cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Las pocas veces
Drama |
03.01.15
  • 0
  • 0
  • 731
Sinopsis

Todo es mentira... ¿No?

- Todo es mentira. Estamos rodeados de ignorancia y mal gusto. Hipócritas que adulan al futuro adulador, como si el elogio fuera un producto más que comercializar. Capitalismo hipocrático debería llamarse. Pobre Hipócrates – escupió Marcos.

- Bueno, pero no creo que todo el mundo sea así. Hay personas íntegras e ideológicamente independientes. Pensadores autónomos. ¿No? – dije intentando calmar sus ya conocidos arrebatos.

- Pocos, pocos. Unos se esconden toda su vida para que no les hieran con sus absurdas críticas, solo para que después de muertos les venga el justo reconocimiento. La muerte tiene una curiosa forma de despertar interés y admiración en el ignaro. Luego tenemos a los que cansados de esconderse se suicidan. Salida honorable. Nunca fueron de este mundo de cualquier forma. Y los poquísimos que se exponen a la crítica pocas veces son recompensados. Todo es mentira.

- Qué pesimista eres. Mira, ya hemos llegado. A ver si así te animas. Todo el mundo dice que es una película buenísima.

- Entonces será una basura. Perfecto. Dos horas de aburrimiento por delante. Entremos.

 

- ¿Te ha gustado? Ha habido momentos que casi lloro. Vamos, ya podemos levantarnos.

- ¿Marcos? Ya se han ido, podemos irnos. ¿Marcos? – pregunté extrañado.

Cuando me acerqué no pude creer lo que veía. Estaba llorando, en silencio. Sus labios temblaban. Sus manos bailaban. Nunca había visto así a mi amigo. Le puse un brazo por encima del hombro, mis ojos ya húmedos, y le pregunté que le pasaba. Sorprendido porque no me apartara el brazo, siendo el muy reacio al contacto físico, observé como sus labios murmuraban algo, sin poder discernir que era.

- Marcos, no te oigo.

Sus ojos llorosos se encontraron con los míos. Esta vez lo escuche.

- Es arte – dijo mi amigo, y se derrumbó entre mis brazos.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 99
  • 4.55
  • 332

Estudiante de Filosofia con aspiraciones literarias. Más relatos y pensamientos en mi blog: http://sinpalabras.ghost.io/

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta