor, sano y fuerte como un roble, como uno de esos que se han quedado allá abajo, exactamente igual...Me pudro, señor doctor, me estoy pudriendo y está todo oscuro y hace frío, mucho frío, y aquí abajo...escuche señor doctor...aquí abajo los pájaros son mudos y además muerden...los muy cabrones me están comiendo vivo...

Tan súbitamente como había comenzado terminó el inesperado arrebato. El tío Juan soltó al médico y se asomó al balcón y allí se quedó, quieto y silencioso, contemplando las aguas del pantano que se extendía a sus pies.

- Se pasa ahí todo el día y hasta por las noches - La hija del tío Juan se retorcía las manos y sollozaba quedamente.

El joven médico, con los hombros aún doloridos, meneó tristemente la cabeza, trató inútilmente de consolar a la atribulada mujer y se marchó, con el cuerpo tembloroso y el ánimo decaído.

...Agua...sangre de la tierra...Sangre...agua de la vida...agua que puede matar...vigas...piedras...caminos...cepas...robles...calellas...trigo...praderas...muertos para siempre...para siempre perdidos...Partir es morir...Morir es partir...el tío Juan mira hacia abajo... Tras la inmensa lápida esmeralda, el Gran Segador descansa satisfecho paladeando la cosecha.

El tío Juan cuenta las horas, invoca al Gran Depredador, suplica que venga a buscarlo, anhelante lo espera...piensa en en el muñón de roble, allá en el Pico del Castro, y quiere, como su viejo y añorado amigo, también él morir dos veces, ahora de veras, antes de pena...

El tío mira hacia abajo...se sienta y aguarda...no acude Él que espera...El tío Juan cuenta las horas...los días infinitos...las noches eternas...Con los calores de Julio se le acabó la paciencia...Agarra la hoz y baja por la polvorienta senda...Con el garrote (1 ) al cinto, con la mirada serena...Camina silbando alegre porque lo llama su tierra...La cosecha ya está a punto...El trigo maduro espera...Todo está preparado para....................

........................la Última Siega........................

                                      FIN

( 1 ) : Palo corto y aguzado que se usa para amarrar los manojos de trigo.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me quedaba por terminar este capítulo de las tres entregas. Llegas al desenlace y me sorprende con las pretensiones del Doctor italiano... ya sabemos que de las expropiaciones y demás siempre detrás hay una mano poderosa que se queda con la sangre de tus antepasados, los recuerdos etc. Una buenísima historia de Castroviejo, aquel pueblo que quedó sepultado bajo sus aguas para siempre. Mis disculpas de nuevo por no saber esperar a que terminases la historia. Besos.
    Gracioso el guiño del paréntesis, aunque descoloca de la trama por momentos. Un giro inesperado para concluir la historia, con la inclusión de los planes del doctorcito. :)
    Hola compañero, bienvenido al grupo. Me ha gustado la historia.
    buen comienzo, a mí ya me ha enganchado
  • Las guerras dejan muchas heridas; a veces, las peores son aquellas que no se ven...

    Desde siempre, las noches de Luna llena han sido escenarios abonados donde germinan las historias más singulares...

    42 minutos....2.520 segundos....ni uno más, ni uno menos... es el tiempo que tiene José Villamañe para localizar el cofre con los 7 lingotes...

    HORA: 20.00…Transcurrido: 660 min…Restante: 117 min.

    HORA: 18.40…Transcurrido: 580 min…Restante: 197 min. José Villamañe tiene algo más de 3 horas para encontrar el cofre con los 7 lingotes de oro.

    Y en búsqueda de los 7 lingotes, llegamos al capítulo VII. A medida que se acerca el final, la carretera se empina cada vez más y las curvas retorcidas se vuelven más traicioneras por momentos...

    Cada vez más cerca, cada vez más cerca...pero aún tan lejos...cuidado...porque el tiempo es oro...

    Enigma tras enigma, José Villamañe sigue aproximándose a ese tesoro oculto...

    Paso a paso, enigma tras enigma, minuto tras minuto, José Villamañe sigue acercándose al preciado tesoro con un valor estimado de 252.000 euros.

    José Villamañe continúa la carrera contrarreloj para descifrar los enigmas que le permitan encontrar el cofre con los 7 lingotes de oro.

  • 121
  • 4.55
  • 227

Desde niño, he tenido en los libros a mis mejores amigos y "quién tiene un amigo, tiene un tesoro " ; al día de hoy, sigo buscando cofres enterrados y disfrutando del botín. Os invito a conocer mi blog: castroargul3.blogspot.com.es

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta