cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Lamento por Oscar Wilde
Reflexiones |
15.11.10
  • 4
  • 3
  • 2164
Sinopsis

Título original: El retrato (inacabado) de Oscar Wilde.

Siempre me ha fascinado la figura de Oscar Wilde, no habiéndome sucedido nunca el haber leído alguna de sus obras y quedar indiferente. Pero ahora, que ando enfrascado en ‘De Profundis’, es cuando, directamente, me veo invadido por un aluvión de sentimientos.

‘De Profundis’, escrita en la cárcel cuatro años antes de morir, es la larguísima carta a su “querido Bosie” (su amante, Alfred Douglas), el hombre que le acabaría conduciendo a la ruina, después de que un proceso judicial contra el noble padre de éste le llevara a ser condenado “por sodomía y grave indecencia”. Si la primera parte de la misiva es un torrente de reproches y acusaciones (la mayor parte contra sí mismo, por haberse dejado conducir por los caprichos de quien no le convenía), así como la constatación de un amor roto, hacia la mitad del texto Wilde abre la reflexión al profundo cambio que la prisión ha obrado en su vida.

Y he aquí la grandeza que ha hecho este escrito inmortal. Con una abrumadora capacidad analítica, en un momento de extrema crisis, concluye que ha de apostar por el amor y que en su imperecedera búsqueda de la belleza no puede odiar al mundo ni a ninguno de sus semejantes. Quien fuera el más grande de todos los escritores británicos de su época, el rey de la conversación en la conservadora sociedad victoriana que le había abierto las puertas de sus casas, era ahora el enemigo público número uno: el inmoral, al indecente, el corrupto, “el artista”. Caído, derrotado, humillado, sometido a todo tipo de escarnio público, el agnóstico Wilde, apelando a lo más alto, a la fortaleza del espíritu, llega a la conclusión de que la travesía por el dolor le ha purificado hasta el punto de haberle elevado a la culminación de su ser personal y artístico.

El Oscar Wilde que ha pasado a la historia –jovial, desenfadado, entregado al goce sin límite de los placeres de la vida–, pese a que este giro vital no sea recogido en el mayoritario imaginario público, se sintió purificado en el drama que había aniquilado su altísima condición, y que le había llevado, en un primer momento, a pensar en el suicidio. Pasada esta primera etapa de odio y desesperación (que comprendió el primer año de los dos que estuvo en la cárcel), alcanzó, en virtud a su alma de poeta, el estado de “hombre nuevo”. Más completo, más complejo, más profundo. Más “espiritual”, como él mismo reclama. Así, en lo referente a su ingente capacidad creativa, estaba convencido de haber alcanzado la supremacía de su arte, que a partir de ese momento estaría centrado en la búsqueda de la belleza a través de los sentimientos del dolor y el sufrimiento, abriéndose a la trascendencia y al espíritu.

Se me escapa un quejido de desaliento cuando, leyendo las impactantes páginas de ‘De Profundis’, sé el final de la historia: Wilde salió de la cárcel y, tras tres años de triste existencia, de los que apenas se sabe nada (salvo su marcha inmediata de Inglaterra, algún viaje por Italia ¡acompañado del funesto ‘Bosie’! o que se recluyó en Francia bajo el pseudónimo de Sebastian Melmoth), murió solo y enfermo en un hotel de París. En verdad es doloroso leer de primera mano la resurrección personal de un ser excepcional, en un momento de catarsis canalizado hacia unas brutales ganas por vivir y con el gran objetivo de redimirse a través de una futura obra que estaría marcada por su etapa más plena y auténtica..., para luego sucumbir en una niebla que no deja entrever las causas.

Desconozco lo que ocurrió. Pero sí puedo ponerme en la piel de quien sabía que tenía guardados los mayores tesoros de su inmortal literatura y que, en el momento de la muerte, abandonado como un perro, apenas había escrito nada más. Murió un 30 de noviembre de 1900, en el albor de un nuevo siglo y con apenas 46 años. Le quedaban tantas cosas con las que emocionarnos... Y, lo peor de todo, es su drama personal. Tras encontrarse a sí mismo, después de alcanzar la felicidad más pura a partir de la vergüenza y la desgracia, lo había conseguido. Parecía que lo había conseguido.

El mundo (pese a ser tan injusto con él) no merecía que el retrato de Oscar Wilde, como el de ‘Dorian Gray’, permaneciera por siempre inacabado.

MIGUEL ÁNGEL MALAVIA

http://blogs.periodistadigital.com/lahoradelaverdad.php/2010/11/16/p283279#more283279
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Chapeau! Hay que feclicitarte por la sobriedad y la elegancia de tu reseña sobre Oscar. Magnifica tu observación: no nos merecíamos quedarnos a medias... ¿o sí? Y no se concluye una obra como la suya lanzando un cable historico aunque sea a muy respatebles activistas bipolares. La pena es la pena, lo que se perdió, se perdió para siempre cuando interviene la pasca. Insisto: olé tu capacidad y tu arte. Me has hecho recordar y reflexionar: poco más se puede pedir. Un abrazo, z.
    Consigues un aporte biográfico excelente evitando todo lo que se dice en las trilladas biografías de internet, no obstante falta una imagen de del entorno de la época sobre el texto. "De Profundis" supuso una rendición del heroe del dandismo, frenta a todo lo que supuestamente había combatido. Pero por esa obra, sus puritanos enemigos de siempre no dejaron de ver en él al sodomita que les había ridiculizado. Y los que esperaban un valiente paso adelante por su parte contra la absurdidad de la "Criminal Law Amendment Act" de 1885, se vieron traicionados con esa obra de cobardía y falta de convicciones. Sí, ese fue el final de Wilde, para que iba a escribir nada más, su cinismo ya no tenía lugar en la sociedad de la época. Con "De Profundis" mató a sus últimos lectores. Aunque siempre podía haber intentado buscar su suerte más allá de Inglaterra, su teatral ironía no era capaz de adaptarse y su sentimiento de culpa, por no haber sido capaz de ser él mismo, le perseguía. Wilde atacó a la rancia e hipócrta sociedad britanica, pero sin saber abrir una brecha en sus corazones. Ese cambio ideológico que no logró Wilde, si lo lograría, años más tarde, una emancipada mujer con trastorno bipolar... pero esa es otra historia.
    A mi también me fascina Wilde, y me parece que describes estupendamente tus sentimientos en el texto. El Wilde desenfadado que ha pasado a la historia, no me parece que concuerde mucho con el Wilde real, un hombre sensible con el que la sociedad de su tiempo se ensañó, por ser diferente. Ya sabes: en vez de pato, cisne.
  • Mi primer homenaje a Unamuno en 2016...

    Todo día es bueno para homenajear al más grande de todos los poetas: el loco Don Quijote, custodio de la fraterna utopía.

    Con los héroes de Charlie Hebdo. Aunque no compartiera muchos de sus postulados ni la forma de expresarlos, ¡siempre con la libertad de expresión!

    Como cada año, mi homenaje a las ánimas de rostro global...

    Evidentemente, no manejo eso de juntar versos. Pero, desde el cariño, vaya desde aquí mi homenaje por Don Alfredo.

    Hay quien no le gusta que aquí el deporte sea un tema de inspiración... Pero yo insisto, pues además va en clave de humor. O eso pretendo.

    Unos días después, pero aquí llega mi particular homenaje a Gabriel García Márquez. Una parte de este relato es muy real, ¿eh?

    Mi homenaje al maestro Paco de Lucía, que hoy nos ha dejado muy huérfanos.

    Perdón por el tono...

    Aquí, tratando de pegar un bocado a la dura corteza que cubre este mundo nuestro para vislumbrar qué hay realmente dentro... Advierto: es una impresión muy personal.

Conquense y madrileño, licenciado en Historia y Periodismo, ejerzo este último. Libertario y comunitarista, voto al @Partido_Decente. Mi pasión es escribir.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta