cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La verdadera libertad.
Varios |
04.01.15
  • 5
  • 1
  • 1216
Sinopsis

(Mi hermano es quien escribe aquí, yo solo público alguno de los relatos de su libreta cuando él no puede por cuestiones de salud…..)

Caminaba por el desierto vislumbrando a lo lejos su destino, grito con fuerza sin mirar por si alguien pudiese ver su comportamiento anormal, antes si lo hubiese hecho, ahora no.

Miro sus muñecas y se sintió libre, tenía 43 años y por fin consiguió tener la confianza necesaria para despojarse de las cadenas que nos fabricamos todos a estas alturas de la vida.

Las cadenas de aquello que se esperaba de él, del trabajo que debía desempeñar por haber nacido en aquella familia, de las miradas y cotilleos por no haber querido casarse como se esperaba todo el mundo.

Llego a su destino y se sentó en la arena buscando la sombra como todos sus compañeros, miro sus manos agrietadas por el trabajo físico que desempeñaba desde hacía unos meses, se meso la barba que estaba alcanzando una proporción considerable y se levantó para comenzar una jornada más mientras recordaba las palabras del capataz.

  • Perdone que le insista por tercera vez pero es la primera vez que me ocurre con alguien y llevo trabajando en esto más de treinta años.

Usted, un Europeo quiere trabajar sacando escombros y arena como un peón más para dejar a la vista la pirámide que hemos encontrado en esta explanada.

  • Sí.
  • Comprenderá usted que el sueldo es el mismo que para todos los demás y las condiciones de trabajo igual.
  • Si
  • Venga usted mañana entonces.

Desde aquel día habían pasado ya nueve meses, alquilo una pequeña casita que poder mantener, no tenía móvil ni ordenador ni ninguna de las cosas que antes se le antojaban imprescindible.

Se sentía más realizado sacando espuerta tras espuerta de arena sin saber qué maravilla podían encontrar bajo el desierto, que cuando cerraba tratos con multinacionales ganando miles de euros.

Sintió una leve punzada en el corazón, paro un momento su trabajo, respiro hondo unos segundos y cuando se sintió mejor continuo sacando aquella arena que parecía no acabarse nunca.

La jornada termino y se dirigió a su casa, allí en la entrada de la casa se encontraba la casera, saco de su bolsillo parte de la paga y le pago la mensualidad del alquiler renovando el contrato verbal un mes más.

Aquella mujer no entendía porque la renovación tenía que ser cada mes y no hacia como todos los demás alquilándola por año, pero él no tenía ganas de explicar a nadie que hacía 5 meses que había expirado la esperanza de vida que le habían dado todos los médicos de su país.

Se preparó algo de comer y  subió a la azotea de su casa , la noche había haciendo desaparecer el poblado en su mayor parte, alzo la vista y miro el cielo contemplando el más bello de los tapices, bajo la cabeza y miro al horizonte y contemplo a lo lejos las pirámides iluminadas por los focos; cerro los ojos presa del cansancio para no volver a abrirlos nunca más, muriendo como el había decidido.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy bueno!!
  • Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Mi hermano Jero (Cometa) es quien escribe aquí, yo publico los relatos de su libreta aunque no de forma cronológica y valoro otros para poder seguir publicando mientras él se recupera

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

    Con el tiempo he preferido los relatos que destaquen preferiblemente el interior de cada personaje más que sus vivencias en sí, ya que creo que ese es un mundo tan grande como intensas las historias, creando la pregunta eterna ¿realidad o ficción?

  • 1039
  • 4.66
  • 191

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta