cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Las Sombras del Talismán 1º parte
Terror |
06.01.14
  • 0
  • 0
  • 925
Sinopsis

Un talismán encierra un misterio, todos sus propietarios...


Primera parte

                                                                                Y lo que me lleve al final, serán
                                                                                         mis pasos en el él camino.

Yo nunca le temí la muerte, siempre la vi como un hecho natural, pero ahora deseo que llegue con todo mi ser, ya que ahora lo sé, ellos van a venir por mí, eso no es lo que me aterroriza, lo que me lleva a recurrir la última salida que me queda, la muerte, no sé cuando me  llevaran con ellos, puede ocurrir ahora, mañana, o esta misma noche, intenté pedir ayuda a mi hermano, ya que me hospedo en su casa, pero hace caso omiso, me dice que son simples pesadillas, pero yo sé que son reales, pero sí lo es ¿como explica los extraños sucesos que vienen ocurriendo desde que llegó Gonzalo?, de eso ya hablaré después, lo mejor es que empiece desde el comienzo, desde que llegué a esta casa.


Salí de Mondoñedo el 9 de Enero y llegué la casa de mi hermano en el Incio el mismo día, lo que me llevó a hacer dicha viaje fue que al día siguiente se cumplirían 15 años desde que habían muerto nuestros padres, llegué  sin percance ninguno, y me dirigí la casa de mi hermano, Celso de Reigosa, lo encontré sentado en la entrada de la casa, bien sabia el motivo, pues como todos los años en los que se acercaba aquel día Celso empezaba a apagarse como una flor en invierno, hasta llegar al punto en el que pasaba horas sentado y mirando para el vacío, en cuanto me vio me miró, me dio un abrazo, y me invitó a pasar, en cuanto entré me salió al paso María, la mujer de Celso, quien me dio dos besos y siguió con las tareas que tenía entre manos, seguí a Celso, quien me condujo escaleras arriba, cosa que me extrañó, ya que siempre que los visitaba me alojaba en el cuarto de mí padre, que estaba al lado de la cocina, en la planta baja, y Celso me lo debió notar, ya que en cuanto llegamos al cuarto de arriba, y antes de que le pudiera preguntar me contó que el cuarto de nuestro padre estaba ocupado por un hombre que habían encontrado al lado de la iglesia, hace tres días, había sido un día en el que había nevado intensamente y sin descanso, y a Celso le llamó la atención un bulto que sobresalía de forma extraña a un lado del campanario, cuando fueron a examinarlo descubrieron a un hombre medio congelado y desmayado, el hombre tenía una pierna rota y muchas magulladuras, lo que sugirió que había podido caer del campanario, y perder la conciencia con el golpe, así que entre los cuatro hombres que estaban allí decidieron llevar al hombre a casa más próxima, que había resultado ser la de Celso.
María no daba crédito a lo que vía, cuatro hombres que llevaban a cuestas a un quinto, cuando Celso le explicó el suceso del campanario accedió a que lo dejaran en el cuarto del padre, ya que era impensable subirlo por las escaleras, después los compañeros de Celso se despidieron .
Cuando  acabó el relato se fue con la idea de dejarme a solas para que me había instalado, cosa que me llevó más tiempo de la cuenta, pues la distribución de aquel cuarto era extraña para mí, cuando acabe escuche a María llamándome para comer, bajé la cocina, y vi tres platos en la mesa, y un cuarto en una bandeja, cuando le pregunté a María para que era ese cuarto me respondió que para Gonzalo, pues cómo tenía la pierna rota no convenía que se moviera.
Después de comer Celso dijo que se iba a la huerta, y María fue a visitar a una amiga que enfermara, yo, como no tenía nada que hacer decidí ir a conocer la Gonzalo.

La puerta se abrió con un fuerte ruido, así que supuse que Gonzalo estaría despierto, lo vi acostado en la cama, me miró y dijo:
-¿Quien eres?
-Eso te lo debería preguntar yo
-Sigo sin saber quien eres.
-Me llamo Manuel, son el hermano de Celso, que te acogió en esta casa, y sospecho que tú serás Gonzalo,
-Sospechaste bien.
Miré para su pierna herida y le pregunté:
-¿Te duele?
-Solo cuando me muevo.
-¿Como te heriste?
-No lo sé
-¿Cómo?
-Quiero decir que no lo recuerdo.
En ese momento me pareció ver un brillo nos sus ojos, como si ocultase algo, pero hice caso omiso y le dije:
-Pues debiste llevar un fuerte golpe en cabeza.
-Debí.
-¿Y no tienes familia?
-No, que yo recuerde
Viendo que mi interrogatorio no llegaría a nada decidí abandonar la habitación, justo cuando me disponía a salir Gonzalo me dijo…


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.41
  • 483

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta