cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Las zapatillas de la abuela
Drama |
02.04.13
  • 3
  • 10
  • 5601
Sinopsis

La abuela de Sheila llevaba más de 2 meses en el hospital. Todos estaban ansiosos por saber cómo estaba, pero al final descubre que ha muerto. Después de una horrible depresión, 11 años después, Sheila descubre algo inquietante.

La abuela llevaba más de 2 meses en el hospital. Todos estábamos preocupados, porque no sabíamos nada de ella, hasta que ayer nos llegó la horrible noticia: La abuela había muerto.

Yo me quedé con la boca abierta; no me podía creer lo que estaba oyendo. Mi padre y mi madre estaban muy tristes, mi madre cogió una depresión y mi padre se escondía para que no lo viéramos llorar.

Por la mañana todo el mundo estaba callado. Nadie hablaba, ni se escuchaba el más mínimo ruido.

La comida había perdido su sabor, y las paredes parecían grises en vez de amarillas.

Salí un poco al patio, para ver si me podía animar; pero no.

Es como si todo nuestro alrededor estuviera sufriendo lo mismo que nosotros. 

Por la tarde llegó un hombre del hospital que traía una bolsa con algunas cosas de la abuela: 

Sus pendientes, su camisón y sus zapatillas.

Yo cogí la bolsa y la subí a mi habitación mientras sobre ella caían mis lágrimas.

No nos dejaron hacer el funeral; algo por lo que me extrañé.

Mi madre no podía ni comer; teníamos que atenderla porque había entrado en una horrible depresión.

Pasaron semanas, meses...Pero nada cambió:

Las mañanas: Tristes.

Las tardes: Tristes.

Las noches: Tristes.

Nada cambió, pero un día, me empezé a hacer preguntas:

-¿De qué murió la abuela?

-¿Por qué no nos dejaron ver a la abuela en el hospital?

-¿Por qué no nos dieron noticias de la abuela?

-¿ Por qué no nos dejaron hacer el funeral? 

Todas esas dudas volaban por mi cabeza haciéndome burla. Quéría preguntarlo, pero tenía miedo de que mis padres se dañaran aún más.

Pasaron años y años, y seguía con el mismo remordimiento y las mismas dudas.

Cuando cumplí los 20 me decidí a investigar sobre mi abuela.

Mis padres habían superado algo más la muerte de mi abuela, pero todavía seguían dañados.

Fuí al hospital de Santa María (que es donde "supuestamente" murió mi abuela)

Y pregunté por mi abuela:

-Hola, buenas tardes, quería preguntar por la señora Lucía Pérez González, que era mi abuela. Hace unos 11 años, nos llegó la noticia desde este hospital. Nos dijeron que mi abuela había muerto aquí y me gustaría que me informara.

-Si, cierto, hace 11 años tuvimos a tu abuela aquí, pero murió de un infarto al corazón.-Me dijo ella mirando los papeles de mi abuela.

-Verá, es que necesito ver la habitación y que me informe de lo que pasó.

-Lo siento, pero no está permitido ver las habitaciones.

-Necesito que me informe, por favor, necesito saber qué es lo que le pasó a mi abuela. Le dije con las lágrimas calléndome por la cara.

-Lo siento, pero no está permitido.

Yo me marché muy furiosa y entré a casa enfurruñada.

-¿Has averiguado algo cielo?-Preguntó mi madre.

-No, parece que "no está permitido". Tengo que escabullirme y mirar los papeles de mi abuela.

-No hagas eso cariño, eso está mal, te pueden denunciar por robo.-Dijo mi madre muy precipitada.

-Lo sé, pero necesito saber lo que le pasó a abuela.

CONTINUARA...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Bien si tienes doce años. Bien preparada la atmósfera para que interese la continuación del relato. Pero usa los correctores ortográficos. Por ejemplo, "calléndome" ha de ser "cayéndome"
    Cuando expresé 'la marca' no era mi intención ofender, yo misma entré a leer porque no había leído nada de Miranda y me llamó la atención el título. No quería hacer muy largo el comentario y por eso se malinterpreta, aún llevando tiempo en la página me es difícil recordar los nicks de los autores que me gustan o que escriben de determinada forma que me gusta, a veces salto sólo de uno a otro por los títulos, ya que no quiero caer en la tentación de leer exclusivamente a determinados autores, a eso me refería con lo de la coincidencia y la reflexión, a una forma de poder marcar en el menú a autores o textos. Perdón por la extensión. Un saludo de nuevo.
    No se trata de que leamos un texto por la marca, si no porque ese autor nos guste, lo cual es perfectamente lógico, igual que unas comidas nos gustan más que otras. Bienvenida pero desfortunada la coincidencia del nick, más allá del morbo inicial que despiertas crearas recelos sobre tus intenciones al entrar con el nick de otra persona. No es culpa tuya sino de la página por permitir la duplicación de nicks, o de un error informático, pero mi consejo es que te cambies de nick y empieces de nuevo. Saludos, seguiré leyendo tu historia...si modificas el nick.
    Bienvenida Miranda¡ y bienvenidas las coincidencias, que muchas veces son pistas que nos hacen reflexionar, en éste caso le toca reflexionar a los responsables de la página y a nosotros, los usuarios, ya que es muy triste que entremos a leer un texto simplemente por la 'marca' que lo anuncia. Así que disfruta de las visitas concedidas por la magia de la informática y la programación, que espero que sean un buen impulso para que sigas escribiendo, todos los necesitamos y el destino cibernético te ha concedido uno muy bueno. Un abrazo¡¡
    Sí, es que ayer, descubrí que hay una chica con el mismo "nick" por que ví en el ranking que aparecía mi nombre, entonces me extrañé porque como era nueva pues no podía estar en el puesto 16, no sabía que había otra persona que se llamara así, siento causar molestias y gracias por comentar.
    Me ha despertado un gran interés por saber lo que sucedió con la abuela. Me parece, por otra parte, que muchos se han puesto a comentar la coincidencia de seudónimos (que probablemente sea casual, es muy difícil saber que uno elige un apodo que otro ya tiene, y más cuando son tantos los usuarios de la página) y no han comentado el relato en sí mismo, o lo han comentado de pasada. Te doy la bienvenida a la página y espero que siga la historia. Saludos!
    me gusto, ¿pero la segunda parte?
    Veamos Miranda. De entrada comentarte que ya hay una compañera aquí con el mismo nombre. Los equívocos que esta situación pueda causar no son desde luego "culpa" tuya. Hará falta un trabajo de filtrado por parte de los responsables de la página para que no ocurran estas cosas. Ahora la crítica al escrito en sí mismo: Bueno, es una primera entrega como nos haces saber al final. Por mi parte decirte que la intriga sobre la muerte de la abuela me atrapa y me hace desear la lectura de más entregas, pero revisa un poco la ortografía ¿Ok? y trata también de utilizar todos los recursos léxicos de que dispongas, repites demasiado la palabra "abuela".Por lo demás bienvenida a la web y ánimo.
    ¿Miranda o Mirinda? Es verdad, hay dos nicks como Miranda, pero hay que suponer que es un fallo del sistema, y no algo intencionado por la nueva Miranda. El relato tiene su interés y en él se notan las ganas de ponerse a escribir. Yo ahora voy derechito a clonarme.
    Esta no es mi Miranda, que me la han cambiado... esta es una pregunta más para los administradores que para la autora. Se puede repetir pseudo?, porque claramente, esta no es la Miranda habitual de TR...
  • El puñal más doloroso es cuando comprendemos que hemos dejado de ser jóvenes para siempre.

    Micro.

    En el verano de 2019 saqué una foto a mis tres amigas. Inmediatamente supimos que cuando nos volviéramos a encontrar nunca seríamos las mismas.

    El original lo escribí en inglés para mi amor extranjero. Infantil e informal como lo vivimos.

    Pequeño fragmento de prosa poética o algo así. (Que conste que no se me da demasiado bien este tipo de literatura) Inspirado en la canción "At Seventeen" de Janis Ian y en el cuento tradicional de "La Cenicienta".

    Relato reciclado de un concurso en el que participé en mi instituto. (No gané) aunque para mí la victoria no es más valiosa que mi pasión por escribir. Aquí os dejo este relato inspirado en el mito clásico de Caronte.

    ""

    ""

    ""

    "

Escritora inexperta de 20 años. Errare humanum est.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta