cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
LA VIDA ENFILTRADA
Suspense |
03.11.12
  • 4
  • 6
  • 5690
Sinopsis

EN EL FONDO, LA VIDA SE DISIPA RÁPIDO, COMO EL HUMO.

"Un cigarro humea entre dedos, observo el resplandor que habita dentro y veo el infierno. Pero es bonito, es casi tan perfecto como su alineación dentro del paquete"

 

Es posible que tú también fumes. ¿Has pensado alguna vez cuanto de tu vida malgastas desde que enciendes un cigarrillo hasta que lo desprecias vilmente, previamente saboreado?. Yo ni siquiera me lo había planteado hasta este momento. ¿Cuánto hemos fumado?. Un cálculo rápido nos lo puede indicar. Yo ahora mismo dispongo más o menos de ese tiempo, no mucho más por lo que tengo delante mío. En el trabajo no puedo fumar, espero que tú tampoco, pero la ansiedad me obliga a fumar repetidamente durante el resto del día. Más o menos quince al día, algo de lo que puedo estar orgulloso y a la vez puede indicarnos lo mucho que fuma el resto del mundo, o cuanto mienten al decir que más de una o dos cajetillas al día. ¿De dónde sacan el tiempo? Quince cigarrillos al día, incluyendo un compendio equitativo de fines de semana, festivos, fiestas diversas y diversos actos de nerviosismo acusado, y por supuesto horas de sueño, que no de vigilia, días de enfermedad, zonas de  provocada vergüenza y de no fumadores, imposibilidades varias de poder hacerlo, como días de excesivo calor, por ejemplo. Cierto es que la proporción no es adecuada, ya que el insomnio contradice la famosa premisa mal calculada que nos cuenta que dormimos un tercio de nuestra asquerosa vida. Seguro que recuerdas aquella noche que volviste de aquella fiesta tan divertida y que cuando entrabas en casa te diste cuenta de que ningún cigarro ocupaba el interior de la cajetilla, aunque estuviese doblado, con el filtro de esponja medio fuera, o incluso, maldita dependencia, el dichoso partido en dos. Exacto, fumamos más de lo que imaginamos. Estarás de acuerdo conmigo que siempre fumamos más de lo que contamos, por eso mentimos tan a menudo. Añadiremos un quince por ciento al total, el quince por ciento de la mentira. Quince al día, repito, son cuatrocientos cincuenta al mes, y por lo tanto cinco mil cuatrocientos filtros consumidos al año. Cinco mil cuatrocientos más su quince por ciento nos resulta un total de seis mil doscientos diez , que aparentemente no parece que sean muchas dosis de alcaloides, alquitranes y otras drogas enmascaradas en un indefenso papelito con forma de indefensa, si tenemos en cuenta, por ejemplo que un solo mes de tu vida son en realidad trescientos treinta y un mil doscientos minutos. Pero no trato de confundirte, tan culpable eres si fumar es un delito. Para ir acabando las cuentas en un año abré prendido fuego a trescientas diez cajetillas y media, que para ser sinceros, si que parecen bastantes, es curioso que cuanto más corto se escuha un espacio de tiempo, más asusta. Y aunque no quiera creerlo, el haber fumado tantas o tan pocas cajetillas en un año puede que me cueste la vida. No, no es una obviedad. El mes pasado contraje una deuda de juego, maldito vicio, con una especie de banda que nunca creí pensar que estuviera compuesta por criminales. Después de muchas evasivas, carreras, amenazas y palizas, parece que ha llegado el momento, o eso piensan estas horribles bestias que me zarandean en este momento, de que pague por mis pecados. Pero lo que ellos no sabían hasta que han desvalijado mi humilde apartamento es que no puedo pagar la injusticia, que por si no lo había dicho asciende a unos mil trescientos. Cuando me han pedido explicaciones no he sabido que gimotear, porque sinceramente no estoy tan imbécil como para decirles que su dinero se ha esfumado. Es decir, ahora mi vida es equitativa en valor a lo que he fumado en este año, pero, parece ser que estos matones no sabrían que hacer con tanto filtro humeante, y han decidio unanimemente, que mi vida saciará mas gustosamente su dependencia. Ellos si que han respondido sinceramente, rompiendo uno de mis brazos. Llorando, implorando como quien se sabe que va a ser acribillado les he pedido un último deseo, al que han accedido jactándose con desagrado, pero al menos han accedido. Estoy apurando hasta el límite mi último deseo, ya siento el punzante calor sobre las yemas de mis dedos, y después de haber realizado, creo que correctamente las cuentas que ya te dije, nada queda por hacer en mi vida más que reírme de la desgracia, a lo que ellos responderán...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sublime. Tan jodidamente bueno que a veces das asco. Me encanta leerte!
    muy, muy, muy bueno :) como fumadora y personalidad propensa a la adicción te felicito!!!
    Me ha encantado. Tu narrativa embauca. Me has sorprendido muy gratamente, por supuesto!!!
    Debo reconocer que me ha sorprendido este relato muy gratamente, una lectura clara y rápida, sin palabras demasiado rebuscadas, he percibido alguna redundancia, pero en general me parece un buen relato. Es un cambio de registro total a lo que nos tenías acostumbrados... Enhorabuena.
    Fumar o esfumar(se). Un relato que es puro vicio. Saludos.
    Escribe tus comentarios...Cambio de tercio, o cambio de registro que me sacó una sonrisa entre la lluvia. Empírica demostración de que el tabaco, mata. Además, sin tabaco se corre más. Esta muy bueno el relato. Saludos.
  • Es tan grande la imaginación del deseo que al sufrir la herida de la realidad, directa y rápida, el osado aliento capaz de explicar tal sentimiento sólo será escuchado lastimosamente.

    Después de un año, y para ponerme las pilas, sencillo relato. Para Clody, sé que andas cerca...

    Es como el eco, no hace falta que estés delante de mí para recordarte.

    He nacido para equilibrar el mundo...

    SIGNIFICADO DEL NOMBRE SONIA: VARIANTE ESLAVA DE ORIGEN GRIEGO DEL NOMBRE SOFIA, LA QUE TIENE SABIDURIA. AMABLE, RACIONAL, DULCE, GENEROSA... ESTO ES PARA TI, TOYITA.

    LA MEMORIA NO ENTIENDE EL PASO DEL TIEMPO, Y ANCLADA NOS RECUERDA CON LATIGAZOS LA CULPABILIDAD O LA COBARDIA

    EN EL FONDO, LA VIDA SE DISIPA RÁPIDO, COMO EL HUMO.

    MI RECUERDO TRAZA IMAGEN DE SU ESPALDA A CADA CENTIMETRO QUE AVANZA POR SU PIEL...

    SOÑANDO UN JUICIO EN EL QUE JUEZ, JURADO Y TESTIGOS ES LA MISMA PERSONA, LA MISMA MUJER, ESE AMOR JAMÁS CORRESPONDIDO...

    Y SI, ES CIERTO QUE ALGO FALTA...

  • 47
  • 4.54
  • 158

ir descalzo, café y cigarro, el frio abrigado, la lluvia, la mirada, otro café con cigarrillo por favor, los gatos y en especial las gatas aunque renieguen de serlo, los folios nuevos,

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta