cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Le mató la espuma
Drama |
02.10.07
  • 4
  • 3
  • 3053
Sinopsis

      Aquella tarde, Mildred copuló con un gofre. No sabría dilucidar a ciencia cierta qué oscuras motivaciones le llevaron a realizar tal fechoría genital, pero lo cierto es que, una vez consumado el acto, se sintió mejor consigo mismo. Libre de cargas, de culpas, de pesadas gónadas de la contención sempiterna. Al fin y al cabo, no se puede vivir sin amor, y en último extremo, no se puede vivir sin exprimir las paredes cavernosas de los huevos de vez en cuando. Por eso decidió poseer a traición al gofre que había comprado aquella tarde con fines nutricionales. Poco importó que sus embravecidos empellones desfiguraran la cuadriculada tez de su improvisado amante ocasional. Apenas sintió la sutil quemazón producto del contacto de su enhiesto joystick cárnico con el burbujeante sirope de chocolate caliente. Todas las cuestiones devienen indiferentes ante el pasmoso influjo de la pasión irrefrenable. Cuando obnubilado, eyaculó sobre la rugosa orografía del gofre, lo depositó con ternura sobre la mesilla del salón y se quedó mirándolo cariñosamente. Había sido un polvo maravilloso. Mejor que la mayoría de las experiencias que había tenido con mujeres de las más diversas fealdades a lo largo de su existencia. Finalmente, dejó de contemplar su mancillada merienda y dubitativo, acabó por decidirse a probar un pequeño mordisquito. La combinación de sabores era espléndida. Un prodigio de la cremosidad y dulzura extremas, con esa pizca de tono salado que tan bien solía cuajar con los postres de alta cocina que acostumbraba a ver en la variada programación de tarde, en el canal del huevo. Acabó devorando el sabroso postre en toda su extensión. Después se limpió las comisuras concienzudamente con la servilleta y no dio más importancia al aislado incidente.


      A los pocos días, Mildred volvió a experimentar la aguzada picazón del deseo y de nuevo, sin barajar siquiera posibles alternativas, tomó con naturalidad su cotidiana merienda y la poseyó voluptuosamente. Al terminar se sintió muy bien. Cojonudamente bien. Acto seguido, deglutió su deseado manjar. Aquello se estaba convirtiendo, como por arte de magia, en la solución definitiva a sus problemas sentimentales. Se sentía satisfecho. Completo. Liberado amatoriamente. Copular con un gofre no era simplemente una paja con masa dulce. Significaba mucho más. Era la comunión de lo transgresor y lo bizarro. El eterno atractivo de lo prohibido, de lo socialmente reprobable. El hilo conductor de las más retorcidas parafilias pero sin el riesgo implícito de incluir a seres vivos en sus correrías sexuales. Y así siguió durante un tiempo. En una ocasión acudió al supermercado y compro dos docenas de gofres y varios botes de siropes de distintos sabores. Al llegar a casa, profundamente alterado y presa de la excitación, depositó en su bañera la copiosa amalgama de aterciopeladas masas y lúbricos flujos endulzantes para después pasar a realizar una de sus más ocultas fantasías: Siempre había anhelado secretamente participar en una orgía. Aquel novedoso encuentro amatorio le colmó de júbilo y supuso el pistoletazo de salida para la inevitable fase de experimentación que sucede a toda iniciación en las oscuras sendas que van a desembocar en las entrañas del deseo.


      Comenzó a introducir en sus cada vez más habituales contactos íntimos todas las variaciones que su imaginaci&oacut
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 120
  • 4.09
  • 678

Músico y Cuentista

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta