cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

1 min
Letras al azar
Poesía |
11.06.13
  • 4
  • 6
  • 2078
Sinopsis

Este poema surgió tras ver una obra de arte que consistía en letras blancas de papel desperdigadas por el suelo en un parque. El artista me perdone por destripar su obra pero no recuerdo su nombre. Dedicado a Venerdi, escritor escultor, de mi parte de pintora poeta.

Nuestros nombres se han perdido

en los campos del destino.

Sopló el viento del infortunio

contrario a nuestra voluntad.

 

Las hojas del otoño caen

sobre nuestros cuerpos desnudos.

Somos simples sombras chinescas

reflejadas en el lienzo vital.

 

De qué sirven nuestros deseos,

son sólo niebla en la noche.

Por qué amar, si latirá

el acelerado corazón en vano.

 

Sólo somos juguetes de los dioses.

Meros muñecos alimentados de ilusiones.

Letras lanzadas al azar

producto de un mundo perverso.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me gustan tus letras.
    Supiste plasmar la imagen que viste en un hondo poema, no creo que tenga nada que perdonarte sino que agradecerte el artista, un poso de melancolía rezuma por tus versos, como tantas veces, y sin embargo tan bellos.
    Ya sabes que te echo de menos, ahora que la distancia real se ha tornado verdaderamente real. Espero que esté yendo todo bien y que sigas captando esos momentos mágicos aun cuando la realidad no nos deje fantasear del todo. Ya sabes que el lienzo está ahí, esperando el mejor momento para escribir en él. Un fuerte abrazo, una tableta de chocolate y ánimo con todo.
    Entro, y entre todas las letras, unas toman orden, resaltan, leo tu nombre y sin dudarlo entro a leer el poema. Dar forma a las palabras, mancharse de arcilla, esculpir palabras. Muchísimas gracias por la dedicatoria. Aquí, como siempre, pintas, nos das trazos, pinceladas que forman una imagen global. Pero en cada uno de los trazos, descubro también un mundo. Has encontrado unas imágenes preciosas, melancólicas, duras a veces, pero ante todo evocadoras, aunque hablen también de la fatalidad. Sin embargo, dentro de ese tono melancólica, se resalta el placer de leerte, de imaginar que estás en el mundo, lejos, pero que aún así tus palabras me llegan hasta lo profundo.
    letras al azar, palabras al viento... quizás no seamos más que eso al fin y al cabo, pero también se le puede dar la vuelta. Quizás los dioses nos lanzan como letras dispersas al mundo para ver si somos capaces de hacer algo hermoso con ellas. Entonces en ese sentido sí tiene sentido amar. Quizá sea lo único que tiene sentido al fin y al cabo. Has hilado un buen poema a partir de unos sentimientos un tanto descorazonadores que entiendo, créeme, perfectamente. El resultado es un bonito poema. Permíteme un pequeño apunte: "Laterá el acelerado corazón". Cámbialo por "latirá". Saludos.
    Triste y desesperanzado poema pero hermoso y bien construido. Enhorabuena y saludos.
  • Esta es una historia de mi realidad actual. No se cómo categorizarla porque, como la vida misma, tiene un poco de amor, humor y drama. Espero que os resulta entretenida.

    Cuando la realidad es demasiado dura, lo mejor es inventar una nueva.

    A veces, la felicidad se encuentra en los lazos que nos unen, que no en las ataduras.

    Este poema surgió tras ver una obra de arte que consistía en letras blancas de papel desperdigadas por el suelo en un parque. El artista me perdone por destripar su obra pero no recuerdo su nombre. Dedicado a Venerdi, escritor escultor, de mi parte de pintora poeta.

    Como dijo Nietzsche "lo que no te mata te hace más fuerte".

    El vacío pasa de ser una cómoda insensibilidad a helar el corazón y dejarlo entumecido.

    Existe un momento en que ya no hay cabida para el amor y lo mejor es reconocer la derrota y retirarse "dignamente".

    Sigo con la serie de sonetos. Esta es la historia de un adiós.

    "...que soy amor, que soy naturaleza! F.G. Lorca

    Inspirado en los versos ¡Si me llamaras, sí; si me llamaras! de "La voz a tí debida" de Pedro Salinas.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta