cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
LEYENDAS DE HYRBEÏA. LAS SIETE RAICES DEL MUNDO.CAPITULO 5 PARTE 4
Fantasía |
16.11.06
  • 4
  • 1
  • 1373
Sinopsis

Ya abajo, donde crearon la ultima barrera con aceite puro, se agacharon tras un seto a la espera de algún indicio de movimiento. Pero había demasiada niebla. Tanta que parecía que allí nunca hubo un poblado. Ya era más que de noche, y hacia bastante frío. La humedad le carcomía las heridas a Lóndax, intensificada, además, por los excesivos esfuerzos que había realizado últimamente. No sabía cómo iba a acabar todo aquello, pero seguro que con dolores sí. Énox tenía preparada la flecha, sin prender, pero con la punta recubierta de aceite. De hecho, había llevado a cabo lo mismo con otras cinco, por si la puntería le fallaba; que teniendo en cuenta lo que pudiera salir de allí abajo, no era baladí. El otro soldado, el compañero y amigo de Énox que los había acompañado fielmente hasta esos momentos, sostenía una vela con la que prenderían las flechas, de manera que se esmeraba para que no se apagara. De todos modos disponían de un pedernal para encenderla de nuevo en el caso de que dejase de arder, aunque no se fiaban mucho de ese sistema.
Y así estuvieron durante mucho tiempo, o al menos eso les pareció. Cuando volvían a mirar hacia la cima de la cuesta, lograban distinguir a alguna persona vigilándoles, esperando ver algo. Se mantenían agachados, procurando pasar desapercibidos. Pero abajo no se veía nada.
-¡Qué frío hace! –decía el soldado.
Otro tanto de tiempo que parecía interminable sin que pasara nada. Londax se movía, con las piernas cansadas y doloridas, apretándose el costado y pasándose una mano por la cara. Le embargaba la ira cada vez que pensaba en el bofetón que le dio el segundo general. >, se acordó de él. ¿Y si se hubiera equivocado y las bestias de Eledon tal vez no volvieran tras ellos? ¿Buscarían la salida del pasadizo secreto de Adrexeino y atacarían a los indefensos mientras ellos estaban en la otra punta? Serían capaces: eran monstruos salvajes. Cada vez temía más esa opción, pues nada asomaba. > No sería lógico, tan lejos, y siguiendo a la tormenta que tanto temían. Además, ¿qué se le había perdido allí a Lóndax para que se preocupase tanto por ellos? Sus compañeros estaban respaldados por los soldados de Nargo. >, pensaba. Hasta ahora había ido de la mano con él, aconsejándole, pero ahora estaba sólo para tomar todas las decisiones. Además, eran del tipo que ponían en peligro la vida de mucha gente. En cierto modo era el responsable de la vida de todos aquellos que les habían seguido. Quería que el anciano le ayudara, al menos para sentirse más seguro, pero no podía olvidar que en un principio sólo se comprometió a acompañarlo hasta el poblado. >. Esperaba que no le pasara nada. También deseaba que no apareciera ningún monstruo por el poblado, que se quedaran donde estaban escondidos, al menos hasta la noche siguiente, aunque nunca estarían preparados para ello. Se lo dijo Lafgon cuando le quiso abrir un poco los ojos. Nadie estaba preparado para ver tanto desastre, por muchas veces que lo hiciera. Y tampoco nadie estaba preparado para enfrentarse a ello más de una vez.
-¿No va a aparecer nadie? –se impacientaba Énox. Hablaban en un susurro por miedo a los aguzados oídos de las bestias.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 38
  • 3.55
  • -

Leer, escribir, dibujar, pintar, informática, estar con mi novia, etc.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta