cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
las dos caras de la felicidad
Varios |
14.01.08
  • 4
  • 5
  • 1104
Sinopsis

LAS DOS CARAS DE LA FELICIDAD

Es curioso comprobar, como cambian las cosas que nos hacen felices, conforme pasan los años.
Cuando somos pequeños, cualquier mínima cosas nos hace feliz, como un caramelo, un sencillo juguete, o incluso la misma caja del juguete nos ofrece horas de felicidad.
Ya en la adolescencia, y aunque se trate de la etapa inconformista por excelencia, tan solo un saludo del chico/a que nos gusta, o tener el nuevo cd de nuestro artista preferido nos aporta felicidad.
Y que decir cuando empiezas la facultad, conocer nuevos amigos, aprobar esa asignatura que nos trastorna, aunque sea con un 5, o una cena con los amigos de clase es lo mas para ti en ese momento.
Cuando tu primer hijo te dice papa, o tus nietos vienen a visitarte en el verano….
Podríamos estar enumerando muchísimas cosas que nos hacen felices , aunque sea por unos momentos, a lo largo de las etapas de nuestra vida.

Para Imhad, al igual que para el resto de nosotros, también cambian las cosas que le hacen feliz dependiendo de las etapas de su vida.
En su infancia, Imhad era feliz jugando en la calle con sus 7 hermanos, simplemente con una lata de metal, al fútbol durante horas.
Cuando fue adolescente, una de las cosas que mas feliz le hizo no fue precisamente conocer a la que seria su futura esposa, elegida por su familia, sino conocer al hombre que le ofreció el viaje al paraíso, llamado España que podía verse al otro lado del mar, en el horizonte.
Imhad no empezó nunca la facultad, pero le hacia muy feliz que alguno de nuestros compañeros de clase, en una de nuestras cenas que nos hacen tan felices, le comprara una flor para su novia, o un mechero para el amigo, pues eso suponía dinero para poder comer, aunque fuera por una noche.
En el caso de Imhad, no podemos seguir enumerando cosas que le han hecho feliz a lo largo de su vida, ya que fue victima y objetivo de la felicidad de otros, aquellos a los que , en cualquier etapa de su vida, les hace feliz la violencia racista, aunque sea por un momento.

( dedicado a todos aquellos que son victimas de la violencia racista en nuestras calles)
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 11
  • 4.3
  • 585

la musica y la literatura

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta