cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Lo difícil de aceptar nuestros errores.
Reflexiones |
03.09.20
  • 0
  • 0
  • 203
Sinopsis

Lo difícil de aceptar nuestros errores

Por: Felipe Solarte Nates

No se trata de pararse ante la virgen de Chiquinquira o el Señor caído de Monserrate, y con cara de terneros huérfanos repetir mil veces, dándose sonoros golpes de pecho: “¡Por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa!” Y después de confesarse ante el cura, el fiscal o el juez, unos cuantos pecados veniales, reservándose los mortales, ir a comulgar con camaleónica lengua y rostro de beato a tiro de canonización, no sin antes pedirle al “altísimo” que sus abogados y emisarios logren torcer definitiva o temporalmente a testigos o a fiscales, jueces o magistrados  que los tienen en la mira por los delitos, que en el fondo de su conciencia, saben que cometieron; pero que ellos, que se creen el mismo Dios, confían en que les perdonara, porque se consideran de los “buenos apostólicos y romanos” en cruzada contra los “malos socialistas” que con el cuento de la “Restitución de tierras” y la “reforma Agraria Integral”, les quieren quitar sus haciendas que tanto sudor y sangre les costaron a sus amigos armados, que después de acabar con esos “guerrilleros de civil y sus mujeres e hijos”, se las “vendieron” a precio de ganga,  por motivo de viaje. 

Tampoco se trata de negar a toda costa que con el propósito de hacer el “bien” y construir una sociedad más justa, embarcados en el lodazal de la guerra, emboscados o en combate, masacraron a muchos de sus enemigos y a otros los amarraron y encerraron durante años, a la par que mataron a muchos campesinos que no obedecían sus órdenes o se negaban a que a la brava  reclutaran a sus niños y adolescentes para que empuñaran las armas y saciaran sus instintos sexuales; mientras secuestraban y extorsionaban a campesinos, ganaderos y empresarios que se desquitarían apoyando a los paramilitares, que disimuladamente y respaldados por integrantes de instituciones del Estado, además de disputarles el negocio del narcotráfico, la minería ilegal, la extorsión y el secuestro, terminarían hasta apoderándose de los presupuestos de alcaldías, gobernaciones, curules en el Consejos, Asambleas y el Congreso y  cometiendo iguales crímenes o peores masacres que los guerrilleros que los engendraron, supuestamente  para combatirlos.

Lo difícil es con humildad, reconocer la culpa de nuestros errores y delitos. El ego nos lleva a echarles la culpa a los demás y ponernos en plan de víctimas: Nos creemos los buenos y cuando las ideologías o religiones  dogmáticas nos han lavado los cerebros, nos creemos por encima del bien o del mal.

En los procesos de paz, se busca que los rivales confiesen la verdad de sus crímenes, ante las autoridades, la sociedad y las víctimas, para abrirle camino al perdón y la reconciliación.

Con la Comisión de la Verdad, el Centro Nacional de Memoria Histórica y la Justicia Especial para la Paz, JEP, se quiso avanzar con este propósito, tal como han adelantado procesos de paz en Surafrica, Irlanda y otros países.

La JEP abrió las puertas para que a cambio de penas disminuidas, los guerrilleros, militares, civiles y empresarios  que propiciaron crímenes de lesa humanidad, confesaran su participación directa o indirecta como ejecutores directos o financiadores.

Numerosos oficiales de las Fuerzas Armadas sindicados de ‘falsos positivos’ ‘desapariciones forzadas’ y apoyo a paramilitares, aceptaron vincularse a la JEP; pero los llamados “terceros” o civiles y empresarios se negaron a hacerlo y siguen en su plan de autocalificarse como los “buenos” sin reconocer su pasado tenebroso.

Tampoco le queda bien a algunos mandos de la guerrilla que no reconozcan el reclutamiento forzado de menores y los abusos y fusilamiento de quienes no les marchaban.

Para que surja la verdad y el franco perdón y la reconciliación en un país llevado del diablo a nombre de Dios y los “buenos”, hace falta mucha sinceridad, humildad y deponer los egos que nos llevan a no reconocer nuestras culpas y errores y achacarles todos los males y nuestras desgracias, a los demás, mientras el país y la humanidad avanzan a pasos acelerados hacía el desbarrancadero.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 315
  • 4.47
  • 333

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta