cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Larga Noche
Amor |
20.05.15
  • 0
  • 0
  • 271
Sinopsis

Martina e Irene están solas en una casa con demasiados ecos de su pasado...

Irene y Martina entraron juntas a la casa. Cuando Martina miró a su amiga vio como sus ojos se inundaban de lagrimas. Cayó en la cuenta de que Irene no había vuelto a la casa desde el día que encontró muerto a Esteban. 

Irene, ¿estás bien? ¿Quieres sentarte? - Martina le puso una mano en el hombro. Estaba conmovida ante la muestra de emoción de Irene, pero está rápidamente se volvió a poner la coraza de mujer fuerte que había mostrado toda la noche. 

- Si, si, claro que sí. Sólo sentemonos en el salón. Bueno y quiero la última copa que me prometiste- dijo Irene con una sonrisa en la boca otra vez. 

 

Martina fue a la cocina y regresó son dos cervezas. 

Toma - dijo mientras le entregaba una a Irene- es lo único que hay en la nevera. 

- No se me ocurre nada mejor para honrar a tu abuelo que tomarnos una cerveza juntas en el salón- contestó Irene mientras alzaba su botella. 

 

Después de esto se produjo un incómodo silencio entre las dos. Era el primero de una noche que había sido muy agradable. Pero en este momento había mucha tensión, se podía casi palpar. 

Irene... bueno ya sabes que yo tengo un novio que se llama Juan, ¿y tú? ¿Algún afortunado?- Martina no sabía porque había hecho esa pregunta, si en realidad temía la respuesta por varios motivos. 

¿Afortunado? ¡No claro que no!- contesto Irene riéndose- en tal caso afortunada. Y sí, salgo desde hace un año con una chica. 

- Oh claro... eh...- Martina titubeaba, no sabía que hacer con los sentimientos contradictorios que le causaba la respuesta. No era capaz de entenderse a sí misma. 

¿Te incómoda la respuesta, Martina?- pregunto Irene con cierta sorna. 

No, claro que no- dijo Martina mientras se intentaba sobreponer- Bueno, ¿y como es? ¿Como se llama?

- Laia, se llama Laia. Y es algo más jóven que nosotros, tiene 24 años. Es una compañera de trabajo... Bueno más bien una subordinada, lo cuál tiene su morbo...- después del último comentario Irene rompío a reir. 

Bueno... pues me alegro mucho por ti- Martina cada vez estaba más incómoda con una conversación que ella misma había empezado. 

- Ya ves, parece que al menos una de las dos tenía claro lo que hacia cuando eramos adolescentes. 

 

Martina no podía creerse que Irene hubiera aludido tan directamente y con tanta naturalidad a la relación que habían mantenido años atrás. Agacho la cabeza mientras pensaba como reaccionar. Pero Irene se le adelanto. 

Siento mucho haberte incomodado con el comentario. He bebido demasiado. Me voy a casa- dijo todo esto mientras se dirigia a la puerta. 

 

Pero Martina se levanto y la siguió, ya estaban en la puerta cuando Martina le dio la vuelta a Irene agarrandola del brazo. Se miraron, y era la primera vez en toda la noche que lo hacían directamente a los ojos. Esa mirada dijo más que todas las palabras que habían utilizado a lo largo de la noche. 

Irene empujo a Martina contra la pared y se besaron. Al principio fue un beso delicado, casi con miedo, pero se fue volviendo más pasional. Irene metio las manos dentro de la camisa de Martina, y fue subiendolas hasta llegar a sus pechos. Martina suspiro y echo su cabeza hacia atrás, dejandose hacer, mientras la besaba por el cuello. Sin embargo en ese momento Irene se detuvo, aunque no se separo, y hablo con un hilo de voz...

Martina... no creo que esto este bien... debería marcharme ahora...

- Por favor, quedaté esta noche. 

Y entonces fue Martina la que tomó la iniciativa. La cogió de la mano y comenzó a andar, guiándola hasta su antigua habitación, en el piso superior. Irene se sentó en el borde de la cama, y Martina se quedó de pie enfrente de ella. Comenzó a desvertirse, poco a poco, quitándose capas hasta no solo quedar desnuda, también terriblemente vulnerable. Irene la cogió de las manos y la atrajo hacia ella. La beso en el vientre, y la ayudo a tumbarse en la cama. Recostandose encima de ella, comenzó a besarla, muy suavemente. Se detuvieron un momento y volvieron a mirarse a los ojos. 

Esta noche no me ire a ningún lado- dijo Irene mientras empezaba a descender con sus besos a través del cuello. 

 

 

A la mañana siguiente el sol entraba por las ventanas, la noche anterior ningúna de las dos había recordado bajar las persianas. Entonces Martina empezó a notar el vacio. El vacio en la cama y también dentro de ella, pues Irene no dormía a su lado. Se levantó y recorrió desnuda la casa, buscandola, aunque sabía que no la encontraría. No tenía nada que reprocharle, unos años antes había sido ella la que se había marchado sin avisar. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Martina recuerda como una Noche de San Juan cambio para siempre su vida...

    Martina e Irene están solas en una casa con demasiados ecos de su pasado...

    Martina e Irene se reencuentran, para descubrir que todo ha cambiado mucho, o quizás no...

    Martina debe de volver a su antiguo pueblo después de la muerte de su abuelo...

    Martina considera que su vida es prácticamente perfecta. Tiene un trabajo que le gusta, un piso que le encanta y que comparte con Juan, su novio desde hace cinco años. Sin embargo, una llamada pondrá su vida patas arriba. La obligara a volver a San Antonio, el pequeño pueblo del que salió siendo una adolescente. Allí se verá obligada a enfrentarse a su pasado y a aquellos que dejó atrás.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta