cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¡La vida es tan bella!
Fantasía |
22.12.16
  • 4
  • 1
  • 1182
Sinopsis

Las apariencias engañan...

[...]

y de repente, mientras atravesaban el río, el escorpión picó a la rana. Ella sintió un dolor agudo y percibió cómo el veneno se extendía por todo su cuerpo. Comenzaron a fallarle las fuerzas y su vista se nubló. Mientras ambos se ahogaban, le quedaron fuerzas para gritarle al escorpión:

«¡Lo sabía!. Pero... ¿Por qué lo has hecho?»

El escorpión respondió: «No puedo evitarlo. Es mi naturaleza»

..........................................................

Esopo. "Fabula del Escorpión y la Rana"









La tranquilidad que reinaba en el cuarto, contrastaba con la violenta tormenta que se abatía sobre el tejado.

La ventana dejaba escurrir las gotas, y ese era el único sonido (además del viento), que se podía escuchar en ese apacible y solitario lugar.

Dice una leyenda perdida, que en aquellos sitios donde los seres humanos no están presentes, las plantas y los objetos cobran animación. Como si se tratara de espías de incógnito, permanecen rígidos ante la presencia de la especie dominante; pero la realidad es muy distinta al encontrarse solos.

—Mira —Estaba diciendo una de las rosas a otra de sus compañeras— ¿Tú crees que sienta vergüenza?

—No lo creo —sentenció la otra— no me cabe duda de que no siente absolutamente nada.

Ambas flores habían orientado sus tallos hacia una mesa, sobra la cual descansaba una pistola Bersa, calibre 9mm.

La pistola, haciendo caso omiso de las habladurías de las flores, estaba completamente absorta en las gotas que se deslizaban por la ventana. ¡Eran tan hermosas! Cada una, como si se tratara de algún tipo de organismo unicelular, vivía su existencia durante los pocos segundos que tardaba en atravesar la ventana. Luego morían y se unían a una entidad mucho mayor: el charco.

Entretanto, las flores continuaban cuchicheando:

—Tan rígida ella. Estoy segura de que no tiene ni por asomo algo parecido a un corazón. Jamás podrá apreciar la belleza como nosotras.

—Sí. Además es... metálica. Es fría por naturaleza. Y de tersura... ¡ni hablar!

La pistola, aunque escuchaba la conversación, continuaba sumergida en sus pensamientos:

«—Si ellas supieran...» —Pensaba— «A menudo siento que me hubiera gustado ser una flor. ¡Ellas tienen una existencia tan diferente! Simplemente se dejan admirar y permiten saborear su aroma. Todo el mundo las quiere, en cambio a mí... Prefieren tenerme lejos. ¿Por qué no pueden entender que bajo este manto metálico puede haber un ser que siente y sufre? ¿Es tan difícil pensar que puedo tener un alma como todos los demás?»

Apesadumbrada, la pistola continuaba viendo caer las gotas. Tal vez le hubiera gustado una existencia tan efímera como esa. Disfrutar del descenso a través del cristal, aprender a valorar la vida, que es tan corta, y tan intensa...

Pero debía aceptar la realidad. Se trataba de su naturaleza. Ella estaba hecha para eso. No tenía por qué sentir vergüenza...

El hombre había llegado esa tarde de lluvia, empapado, pero feliz porque traía un ramo de rosas para la chica. Grande fue su sorpresa al encontrarla con otro... Sin poder resistir la indignación, disparó contra ellos repetidas veces, y luego se fue, dejando la pistola sobre la mesa, y las flores al pie de la cama.

Algunas gotas del rojo elemento estaban comenzando a caer sobre las flores.

La pistola sonrió por lo bajo, viendo como las rosas se debatían por evitar el fluido carmesí.

«—¡Qué pena!» —pensó la pistola, mirando distraída hacia la chica—. «Sus hermosos ojos color de agua, rígidamente abiertos, y apagados por siempre, ya no podrán apreciar la belleza de la lluvia... ¡La vida es tan bella!»

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 49
  • 4.33
  • 548

"De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo... Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria." -Jorge Luis Borges. Escribo desde que era un niño, e invento historias desde mucho tiempo antes. Mi biblioteca está super-poblada, algunos libros incluso han comenzado una revuelta para ocupar los mejores estantes. Mi fuerte es la ciencia ficción y la imaginación mi mejor herramienta; aunque dicen los que me leen que soy un escritor versátil, y puedo adaptarme a múltiples géneros con facilidad. He publicado mis escritos en múltiples sitios de internet, blogs y grupos de correo electrónico, con modesto y relativo éxito (lo de "éxito" está por verse, lo de "modesto y relativo", es indudable). También varios de mis cuentos y poesías han sido emitidos a través de diversas radios y revistas de difusión digital. Uno de mis cuentos además ha sido llevado a papel en una antología. Próximamente planeo autopublicar mi última obra: un libro de ciencia ficción que se encuentra actualmente en desarrollo, cuyo protagonista es el robot "Curiosity"de la NASA. ¡Bienvenida/o a mi mundo! Aquí encontrarás algunas de mis obras. Espero sean de tu agrado. Cualquier comentario será recibido con gratitud. Para quien quiera contactarme, ya que aquí no hay MP, mi email es: ignus@rudiv.com "Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora." -Proverbio hindú.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta