cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
LAS MANOS DE ATILA
Humor |
05.12.14
  • 5
  • 2
  • 1805
Sinopsis

FUE COMO TE LA CUENTO

LAS MANOS DE ATILA                    

LAS MANOS DE ATILA                    

Tenemos propensión a etiquetar a  los habitantes de las distintas nacionalidades. Una adjetivación, sea descalificativa o encomiable, siempre está cimentada sobre un prejuicio. Caería en él, si dijera que esta es una actitud típica de nuestro país, y no es así. Hay referencias que en todo el mundo y desde siempre, el hombre ha incorporado a su cultura esta costumbre, aveces inofensiva, pero también ha sido el origen de discriminaciones, guerras y hasta genocidios. A veces lo utilizamos hasta para calificar a nuestra propia nacionalidad, raza, religión y hasta profesión, pero en todos los casos nos exceptuamos personalmente. “Los argentinos, somos agrandados”, menos yo. Esto no es más que un prólogo de un cuento breve, que sería muy breve sin él, de una historia que lo ejemplifica.  Tanto Arturo Jauretche como yo, ambos nacidos y criados en la misma zona geográfica, el oeste de la provincia de Buenos Aires, él en Lincoln y yo en Blaquier (Ex Colonia y Villa del Príncipe de Piamonte) hemos tratado esta característica en nuestros cuentos. Vá, cuentos los míos, los de Don Arturo ensayos sociológicos.
Como se desprende del primitivo nombre de mi pueblo, la colectividad predominante, no era precisamente alemana. Y a pesar de que también la integraban individuos de otras nacionalidades, turcos, gallegos, vascos, irlandeses, ingleses, y hasta indios de la India, no existen referencias de ningún alemán en su población . Perdón, sÍ había uno de apellido alemán, Kroelinger, recuerdo que tenía tres hijas que estaban muy buenas.
Pero voy al cuento, porque no va a faltar el mala onda que diga que la estoy haciendo larga. El protagonista es Atila, hijo del “Vasco duro”,  “bruto pero trabajador", criado en el tambo de su padre, desde pequeño vivió prendido a las tetas, las de su madre, las vacas y las mujeres,  por orden cronológico. Un análisis freudiano podría profundizar en su personalidad, pero no lo creo necesario. Solo es una referencia para señalar la vocación que lompulso a convertirse en un virtuoso ordeñador,. ¿ Pero qué era lo que lo diferenciaba del resto ?...Buena y fundamental pregunta…Un buen ordeñador es aquel que logra extraer la mayor cantidad de leche en el menor tiempo de las ubres de un animal, vacas en este caso, pero esto no es el merito más importante. Atila podía extraer el doble de cualquier otro, eso lo había demostrado en las competencias de ordené en toda la región, pero lo que en realidad lo diferenciaba, era que las vacas ordeñadas por él andaban siempre con las ubres llenas, como si la ansiedad por ser vaciadas las alimentara. Su fama trascendió las fronteras pero le cerró las puertas laborales. Su caracter porfiado, como buen vasco. su aficción al vino en bota, las mujeres ajenas y la adicción que provocaba en las vacas, , hacían que nadie le diera trabajo. ¿ Qué poder tenían sus manos sobre los senos turgentes de las vacas y las tamberas?...Era la gran pregunta y muchos lo pensaron, estudiaron y espiaron para descubrir el  secreto, algunos para emularlo, otros de curiosos nomás,  El caso es que todas parecían enviciarse con su manipulación, y nadie salvo él podía sacarles el preciado alimento.. Por que, como sentencia la leyenda de su homónimo " Donde pisa el caballo de Atila, no crece más el pasto.

                                                                                                     neco perata

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

CUENTOS COSTUMBRISTAS Y ANTIPOESÍA TESTIMONIAL Y POPULAR

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta