cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La viuda negra (continuación, aun falta mucho para el final)
Suspense |
07.01.08
  • 3
  • 4
  • 2037
Sinopsis

SIENTO LA TARDANZA PERDONARME... SORRY. LA SIGUIENTE PARTE ESPERO QUE CON MAYOR ANTEACIÓN.
______________________________________________________________________**********************************************************************************************************

LA VIUDA NEGRA


4



      Cuando Diego comenzó su discurso el silencio fue sepulcral. “Durante tantos años me he dedicado en cuerpo y alma a mi trabajo. En cada caso he puesto todo mi corazón. Mis esfuerzos por aclarar cada caso eran incesantes. Intente no parar en ninguno de mis intentos, hasta derramar la última gota de mi sudor por resolver cada proceso. Lo intente todo, hasta lo más disparatado que se me ocurría. Me daba igual que me tomaran por loco o por quisquilloso. Para mí lo más importante siempre había sido no dejar ningún cabo suelto. Durante los últimos años he compartido mi tiempo e investigaciones con mi adorable María. Si María, mi adorable María. Me has acompañado estos seis últimos años de mi vida y he de decir que aunque en un principio estaba reticente a que me acompañaras y ayudaras; ahora sí, sí sé que me siento feliz de que hayas sido tú mi compañera. Nos costó adaptarnos a nuestra nueva situación, sobre todo a mí. Nunca pensé que llegara a necesitar tu ayuda. En un principio te vi como un simple estorbo, más tarde te convertiste en una ramificación de mi cerebro y al final éramos uno solo. He resuelto numerosos casos con tú ayuda, por ello quiero darte las gracias. Ya sabéis que la oratoria no es mi mayor fuerte, por ello, únicamente darlos las gracias a todos por estos años de apoyo. A ti María decirte que no te dejo sola en el favor que te he pedido. Desde hace un tiempo ya llevaba planeando esto y he buscado el mejor candidato para ser mi sustituto en la unidad de criminología. He buscado alguien que se asemeje a mí, pero que también sepa entenderte a ti, cosa algo difícil en ocasiones. Si señores esta chica es el enrevesamiento en persona. Mil vueltas a una cosa no son suficientes para ella. Tres pies al gato no le busca si puede encontrarle seis, luego dirán de mi que yo era sistemático. Dios te proporcionó de un cerebro hecho para desconfiar - las risas en la sala eran notables, todos sabían que yo había aprendido de él aunque tengo que reconocer que la alumna enseguida aventajo al maestro-. Gracias Sin más dilación, presentaros a mi sustituto David...” Mis oídos no escucharon más el discurso de Diego, mis ojos acapararon todo el funcionamiento de mi cerebro obligándolo a concentrarse en él. David era el sustituto de Diego, él quien con sus ojos desafiantes y penetrantes había llamado mi atención a la llegada al restaurante.

      Mi cerebro pensaba con rapidez, tanta que estaba a punto de agotarme. Miles de pensamientos se agolpaban en mis neuronas. Las cosas no pintaban bien. Su cara de niño bueno y de no haber roto nunca un plato podía ser la fachada de un posible déspota. ¿Quesería de mí? Nunca me había planteado este echo. Porque Diego no quiso advertirme. Seamos francos, fui yo quien no quiso preguntarlo. Qué me impulso a pensar que nunca se jubilaría. Qué me indujo a no plantearme este echo cuando comencé los preparativos para esta fiesta.

      Mis reflexiones estaban a punto de colapsar mi materia gris por completo. David se estaba levantando. Diego le había pedido que d
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 19
  • 3.95
  • -

leer, escribir, los deportes,

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta