cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Ladrona
Poesía |
08.02.08
  • 4
  • 4
  • 4013
Sinopsis

“Ladrona”


La noche estaba oscura, las nubes tapaban la luz de la luna nueva que no podía filtrarse entre ellas. Mientras admiraba el color azul y negro de la noche, la luna que jugaba y las nubes que persistían en quedarse, decidí ir a visitarte sin avisarte.

Me vestí de color negro para confundirme con la densa oscuridad; tomé una linterna, unos guantes de látex, un antifaz y una bolsa para meter todas las cosas que quería llevarme.

Despacito, sin hacer ruido, me introduje por la puerta del jardín, la que da a la sala. Caminé a través de tu casa la cual ya conocía y fui directo a tu habitación. La luz de la linterna no la necesité, pues habías dejado encendida la lámpara que queda al lado del sillón.

No me sentiste llegar, dormías placidamente. No sé que soñabas ni me importaba saber, pues en ese momento tenia otras cosas más importantes que hacer.

Me senté un ratito a dibujar tu sonrisa, la guardé en mi bolsillo; para verla en las noches de plenilunio o cuando quiera llenar de alegría las noches de mis días.

Tomé tus manos, las deslicé suavemente por mi cuerpo para robarme tus caricias. Ni te diste cuenta, seguiste durmiendo ajeno a lo que estaba pasando.

Pude apreciarte en tu desnudez pues sólo te cubría la sabana y te la habías quitado. Grabé esa imagen en mi mente, la he plasmado casi igual. Espero poder retenerla por mucho tiempo.

Me acerqué despacito para oler tu piel y llevarme tu olor en un frasco de papel. El sudor de tu piel lo sequé con mis manos que aún conservan tu esencia y fragancia.

Acerqué mi boca a la tuya y te robé mil besos; antes de robármelos los probé, sabían a menta y hierbabuena con una pizca de sirope de miel. Los voy a guardar como si fuesen bombones de los mejores sabores.

Al salir, tomé una rosa roja de tu jardín, la más hermosa; con una me conformo, la guardaré en un florero especial, para contemplarla al salir el alba.

No dejé huellas; espero que no me descubras, a lo mejor ni te enteras que estuve allí. Yo por mi parte estoy feliz pues ya tengo en mi poder tu sonrisa, tus besos, tus caricias, una rosa y el olor de tu piel.

Fin

http://pwp.netcabo.pt/cris_gp/images/noche.jpg
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 142
  • 3.36
  • -

Leer, escribir poesías y relatos, ver tele, viajar, ir al cine, ir de compras, a buenos restaurantes, oir música, etc.!

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta